Se acabó Looking (o casi)

 

Hace unas semanas avisaba yo por aquí de la avalancha de mariseries con las que las distintas cadenas amenizaban el inicio del año.

Vale, distintas cadenas... extranjeras, porque lo que es aquí seguimos con gente pegando gritos en Aida y La Que Se Avecina y... poco más, ¿alguien ve Antena 3? Ah, sí, me están diciendo que hay que ver la de "El ministerio del tiempo", pero esperaré a que termine la temporada para verla del tirón, que si no tx se me queja.

El caso es que de las series de temática gay (aka mariconseries), me he zampado Looking, Cucumber y Banana.


Looking (ya lo he dicho dos veces) va de las vicisitudes de tres gays en en San Francisco actual, en dosis de 30 minutos (8 episodios la primera temporada, 10 la segunda). 

Lo que en principio se vendía como un Sex & The City versión gay generando muchas expectativas se diluyó pronto porque en los primeros cuatro capítulos de Looking, directamente, no pasaba nada. Los impacientes ya la trataron de aburrida y floja, cuando en verdad lo más interesante de los primeros episodios de Looking estaba en la realidad subyacente, lo que había detrás de las historias. La primera temporada se fue "animando" un poco hacia el final... con las ya típicas historias románticas a medio resolver.


video


Los guionistas debieron ponerse las pilas, y la segunda temporada de Looking empezó muy potente. Y a medida que iban pasando episodios derivó hacia lo sentimentaloide, la solución fácil. Y aquí sí que veo yo relación con el Sex & The City, porque el personaje principal, Patrick, es un clon de Carrie (afortunadamente sin esa necesidad de lucir catorce modelitos por episodio) en cuanto a las dudas: "lo quiero, no lo quiero, me quiere, no me quiere, y si así fuera...". Totalmente hostiable. Y acaparando demasiado minutaje.


Afortunadamente tenemos al chico inglés de las orejas para compensar tanta tontería, porque es mono, está buenísimo y además tiene gracia el jodío. Y también tenemos nuevamente temas de esa realidad subyacente de la que hablaba antes. Tocamos el asunto del pánico al VIH, de follar con un seropositivo sin serlo, del concepto de fidelidad, de las parejas abiertas, de la Truvada y todo el rollo Prep, de cómo el dinero se puede interponer entre los amigos, de las apps, de cómo no todos los sueños se construyen, de cómo algunos se destruyen solos... Para mí, lo más interesante de Looking y no si Patrick llorará mucho después de dudar. ¡Menos mal que el último episodio termina con un corte de pelo! (Huy, spoiler).


La semana pasada, tras el último capítulo de Looking, HBO anunció que no renovaba la serie para una tercera temporada. Una jodienda porque las historias se quedaban a medio terminar. Pero al menos han dicho que harán un episodio especial de mayor duración en el que irán rematando todos los flecos sueltos. 

Bueno, menos es nada y casi mejor que no se vaya alagando la cosa hasta convertirse en un QueerAsFolkUSA cualquiera.
Otra cosa interesante, la banda sonora, MUY cuidada. Y además han tenido el detalle de colgar la lista de reproducción en Spotify.


Por cierto, que mi amiguito el PopChubby me recomendó un programa para ver series y películas en streaming online, en VO con subtítulos, PopCornTime. Y, joder, es la caña. Creo que está basada en torrents pero en vez de descargar lo ves al momento. Imagino que será ilegal ilegalísima, y de hecho ya la han eliminado de la AppleStore, pero vamos que te soluciona el clásico "¿y ahora qué vemos?"


Por cierto que el sábado empezamos con el segundo programa de "Hostal Royal Alfombra Roja Palace" y... bah, ya no había ni errores ni casposidades nivel 9, no era divertido. Los graciosillos de Twitter seguían a lo suyo copiándose las frases. Una pena. Nos tuvimos que ir a un club de hombres nocturnos.

¿Te he contado ya lo de las torrijas DE CREMA de Tx?

Mejor no.



Porque iba a hablar de las otras series pero esta entrada ya es muy larga.
Dudo que tenga tiempo antes de la semana que viene de volver a retomar el blog así que...
pásenlo bien, pelotudos.

