Ábranse perras, el recopilatorio musical estival.

r

 
He retomado la tradición de hacer un cd con mis recomendaciones musicales para mis amigos cada ciertos meses, pero ¡quién leches escucha hoy cedés!

Hay que modernizarse, ahora todo está en la nube.
Les doy un enlace de mega para que se bajen la lista, dos carátulas por si una es demasiado maricona, la lista de Spotify, la lista de Youtube, un pequeño fichero de texto en el que explico por qué cada canción, etc...
No voy a poner aquí los enlaces, quien quiera que se ponga a investigar, pero sí te voy a poner la lista de canciones:


Como siempre, tenemos pop, petardadas, concesiones a lo comercial y alguna rareza.


El disco se llama Ábranse Perras porque es una canción tannn excesiva que se merece estar la primera y arrancarte el motor, y luego viene la canción del verano, Kitt y los coches del pasado. Obligatoria. No bajamos la marcha con un mashup de 2015 que cómo es posible que no conociera, La Rickvolución sexual. Seguimos con una versión de Massiel para terminar el subidón con el debut de Marsella. A estas alturas ya deberías estar gritando lalalá lalá lalalalá-la con una cerveza (o similar) en la mano. Nos relajamos sólo un poco con un remix retro de lo último de las Bananarama, con Anni B Sweet cantando en español y la primera petardada: el RIP de Sofia Reyes con Rita Ora y Anitta vestidas de modo casual para bajar al Mercadona. Y seguimos hacia arriba con ElyElla con Zahara, esta vez en inglés, para finalizar la primera parte con Salvador Tóxico y su canción dedicada a los paralelismos entre las relaciones personales y el verano de Madrid.


Descansamos: Miss Caffeina, un poco moñas de más pero la canción es preciosa. Y luego La Prohibida intentando como loca repetir el éxito de Baloncesto sin lograrlo. Pero bueno, tiene un pase. La transcición de las lentas al tontipop la hace como nadie Cristina Quesada, la chica del ukelele. Estar a tu lado es una joyita. Seguimos con tonti con Los Bonsáis y Band-à-part y cerramos otra vez con Cristina Quesada (viene repe, pero ya más animada, al estilo de su Hero de hace unos meses). Nos ponemos un poco indies con la chilena Soledad Vélez y esta hipnotizante No vuelvas. 


¿Concesiones a lo comercial? Ana Guerra para que todos hagamos la coreo zumbera de Bajito (yo la hago) y el Quizás de Agoney, la canción que más me ha costado poner aquí, porque los falsetillos me atacan, pero el estribillo, así de fondo, mola. Terminamos bloque con otro superéxito zumbatrón, Con calma, en versión remix con una perdidísima Katy Perry que no sabe qué es lo que está cantando. Para terminar otra vez en subidón, la genial Mocatriz de Ojete Calor.

El bonus track iba a ser el "18 centímetros" de Leticia Sabater, pero es que es tan poco graciosa y tan larga que la he eliminado. Salchipapa y Polvorrón sí, el resto es una basura. Y lo nuevo de Yurena tampoco vale un pimiento. Así que te he puesto el segundo single de Marsella, para que acabes un poco irritadillo. Y fin, espero que lo aproveches.
 
Aquí tienes los códigos QR para escuchar la lista en Spotify y en Youtube (versión extendida para una tarde tomando pinchos en casa de mi amiga Carmen -verídico-).


CSD Köln

 

Después del maratón del World Pride de Madrid de 2017, el Tx y yo nos dijimos que ya estábamos muy mayores para tanto ajetreo.
Que lo de tener que ir desde el polígono al putocentropuntocom, quedar con Fulanito que viene de nosedonde, con Menganito que va a estar sólo unos días, intentar comer en algún lado, intentar descansar y luego volver a salir de marcha... demasiado para nosotros.

Y por eso el año pasado huimos de Madrid.
Y nos apuntamos al Orgullo de Colonia (Alemania)
¿Por qué?
Porque en nuestro viaje de verano Baccara Tour de 2017 fue una ciudad que nos encantó y sólo pudimos estar allí un día, y queríamos volver.
Porque teníamos la ocasión de volver a estar acompañados y guiados por uno de nuestros exblogueros más entrañables.
Y porque es una ciudad con mucho ambiente gay y un Orgullo notable, el CSD KÖLN.
Pero no te lo pude contar porque en verano de 2018 yo tenía el blog en barbecho.

