Luego de amasar toda la noche


Hay crisis. Quien lo niegue o está ciego o vive como la de Almatosa: alto, guapo, soltero, con la hipoteca pagada y sueldo asegurado pase lo que pase. No pienso hablar de vaivenes o coñazos labolaborales porque si tengo este blog es precisamente para evadirme de ellos, pero las cosas son como son. Si hasta se cancela el SIMO. ¿Seguirá Willy organizando el Simogay o ya pasó a la historia?



El otro día almorzaba yo con la bloguera más glamourosa y elegante que pulula por la blogochusma: Miss Angelina Jolín, acompañada de su apuesto PedroPedroPé. Como la vida de Angelina transcurre en un ajetreo de lujo sin fin y éramos incapaces de cuadrar agendas, porque que si cuando yo voy a Violencia ella no está o cuando le organizo una fiesta en Madrid se queda atascada en algún aeropuerto remoto, decidimos vernos en un punto intermedio y quedar a comer en Barcelona, esa ciudad en la que hablan raro, pero que es encantadora.


Angelina opina que para salir de la crisis lo que hay que hacer es consumir y gastar, y así la economía se reactiva, el dinero se mueve y todos salimos ganando. Yo no digo que no tenga razón, porque los consejos de Angelina son siempre acertadísimos pero claro, contenerse hay que contenerse un poquito, que lo de llegar a la caja del LiDL con el carro a rebosar de cosas de colores y que te digan "la tarjeta no me pasa" abochorna a cualquiera.



Mi señor TX y yo intentamos contenernos en eso tan nuestro de "hacer la lobá", pero parece ser que es superior a nuestras fuerzas. Por lo menos intentamos que los descalabros económicos no sean desmesurados y nos limitamos a "lobás esenciales" o cosas imprescindibles que necesitemos.

Así, durante mi pasado viaje a los EEiEiUUiU (aka USA), mientras los Pikitonis reventaban las tiendas de San Francisco y Cheryl Fartons & Almatosa volvían de LA con las maletas a rebosar, mis compras se limitaron a:

Tres DVD: El de
The Hard Nut, que me resultaba imposible de encontrar aquí y tenía capricho (mi primer marido se quedó el Láser Disc, ahora me imagino que lo usará de bonito bajoplato -hasta que se le caigan los muebles de la cocina, claro-). El de La Mala Semilla, por curiosidad y por hacerle una copia al Churru que ya no se llama Churru y a algún desquiciado más. Y el de Sex & The City por hacer una auténtica lobá el mismo día que se puso a la venta. Vamos, nada grave, creo yo.


Una cazadora de bolsa de basura. Cuando estuve en febrero pasado en Milán, toooodas las italianas pintureras llevaban cazadoras de bolsa de basura. Se pondrá de moda después en el resto del mundo, pensé, y me acerqué a la Rinascente a por una. No bajaban de 400 euros. Y una es tonta pero no tanto. Las ganas. En el outlet de GUESS en Los Angeles encontré esta monada y no sé si me costó 40 dólares o así.


A la vuelta a Spain compruebo con horror que sí que ha vuelto ese tejido, pero que lo que se llevan son los abullonados modelo muñeco de Michelin en expedición galáctica. Supermal.


Unas zapatillas. Qué complicado es tener un pie de Cenicienta. Nunca hay mi número. ¿Es que las zapas sólo las hacen para los que tienen pinreles gigantescos? Busqué, rebusqué y no pude evitar comprármelas cuando las vi:


Ya las he llevado a la ópera, yo todo de negro (fino, elegante) pero con un toque de color (marica, muy marica). Y el mito urbano de relacionar directamente tamaño de pie con polla es mentira, losepas.

De vuelta a España, mi TX seguía empeñado en lo del horno de convección. Y a Mamá Mocho no se le ocurre otra cosa que destrozar su microondas con una pequeña pero simpática explosión doméstica justo a la semana siguiente. La excusa ideal para deshacerme de mi microondas y comprar uno nuevo. Después de mucho ver al final nos hemos decidido por un Moulinex que tiene de todo: horno microondas, horno tradicional por aire caliente, grill y... artilugio
PARA HACER PAN.


Un nuevo mundo de creatividad se abre en casa mocho. El tx ha aprovechado mi fin de semana fuera de Madrid para experimentar y el domingo, de vuelta, me encontré con esto:


Para mi gusto, estaba un poco mazacote de más, es como esos panes alemanes con mil semillas que necesitas un minuto para masticar un bocado, pero de gusto estaba bien, y aunque era denso, no salió nada duro, estaba muy esponjoso. Si es que ya lo he dicho muchas veces, mi tx es un artista.

Aquí el bollo de lima que hemos hecho hoy. Iba a ser un pastel de limón, pero como sólo tenemos la lima de los Cosmopolitan, cambiamos la fruta. Aviso: ha salido riquííííísimo.


Claro, que yo también aproveché el finde en Barcelona y, bajo el maligno influjo del lujo de Angelina Jolín, igualmente hice alguna pequeña lobá:


¿No son monos? La cartera era necesaria, que la anterior la tenía destrozada, y el cinturón pega con las zapatillas.

Con todos estos gastos no me extraña que el lunes se dispararan las bolsas. A la Jolín la perdí de vista el viernes por la tarde, pero luego me enteré que la muy cuca estaba alojada en un apartamento en la calle Joaquim Costa. Joaquín Costa, Joaquín Costa... de qué me sonaba a mí esa calle. ¡¡¡CLARO!!! Pero qué CERDA. ¡¡¡Es donde está el ÁCIDO ÓXIDO!!!



Nota para el Funks, si ha llegado a leer hasta aquí: ¿Sabes quién me sacó de zorreo el dissabte por la nit? Pues el muchachito aquél que vino al Rocky y que te resultó tannnn perturbador, juis juis juis.

Blog Widget by LinkWithin