¿Adivinas qué REPUTADO y CONOCIDO bloguero, famoso últimamente por haber aumentado el contorno de sus bíceps en relación directa a la cantidad de rimmel que se pone en las pestañas, se viene conmigo mañana a clase de Zumba?

Sí, él.


Feel what you want de Kristine W cumple 20 años


Leo en nosedonde que se cumplen 20 años del lanzamiento de la canción "Feel What you want", de Kristine W. Según yo, se lanzó en el 94 y eso son 21 años, pero si los enteraos dicen que fue en el 95 no voy a discutir, vamos.

El caso: 20 años. Que se dice pronto.


Tras Feel what you want, Kristine lograría muchos otros números uno, pero ya te digo, amiga, de las listas dance. Es decir unas listas totalmente desprestigiadas a las que sólo prestan atención unos pocos, porque los medios musicales mainstream no les hacen caso. Y no digamos ya los top dj discotequeros, que se llevan las manos a la cabeza cuando la música no es sólo thump thump thump continuo y en alguna canción... ¡se canta!

Porque, entre otras cosas, pero Kristine tiene un vozarrón de esos de "agárrate-a-la-barra-que-te-caes", Rollo negroide pero sin tanto soul, potencia sin llegar al grito, agudo sin atacar el tímpano. Fuerza, fuerza, fuerza.


Aparte, la chica sabe de música (es saxofonista y se compone ella sus canciones) y además fue ganadora de un concurso de belleza, con lo que iba para estrella.


¿Y qué ambiente es el más propicio para una divorra tía buena, con vozarrón y que interpreta temas de baile donde se canta?



Nooooo, tampoco es muy complicado, ¿no? 

En efecto, Kristine W se volvió una "minidiva" gay. Y digo lo de minidiva porque era conocida sólo muy a nivel local. Fuera de los clubs de baile mariquitines casi nadie sabía de su existencia. Bueno, yo sí porque un amigo de los USA me mandaba información, pero básicamente nadie más.



Feel what you se recogió en un álbum buenísimo llamado Land of the living (1996), que tiene un buen puñado de cancionazas (también llamadas temazos) y que tuvo relativamente buenas ventas (aún no se pirateaba todo al instante) y excelentes críticas.

Durante años tuvo además su propio show en Las Vegas.



Para su siguiente trabajo la casa de discos debió decir: vamos a potenciar el aspecto físico de esta chica: ya que está tan buenorra, que venda sexo. Y hala, ya la pusieron en la portada en plan "ven-pacá-quetecomotodo".


Stronger (2000), con aparato multinacional detrás, iba a ser su espaldarazo y lanzamiento al estrellato, pero un par de cosillas lo impidieron:

1. Cuánto daño hizo el Believe de Cher. Sí, el exitazo brutal de Cher hizo que algún productor listillo decidiera intentar trasladarlo al disco de Kristine y... ¿qué ocurrió? Que la originalidad y sorpresa del primer disco quedaron totalmente arrinconadas en pos de un sonido muy convencional y comercial, con unos arreglos francamente horteras.



2. Leucemia. Durante la promoción de su disco, Kristine empezó a encontrarse fatigada. Tras unas pruebas médicas el diagnóstico fue leucemia. Y, evidentemente, ello la llevó a un retiro obligatorio.


Una pena.


Tras casi tres años de tratamiento, y aún luchando contra la enfermedad, Kristine sacó Fly Again (2003), un disco menor, con letras que hablan mucho de esperanza y de superar situaciones adversas. Los resultados comerciales fueron discretitos y ya desapareció del mundo discográfico comercial para siempre.



Porque lo que ha sacado después son cedés yo diría que autoproducidos, o si no hechos por amiguetes, porque tela con el cutrerío en las portadas. Musicalmente ha tirado al dance más facilón, de grito y chundachunda. Y de cada single que edita saca remezclas como morcillas (de su última canción tiene ¡36!). Meterse en su Spotify es un suplicio.

Como si de "La Unión" se tratara, sigue viviendo de rentas de éxitos antiguos. "The Power Of Music" incluía algún remix reviejo, en 2010 editó un cd horroroso en el que pasaba a pianito jazz sus canciones más conocidas,  el de 2012 se llama "New And Number Ones" (o sea, canciones nuevas y lo de siempre) y un año más tarde sacó "New And Number Ones Club", que son las remezclas del anterior. También tiene un especial navideño. Un espanto.