Pero allá que fuimos, allá que nos lo pasamos en grande y allá que decidimos volver este 2019 con un par de amigos más, en plan maripandi.


¡No se os puede dejar solas!
Uno se va a Alemania y menudo pifostio que me montáis en la Mani del Orgullo de Madrid.

Este año realmente me ha dado mucha pena no estar en el Pride de Madrid.
No por las aglomeraciones ni por el estar vagando por Chueca con las calles oliendo a pis, sino porque...

1. Venían muchos, muchos amigos de fuera a los que habitualmente no veo. Y luego es una bobá porque al final está todo el mundo tan liado y con tantos compromisos que no los puedes ver, pero venir, venían. Además, iba a ser casi un homenaje a un amigo que falleció recientemente.

2. Por los 50 años de las revueltas de Stonewall. Que hay que recordarlo siempre, que el Orgullo es una fiesta, pero también una reivindicación.

y 3. Porque parece mentira pero con el panorama político actual se avecinan amenazas de recortes de derechos logrados... y después de lo ocurrido en la mani, más.

Pero nosotros teníamos el viaje ya organizado desde meses antes, así que para Alemania que nos fuimos.


El Orgullo de Colonia es infinitamente más pequeño que el de Madrid, y tiene un componente mucho más político y de lucha.

Al margen de los bares, las dos zonas donde se concentra son las plazas de Heumarkt y Alter Markt, unidas por una calle.

Ambas plazas están llenas de puestos de información, de partidos políticos, de venta de cositas con la bandera arcoíris, de organizaciones, de colectivos, de info de salud... una feria.
Es lo que le falta al Orgullo de Madrid, que sólo se nota la fiesta y lo comercial.
En Madrid que yo haya visto se ha intentado hacer pero no termina de cuajar, y es que no se pueden mandar las casetas a Madrid Río (atomarporcoño).


En Heumarkt hay varios puestecitos para comer y beber y un escenario grande donde ves actuaciones de grupos tocando éxitos internacionales. Nada de grandes estrellas. Aquí como en las fiestas de pueblo, que te llega la Orquesta Meteoro o la Sombra's a cantarte a Bisbal, sólo que allí con canciones schlager locales.



En 2018 nos quedamos de piedra. Cuando después de la siesta de rigor nos atusamos, cenamos algo y nos acercamos, serían pasadas las 21:30 horas... y cuando veo un cartel me quedo tieso:


22 horas: ENDE

Con la plaza llena, a las diez de la noche en punto (y todavía con luz) el presentador dijo cuatro frases que no entendimos ni papa y se cerró el chiringuito. Joder con los alemanes.

Este año íbamos ya más mentalizados y... oh, el viernes por la noche pasaban las once y no se había acabado... ¿habrían protestado? Aunque casi mejor que no, porque aguantar a un grupo de electrocumbia de lesbianas argentinas fue bastante insoportable.


En Alter Markt hay un escenario pequeño, más alternativo, es la zona más "política" del CSD, con todos los stands de las organizaciones.


En una calle lateral hay un escenario con música tecno (o lo que sea eso) y más puestos de comida y de venta de prendas muy llamativas que sólo te puedes poner durante tres días al año.

Al margen de lo que hay en Heumarkt, la otra zona petada en el orgullo es Schaafenstraße, al lado de Rudolfplatz. Esta es una zona de ambiente nocturno, el sitio ideal para pasear, dejarse ver y petardear a gusto, al más puro Chueca Style.
Petada.
Y además el año pasado alguien tuvo la genial idea de poner un puesto de cerveza en el cruce de dos calles, organizándose un pifostio fino.
Este año no estaba el puesto, y salvo la puerta del ExCorner, que es donde queda todo el mundo, se podía medio circular.