Kristine sigue actuando, yo diría que casi exclusivamente para el público gay, porque en su web cada vez que anuncia una actuación es en el Orgullo de tal o cual sitio o en clubs de hombres nocturnos. Y bueno, la chica va camino de los 53 añitos (es más joven que Madonna), así que muchos cambios no espera uno ya.



Y, como soy divómano y mitómano (pero también muy mitoclasta) me ha apetecido hacer esta entradita sobre la señora Weitz. Ea.


Día francés con La Alfombra Roja Palace


El sábado tuve uno de mis días franceses.

Para quien no lo haya leído ya, un día francés es el día en el que no sales de casa durante toda la jornada, ni te aseas, ni te afeitas, ni estás para nadie. Rollo guarrete, vamos.

Pero es que, vamos a ver, con el tiempo horripilante que hacía, que lo mismo se ponía a llover que no, esa luz grisácea omnipresente y el Tx saliendo a trabajar, ¿qué iba a hacer yo?


¿Irme al gimnasio #yonodigogym? Uf, perezón, aparte de que la noche anterior ya habíamos tenido tx y yo una sesión de polvazo gimnástico (se te ve más flexible, me dice el condenado) de esas de "Oh, cielos, hay que cambiar las sábanas. Todas". Además, que lo tendré a un paso, pero me cae un chaparrón en el camino y me cago en sus muertos.

Pues nada, tareas domésticas: lavadora, la habitual montaña de plancha con ópera incluida, recoger por aquí y por allá, hacerme la comida, seguir  indagando la manera de interconectar Mac, tablet, móvil y tv y... esperar a que Tx volviera de currar.


Y vuelve y me encuentra tumbado en el sofá viendo el final de Scary Movie, que la ponían en alguno de estos canales absurdos de la tele. Y se pone a sus cosas. Y después me trago casi enterita (porque estaba jugueteando con el móvil) Scary Movie 2, que es malísima, y el tx sigue a sus cosas, y acaba, y empieza Scary Movie 3 y hay una escena larguísima de raperos que no tiene ni puta gracia y...

- ¡ Aaaaarrrghhhhhh!
- ¿Pero qué te pasa? - Me dice Tx.
- ¡Que necesito hacer algoooooo!
- ¿Quieres que salgamos?

En ese instante, el lector debería imaginarse un relámpago surcando por nuestra ventana, seguido de un ensordecedor trueno, pero no fue así.


- Si todos nuestros amiguitos están de puente por ahí. ¡Si ni siquiera dicen tonterías en el grupo de Whatsapp!
- Venga, vamos a cenar fuera. ¡Me apetece chino!

¡Chino! Pero qué difícil es cenar chino hoy en día en Madrid, que todos los chinos se han convertido en buffets wok imposibles. Nosotros queríamos chino de toda la vida, el de lollito, aloz tles delicias y pollo con almendlas. 

Nos ponemos a pensar... no, definitivamente en los alrededores del polígono no queda ni un solo chino de ese estilo. ¿Qué hacer?

- ¡Lo pedimos a domicilio!
- Pero Mocho, si no guardamos ni un solo folleto de comida a domicilio.
- ¡Baja al buzón! Seguro que hay alguno.

Y voilà, en cinco minutos habíamos pedido un fastuoso menú para dos en un restaurante llamado Gran City o Big Muralla o algo así. Gordicie total, ideal para un día francés. Estaba claro que ya no íbamos a movernos de casa. Veinte minutos más tarde ya teníamos chino a domicilio.



Repanchingamiento en el sofá. El tx peleándose con su Android, yo viéndome en la tablet el penúltimo capítulo de Cucumber, cada vez más apoltronados y en un descuido me hago con el poder: con el mando de la tele, y voy mirando qué es lo que las distintas cadenas nos van a ofrecer un sábado por la noche.

Reparo en la 1: La Alfombra Roja Palace, nuevo programa de variedades.

Huyyyyy, esto promete. Indago en internet: Producido por José Luis Moreno.

- Tx, esto hay que verlo.
- ¿Me estás diciendo que me vas a hacer tragar un programa de Moreno?

No se lo estaba diciendo, escondí el mando de la TDT entre los cojines del sofá y nos dispusimos a tragárnoslo.



Ya han pasado cuatro días desde la emisión.
Ya has tenido tiempo de leer todos los comentarios: en redes sociales, en la pescadería, en prensa, en radio, en la tele, entre tus amigas...

Todos los adjetivos negativos que hayas podido oír del programa son aplicables 100%: infumable, casposo, grasiento, antiguo, deplorable, indigno, cutre... No voy a extenderme más sobre ellos. Pero es que, al menos al principio, fue de risa, de no dar crédito.

Comienza la emisión y salen dos parejas de supuestos presentadores que luego resulta que no lo eran vestidos de nochevieja de segunda B diciendo cosas que ni tienen sentido ni gracia. Antes (o después), el ballet español de rigor. Y luego salen los tres presentadores oficiales, que para colmo introducen a... ¡una nueva presentadora invitada recién llegada de Miami o Caracas o Bogotá o nosesabedonde! Y, no se sabe cómo, acaba saliendo otro presentador más de la nada. ¡El descoque!



Las chicas van vestidas de rebajas del polígono Cobo Calleja, ellos de smoking con las camisas arrugadas que les sentaban como dos patadas. Bueno, acaba de empezar, hemos visto luces, baile, colorinchi, tías buenas con transparencias, presentador estrella modelo repelús... esto promete.

Y comienza el despropósito: Nadie sabe qué decir ni cuándo decirlo, se atropellan los unos a los otros, explican que todo va a ser alucinante y que hay un concurso de jóvenes talentos. Presentan a un jurado y salen Gisela, Amargo y ¡Merche! Anuncian a Juncal Rivero y salen tres tíos con sillas para que los de antes se sienten, se cuelan voces en off, la colombiana o miameña o venezolana se queja de que no hay dirección, sale por fin Juncal Rivero con una niña vestida de Shirley Temple que baila flamenco... alucinante.



Me pongo con el twitter y la verdad me voy descojonando de los comentarios.

No soporto los concursos de talentos, así que mientras la niña baila cambio a Paramount Channel y veo un poquito de San Valentín Sangriento 3D. Y oye, lo pillo justo en una matanza en una mina bastante demenciada. A una tía le parten la cabeza en dos con una pala, otros tantos van siendo masacrados con un pico... interesante.



Cambiamos otra vez a la Pasarela Royal Manzanares o como se llame el programa del moreno. Un niño estrábico con gafas cuenta chistes. No, o sea, no.

Cambio de nuevo a Paramount Channel. El asesino del pico se carga a una enana y a una tía desnuda que se esconde detrás de un somier.

Royal Alfombra. Me parece que sale la chica ésta tan simpática y modesta que quedó la penúltima en Eurovisión, Soraya creo. Y presenta a una niña que canta (chilla) ópera. Más asesinatos en Paramount.

Parece que se acaban los niños. Los presentadores dicen gilipolleces. El tío algo mayor es insoportable. Las otras siguen sin saber qué decir. Una le dice a Soraya que está de buen año, y a la niña de la ópera le suelta "vete por ahí". Twitter explota.



Lo siguiente ya fue alternancia de bodrios con asesinatos en la peli de San Valentín. Unos tíos que salen patinando, la orquesta Meteoro de las fiestas del pueblo cantando una canción de Abba, un tío bajito que hace ruidos con el micro, un desfile de moda en el que a la novia se le cae el velo, una actuación de un grupo ¿indie?, Merche cantando (¿es más cursi o menos que Amaia Montero?), Marta Sánchez en playback, unos tíos que hacían cubos de Rubik,  un supuesto humorista. Y ya, el colofón, un teatrillo de humor rancio sobre infidelidades matrimoniales.

Tx me dice que se sube a dormir. Yo me quedo intrigado por saber quién es el asesino del pico y le digo que hasta que no salga el concurso de tíos buenos en calzoncillos no me acuesto. Presentan a cuatro humoristas más, entre ellos Mari Carmen la de los muñecos empeñada en subirse el vestido para que se le vean las piernas. Y esta señora es muy mayor, que de pequeño tenía yo una foto dedicada suya que mi padre le pidió en un tren en el que coincidió con ella. El asesino minero se sigue cargando gente.