Y hay otra minizona de ambiente muy cerca de Heumarkt, al otro lado de las vías del tranvía, Pipinstraße, con tres o cuatro bares que se llenan. Para tomar cerveza y ver. El año pasado el bar de ositos Gentle Bears estaba allí, ahora lo han pasado un poco más al sur y ya no es lo mismo. 

Aparte, cada bar, club, discoteca, organiza sus propias fiestas durante el CSD, pero lo que nosotros buscábamos era estar en la calle.


El ambiente en general es simpático y, salvo las reinas de costumbre, normalmente si le sonríes a alguien te devuelve la sonrisa. Hablar ya no, eh, que son muy alemanes para eso. Pero si te escuchan hablar en español siempre hay alguien que te suelta un "hola".

Creo quehemos entablado conversación con unos americanos, españoles, unos italianos, un venezolano, sirio, palestino... huy, es verdad, con alemanes poco poco.


La manifestación del Orgullo se hace el domingo a mediodía, y parte del otro lado del río, pasa por el puente y da una vuelta tremenda por el centro de la ciudad.
Como todas, se hace eterna.
Pero porque hay decenas y decenas de colectivos manifestándose.
Nosotros estuvimos más de una hora viéndolos pasar y, al margen de que teníamos que estar preguntando quiénes eran cada uno, acabamos por irnos porque había que comer, coger el tren y llegar al aeropuerto. Viene bien eso de que la mani sea tan tempranera.


Resumiendo: que en verano es una visita muy agradable, que hay marcha para quien quiera marcha, cancaneo para quien quiera cancaneo y activismo... para quien entienda alemán, claro.

Las camisetas de flamencos de Primark, un éxito.


Historias de San Francisco en Netflix (Tales Of The City)


Hala, ya he visto Historias de San Francisco (Tales Of The City) 2019 en Netflix.
Sí, lo sé, soy un pesado con esta serie, como ya te conté aquí.

Y, como era de esperar, mis impresiones tienen sus altibajos en cuanto a valoración.
Pero también hay que considerar que hace menos de un mes que me he tragado las tres miniseries anteriores, con lo que voy condicionado y con el puntito nostálgico subidito de más.

Estos nuevos Tales siguen las historias de los personajes de Armistead Maupin, aunque no están escritos por él. Pero bueno, se supone que él como Executive Producer habrá dado el visto bueno a los guiones.

¿Y con qué nos encontramos?
Con una serie queer, muy queer, tremendamente queer.
¿Tú sabes lo que quiere decir queer?
¡Pues estudia!
O vete a la Wikipedia.
Básicamente Tales Of The City 2019 es una oda a la diversidad sexoafectiva. Cada personaje es un ejemplo: hetero, gay, bi, trans, poliamoroso, lesbiana, no-cis, no-binario, travesti... tanto que descoloca y hace que las etiquetas sobren. Es decir, todo es muy queer.

Y si bien esta es la apuesta de la serie y una de sus bazas fuertes, es también la rémora, porque para mi gusto parece que se han dedicado a mostrar tanto la diversidad sexual que se ha resentido la narrativa. Las Historias que nos quieren contar pecan de poco interesantes y, sobre todo, de una lentitud desesperante en su desarrollo en los primeros episodios.

Menos mal que una vez que nos han presentado y desarrollado a todos los personajes, la serie toma vuelo y remonta, hasta un final donde todo va encajando.


Básicamente tenemos 4 líneas argumentales principales:

1. Mary Ann Singleton vuelve a Barbary Lane 28 por el 90 cumpleaños de la propietaria, Anna Madrigal, después de 23 años, encontrándose con su exmarido, su hija, su mejor amigo... Laura Linney está estupenda como actriz, ella es Mary Ann. El problema es cómo han dibujado su personaje: como una metepatas constante, que saca de quicio a todo el mundo, y al espectador.
Siendo esta la línea argumental principal sobre la que orbitan las demás, es la más aburrida, y a ello colabora la (ya lo dije) espesísima Ellen Page en un rol bastante poco agradable. Sí, madre e hija están para darles de tortas. Menos mal que está Brian (el ex) para poner orden.