Y entonces grito: ¡Tx! Asómate, mira esto, no te lo puedes perder.

De todos es conocida la táctica "lanzamiento de fallera" tan habitual en Fitur, consistente en obligar a que la autoridad de turno se detenga en tu stand poniendo como obstáculo un impenetrable muro de falleras. Para otras regiones, valen también lagarteranas, maragatas o similares, el caso es que el vestido abulte mucho.

Pues lo hicieron. Sí, en Alfombra Roja Royal Palace Manzanares sacaron un grupo de falleras y a Francisco cantando el himno de Valencia.

¡El acabose!



Ya no aguanté más. Miré por internet quién era el asesino del pico de la mina (que era bastante evidente, todo hay que decirlo, pero da igual, en un slasher lo importante no es eso), apagué todo y me fui a acostar.

Aparte, los twits ya me aburrían. Todos eran quejas de que rtve hiciera ese programa con nuestros impuestos y demás furibundeces.

Cuando me metí en la cama, Tx me soltó un cariñoso "qué mal hueles".



Lo que tengo duda es si al final hubo desfile de tíos cachas en calzoncillos o no.
No voy a comprobarlo. 
¿Tu sí?


Anuncio de friegasuelos ASEVI MIO




Ahí va, lo vimos el viernes en la tele (creo que fue en Telemadrid, en un intermedio de Harry el Sucio) y nos hizo mucha gracia:


Por su naturalidad y por su mensaje, OLE por los de Asevi (Pons Químicas).

Y para complementar, este vídeo de instrucciones de seguridad de Air France que es una cucada:


Ni que decir tiene que ya he leído por ahí reacciones GILIPOLLESCAS a ambos anuncios.

Que si el primero da a entender que los gays no podemos tener hijos, que si el segundo es machista, que si en el de AirFrance deberían salir gays y lesbianas... ¿Pero de qué vannnnn?

Hay quien con tal de discutir...


Coherence y ezCast


Una de mis últimas compruchis online fue el dongle ezCast m2.

¡Toma ya! ¿Cómo te has quedado?

A ver, es bien sencillo.

El ezCast es un dispositivo de streaming multimedia, para poder reproducir en la tele  cualquier archivo que tengas en tu ordenador, tablet o móvil, o que guardes en tu nube (huela a lo que huela).


Pues vaya cosa, ¿no?
Pues no, porque en este mundo en que vivimos en el que los soportes físicos se han ido a la porra, poder ver en pantalla grande lo que tienes en la nube viene muy bien.

Ya hace muchos años, en la otra casa, yo tenía un cable larguíiiisimo que iba desde el cuartito pequeño hasta el minisalón para poder ver el porno en condiciones.


Y en el mocholoft lo que teníamos era un aparato WD TVLive, o algo así, que anda que no daba problemas y fallos, porque había que usarlo con programas que petaban un día sí y otro también. El apple tv, por lo capado que estaba y lo carísimo que era, me negaba a tenerlo y cuando salió el Google Chromecast investigué pero no me convenció mucho.

Pero cuando vi en mi tienda online favorita un superofertón del ezCast me decidí a probar. Además, sería una grata sorpresa para tx,q ue se ha acostumbrado a ver los partidos de fútbol que en España dan en televisiones de pago en páginas web de otros confines del planeta, y ya podría verlos en el sofá mientras yo le bailo en ropa interior durante los momentos en los que la bola no está en juego.

Veamos básicamente cómo funciona el ezCast.


Por un lado lo conectas al HDMI de la tele (si la tuya todavía es de tubo vete olvidando, Marielena) y por otro lo alimentas mediante un usb que tengas por ahí. Como nuestra tele es antigüita y no tiene usb, nosotros lo enchufamos a la Wii.

El ezCast crea una red wifi propia, a la que tienes que conectar tu pc, mac o teléfono móvil. Y una vez hecho hala ya está, lo controlas desde el dispositivo de manera facilísima a través de la app ezCast. Dirás: para qué coño quiero ver un navegador en la tele teniendo el ordenador o la tablet. Pues para lo que te he dicho antes, para ver streamings online de fútbol o la película esa que ves en webs de dudosa legalidad y que pone "ver online" sin necesidad de descargártela. O sea, ahorras espacio en tu petado disco duro.

Otra opción que tiene es la de hacer mirror, que viene a ser duplicar la pantalla de tu tablet en la tele, y así por ejemplo jugar a juegos de carreras de coches que tanto apasionan a nuestros maridos. El retardo es mínimo.

video

Y más cosas que le iremos sacando.

El ezCast m2 es un clon chino del Chromecast, de hecho el logo es casi igual, la forma es idéntica y da el pego. Pero está mejorado. Mira las diferencias:


Básicamente, el Chromecast no permite mirror, ni airplay, te obliga a hacer todo a través de Chrome, necesita un router wifi obligatorio, no permite trabajar con archivos, no permite subtítulos... vamos, que si no se nos rompe al tercer uso, el ezCast es una maravilla comparado con el Chromecast y además cuesta la mitad.

¿Y cómo hemos inaugurado nuestro ezCast?

Pues viendo una peli, claro.

Y la elegida ha sido... COHERENCE.


Coherence, de 2013, es una película que ha tenido mucho éxito de crítica en distintos festivales de ciencia ficción y que a las pantallas españolas llegó de tapadillo y casi sin enterarnos a finales de 2014. Que no la vio ni el tato, vamos.
Pero es una de esas pelis con las que funciona el boca-oído, y al final de tanto oír y leer por ahí que está muy bien te decides a verla.
Pues si te decides a verla, yo me decido a verla también.

Coherence va un grupo de amigos que han quedado a cenar en una casa que empiezan a ponerse un poquito nerviosos de más cuando se les va la luz, los teléfonos dejan de funcionar o intentan contactar con sus vecinos, hechos aparentemente causados por la proximidad del paso de un cometa.


Lo que a priori parece que va a ser una peli de sustos (sí, todo empieza con lo de "han dicho que no salgamos de casa" ¿y qué hacen? ¡Salir de casa!) enseguida se enreda sobre sí misma para atrapar en un juego de realidad/mentira que te deja en tensión durante gran parte del metraje.

Y digo gran parte, porque el final parece que va alcanzando un clímax que después... ay, se desinfla. No obstante no problem, el final -aunque no me gustó- es muy "coherente" con el resto del film.

Coherence tiene un trabajo de guión notable, muy buenas interpretaciones y una producción ultrabarata que demuestra que si hay buena historia no hacen falta grandes alardes técnicos. Parece que al director le dejaron una casa durante un día y le dijeron: hala, a rodar. ¡Igual que a Sonia Monroy y sus amigos con Plan B!


Apasionará a los aficionados de la física cuántica.
Yo, siendo sincero, es la primera vez que oía hablar del experimento del gato de Schrödinger.

Y ahora vienen los spoilers.
Si quieres leerlos, pasa el cursor con el ratón apretado por encima.
Si lees este blog en un lector de feeds, te jodes, que te voy a reventar toda la peli.
Porque claro, después de ver la película, todo el mundo quiere dar su explicación, ¿no?
Pues aquí va también la mía:
Yo creo que Em se da cuenta de que todo el que sale de la casa y pasa por la zona oscura salta aleatoriamente a otra realidad paralela, y hay muchas. Al final, amargada con su existencia porque no ha triunfado como bailarina y porque no está convencida de seguir a su marido en su viaje, se va paseando casa por casa hasta que encuentra la que le parece más plácida, donde todos están más a gusto, y allí decide suplantar a la Em existente.
Pero entonces punto negro en el guión.
¿La Em golpeada en el baño es la misma que la del maletero del coche? ¿Y es la misma que hace la llamada telefónica final?
Ahí me ha jodido un poco el asunto porque es como si te dijeran: esta es la película, apáñatelas tú como puedas.


En fin, de todas formas, a diferencia de otras NO recomendaciones cinematográficas que pueblan este blog, Coherence sí que es una recomendación. Está ya en DVD a la venta en España. Con un doblaje espantoso, eso sí, aunque lo mismo es preferible verla doblada para no liarse mucho.

Y no te pongo el tráiler porque revienta muchas cosas, así que en su lugar...



Blog Widget by LinkWithin