2. El misterio de Anna Madrigal. ¡Qué es una historia de Barbary Lane sin su toque de intriga! La historia es preciosa pero en los primeros episodios está tan diluida que no se le presta casi atención. Menos mal que hacia el final hay un episodio entero dedicado a este misterio, que es una maravilla.
Y si Linney es Mary Ann, Olympia Dukakis será siempre la señora Madrigal, por mucho que cierto colectivo se haya quejado MUCHO de la elección de actriz.


3. Michael Tolliver ya no es el inocente y encantador Mouse en busca del amor y el sexo. Ahora tiene 54 años, la vida le ha dado bastantes golpes, es seropositivo indetectable, y tiene un novio buenorro y bastante más joven que él. Sin embargo a pesar de la edad sigue siendo un joven vulnerable. Se verá envuelto en conflictos por la aparición de Mary Ann, el misterio de la señora Madrigal y oh, encuentros inesperados. La elección de Murray Bartlett es todo un acierto.


y 4. El conflicto de una pareja de jóvenes que viven en Barbary Lane: Jake y Margot. Toda una compilación de datos para un estudio sobre el mundo queer. Y no voy a revelar nada.


Alrededor de estas cuatro historias revolotean varias más: la grabación de un documental, las aventurillas de otros viejos conocidos (Brian y Dede), la locura de unos influencers, la gentrificación que ha sufrido San Francisco...

Como ya he dicho, se me ha hecho pesadita al principio y, aviso, dan ganas de dejarla de ver, pero hacia el final toma carrerilla. El episodio del origen del misterio es genial y la resolución (yo ya me la esperaba, pero es que soy muy marilista) tiene su puntito de emoción. El epílogo es un poco autocomplaciente de más, pero bueno, se deja ver.

Lo que más echo en falta respecto a las miniseries originales es ese punto de casualidad absurda: una chica se sube a un autobús y se sienta al lado de la que luego resulta ser su abuela, otra consigue trabajo de secretaria en la misma empresa que su vecina y su jefe después de acosarla resulta tener un rollete con la pareja de otro vecino y además su suegro se lía con.... etc etc. Esto en la serie de 2019 no pasa.

Son 10 episodios y no va a haber más.
Aunque ya se está hablando de una precuela sacada del maravilloso 8º episodio (llega hasta este, te gustará).


Puede cansar el rollo queer. 
De hecho, he vuelto a ver en estos días una peliculita de temática gay lllamada Jeffrey (creo que es del 94 o del 95) que aunque es muy obvia merece la pena por la desdramatización que se hace del tema sida y en la que hay una escena de un orgullo en la que se burlan descaradamente de todas las letras que le ponemos al LGBTQRTQTR, precisamente con Olympia Dukakis de actrtiz invitada haciendo de representante del Colectivo de Lesbianas Transexuales No Operadas.
La reivindicación también puede ser divertida.


Tenía esta entrada de blog pre-escrita desde hace un par de semanas, y hoy me llevo la sorpresa de que Netflix en España tiene disponibles las tres miniseries antiguas. ¿Vecinos peculiares? ¿Pero de qué van?

Así que pégate un maratón de Tales Of The City, nena.
Que las veas... TODAS.


Feliz Orgullo Gay 2019

28 de junio
Día del Orgullo Gay
50 Años de Stonewall
Y aquí seguimos


El aquelarre del taxi de Madrid en el Orgullo Gay


La Federación Profesional del Taxi de Madrid, en colaboración con MADO (la organización del Orgullo) ha distribuido entre sus afiliados unas banderas arcoíris adhesivas para pegarlas sobre las bandas diagonales rojas que tienen los vehículos en las puertas delanteras y celebrar, reivindicar y hacer así más visible el Orgullo Gay en nuestra ciudad.

Mi tx las trajo el otro día a casa y corrimos a ponerlas.
Muy monas.




Y muy trabajosas de colocar, oye, que poner en diagonal una tira adhesiva de un metro no es tan sencillo. Que parecía que estábamos en Masters De La Reforma, con que te vayas unos milímetros al principio, al final te descuadra más de un centímetro y queda fatal.

Pero finalmente lo hicimos. Y mira qué chulo quedó.



Como era de esperar, y más este año que parece que ha resurgido más virulentamente que nunca un sentimiento antimariconismo, no han tardado en aparecer comentarios negativos respecto a esta iniciativa.

A ver, yo no sigo twitter de manera intensiva porque me parece un cocedero de odio y malafollá, pero al amigo Flanny le da por mencionarme cada vez que ve algo relacionado con los taxiprides, así que me puso este ejemplo:



Y aquí, lo siento mucho, tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo con este señor.
¡La bandera está puesta del revés!
¡Es un escándalo!
Los de HazteQueer (antes EstoyBailando) tienen que estar que trinan, ¡y con razón!

Lo que ya no entiendo mucho es lo de la NOM.
Para mí, la NOM siempre ha sido la Nueva Ola Murciana, que cantaban Vacaciones en su imprescindible hit Poppy Girl (tomar el sol con toda la no-o-o-ooom)


Debe de haber una nueva terminología que se me escapa, como cuanto te metes en Grindr y hay quien busca NSW, FWB, NSA o GHB. ¿La NOM se refiere a otra droga de diseño, a Nuevo Onanismo Masculino, al partido político que va a desbancar a Vox?
Misterios.

Pero la que me ha enternecido es esta otra encantadora chica, Carmencita, que se despacha con este tuit:




¡Aquelarre!
Me encanta.
Una palabra que casi no se usa, como convidar o intríngulis.
Por cierto, que hace poco me enteré de que intríngulis es una palabra masculina y casi me muero de la vergüenza, casi medio siglo diciendo yo "la intríngulis", qué bochorno.

A lo que voy.
¡Participar en el aquelarre del Orgullo Gay!
Es que es total.
Como si nos metiéramos todos en un taxi vestidos con boas de plumas de pollo sobrante del Kentucky Fried Chicken de Gran Vía bailando poseídos canciones de Mónica Naranjo puestas al revés para ir a la plaza de Chueca a sacrificar vírgenes en un altar.



Eso es imposible.
a) porque no cabemos
b) porque un taxista no te deja meterte en su vehículo si ve que vas a hacer una especie de misa negra con plumas de pollo. Además, el del KFC apesta y dejaría el coche con un tufo infernal.
c) porque a ver cómo narices reproduces tú una canción de Mónica Naranjo al revés. Bueno, si es Europa, nadie se da cuenta. (No, la de que va llorando en un taxi, no).
y d) porque ya no quedan vírgenes (o eso parece).



El caso es que en mi (nuevo) grupo de Whatsapp (que del otro nos salimos, si recuerdas) nos ha hecho muchísima gracia lo del aquelarre.
Y, tal como están las cosas de políticamente agitadas últimamente, no ha tardado en surgir la polémica.

¿A partir de cuántas personas consideras que es una orgía un aquelarre?

De momento la clasificación provisional va así:

1 - Paja
2 - Pareja
3 - Trío
4 - Dobles Parejas
5 - Grupito
6 - Sexo en grupo
7 o más ... ¿¿¿ orgía AQUELARRE ???

Porque luego hay mucha marifantasiosa del Parchís de esas que se comen una y te cuentan veinte que dice que el otro día participó en una orgía un aquelarre y resulta que eran cuatro.

No, o sea, no. Para que se considere orgía aquelarre yo diría que tiene que se tiene que llegar a un número crítico de personas a partir del cual uno pierda un poco la noción de dónde y con quién está. Si no, es grupito y punto.

Otra cosa sería un GangBang, pero de eso no estamos hablando en este momento ni hablaremos en este blog, que es un sitio MUY SERIO.


https://opusdei.org/es-es/

Así que, querido mío, si has llegado leyendo hasta aquí, que tiene su mérito, te pregunto.

¿A partir de cuántas personas consideras tú que es un aquelarre?
¿Es el Orgullo Gay de Madrid un aquelarre?
¿Va a rodar Alex de la Iglesia Las Brujas de Zerolomundi durante estos populares festejos?
¿Sigues pensando DE VERDAD que el Orgullo ya no es necesario?


Y ahora, por favor, que llevo diciéndolo desde 2006 que empezó este blog, no me vuelvas a preguntar por qué llamo tx a mi novio. 

Blog Widget by LinkWithin