Qué barbaridad, nenas, no hay como poner algo mínimamente polémico para que POR FIN, alguien se digne a comentar en este blog.

Ya sé que no es muy interesante y que el objetivo inicial del blog (comentar sobre mariconerío, ambiente y todas las referencias pseudosocioculturales que se me pasaran por la cabeza) está ya muy abandonado. Lo siento, no soy el que era hace diez años, me estoy encaminando hacia los... bueno dejémoslo y francamente ya no me apetece ir contando mi (poco estimulante) vida. Pero joder, ver que sigue habiendo una media de unas 500 visitas únicas diarias y que los comentarios brillan por su ausencia... desmoraliza un poco.

De todas formas a ver si la semana que viene esto se anima un poco, que se avecinan acontecimientos importantes.

Al caso.
Fue poner el vídeo del otro día de House of Air de Brandon MacLean (CLIC) y halaaaaa, un puñadito de gente se puso a comentar, casi todos en el mismo sentido: acusando al vídeo de ser pornográfico y dirigiendo palabras de desprecio.



Y mira, para mí ese vídeo no es pornográfico.
Contiene escenas de sexo, sí.
Se ven pollas, culos y un tío metiéndole el puño en el culo a otro.
Por cierto, a partir de ahora nada de decir fisting, dejémoslo en braquiproctofilia.
Según nuestra querida RAE (y según yo también), la pornografía es la "presentación abierta y cruda del sexo que busca producir excitación".

Pero la intención del vídeo no es provocar excitación a quien lo vea, sino provocar la reacción de discusión, provocación y polémica que es la que he visto en este blog. Que es, en principio, la esencia de lo que se hace llamar arte. El vídeo no tiene una finalidad de provocar instintos lúbricos, sólo expone comportamientos.

¡Y ya busqué en el diccionario lo que significa semiótica!

En fin, Pilarín, eres libre de pensar que se trata de una ordinariez o que es escandaloso. A mí no me lo parece, me resulta simplemente de contenido fuerte. Pero creo que pornografía no es.


Y dicho esto.... ¿cómo se presenta el findeeee?

A mí esta tarde me toca ópera, estreno mundial de "La Ciudad De Las Mentiras", music by Elena Mendoza... ¡y no tengo ni puta idea de por dónde van a ir los tiros! ¿Aguantaré la hora y media que dura? Porque los muy listos no han puesto descanso.

A todo esto... ¿qué hacen los fans de Anabel Conde, Coral y Brequette que no están rodeando el congreso lanzando proclamas a favor de Mirela Bailalala? Esto es muuuuuy heavy.

Y la semana que viene....


House of Air, un vídeo... ¿explícito o explicativo?



Enlaces que te mandan los amigos por Whatsapp en fin de semana, es decir gifs animados con tonterías, chistes malos y...

...el videoclip de la canción House of Air del actor / cantante australiano Brendan MacLean.

La canción está bastante bien, pero lo que es el vídeo es... bastante sorprendente. 
Y no lo puedo poner aquí porque... me censurarían el blog por tercera vez y mira, ya eso no, que voy teniendo una edad y me canso. Y no lo digo en broma, que ha sido retirado de Youtube.

Así que lo puedes ver pulsando...

... AQUÍ

Tranqui, que te dejo la canción en Spotify:



Como dicen, se trata de un estudio antropológico de semiótica, taxonomía y comportamientos sexuales gays, basándose en las imágenes del fotógrafo Hal Fischer (clic).


¡Toma ya!
Sobre todo porque no sé lo que significa semiótica.

Con su estética setentera... tienes que aguantar HASTA EL ÚLTIMO SEGUNDO.

¡He dicho segundo! ¡Después de los créditos!

Para compensar, inserto aquí otro vídeo que hicieron los mismos directores para el mismo cantante hace unos años.


Buena semana, nena.

A kind of love, nuevo vídeo de Marc Almond




Hoy por San Valentín Marc Almond ha sacado el vídeo de su última canción, A Kind Of Love, un tema muy optimista con aires sesenteros, burtbacharachescos diría.

 
El vídeo es... bueno, sí, de baratillo, pero se deja ver. El que no se deja ver es el bueno de Marc con su tinte escandaloso de pelo y esos dientes (o adornos o lo que sea) de plata que tiene que le da un aire de gitana que no puede con él.

El vídeo hace homenaje a la escena de la actuación del grupo The Kelly Affair en la película de Russ Meyer "Beyond The valley of the dolls" (Más allá del valle de las muñecas, 1970)


¿Y qué otro conjunto musicovocal británico de gran presencia en este blog se inspiró en esta misma escena para hacer el videoclip de la más famosa de sus canciones -y para mí un clásico imperecedero del pop-, esta vez realizando una copia casi literal de la escena?

En efecto, ¡ellas! ¡The Pipettes! Y su Pull Shapes.


Y yo encantado, claro.




Billy Budd y Goyas de colores


Finde cultureta y mariconeril.

El viernes, Billy Budd en el Teatro Real.
Es una ópera de Britten de los años cincuenta del siglo pasado.
Como siempre me pasa con este autor, al principio se me hace un poco cuesta arriba, su música es un poco árida, y más en una obra en la que el primer acto es de preparativos de los acontecimientos.
Pero chico, luego llega el segundo y la obra te atrapa de una manera que ya no puedes escapar.


La historia va de un barco inglés a finales del siglo XVIII que enrola marineros a la fuerza para la guerra contra Francia. Y entre ellos un muchacho bello, amable, que se hace querer por todo el mundo y que suscita la pasión del maestro de armas. Bueno, esto es lo que nos dicen en el argumento, porque realmente en la ópera en sí todo queda muy rápidamente explicado y "como por encima". Es mucho menos explícita que otras obras del autor como Muerte en Venecia pero vamos, la homosexualidad está latente y presente.



Para voyeuristas, el barítono Duncan Rock ¡se quita la camiseta! (como de costumbre), mostrando una pectoraliapuntocom realmente potente.


Muy recomendable. Y para los que se echen atrás con el tema de la ópera, decirles que aunque al principio cueste, luego la música es superdescriptiva, y el argumento es tan intenso que incluso habrá quien se pueda abstraer y verla sólo como una obra de teatro.


Hay película basada en el mismo relato, dirigida por Peter Ustinov y titulada en España "La fragata infernal" (yavestruz) con terence Stamp haciendo de "objeto de deseo". He leído por ahí que es muy buena, a ver si me animo.


Por lo demás, la señora de al lado (la que huele raro y no saluda) vino con el abrigo de pieles hasta el suelo, muy regia ella (de viernes) y, fiel a su costumbre, se quedó ligeramente traspuesta en algunos momentos y ni aplaudió, salió escopetada en el último chimpún de la orquesta. A la del otro lado, la simpática, esta vez no le dio tiempo a tomarse el vinito que acostumbra. La un poco más mayor de la derecha estuvo sobada toda la función. Que digo yo que con lo carísimas que son las entradas jopetas, que las revenda. Y el refunfuñador de atrás estuvo calladito toda la noche y sólo se quejó de que no saliera a saludar la directora de escena, imagino que para abuchearla. Pues a) los directores de escena sólo salen a saludar en los estrenos y nuestro turno de abono NO es de estreno y b) la producción es fantástica, sólo con unas plataformas y unas cuerdas nos lleva totalmente al ambiente opresivo del barco.
Y el sábado la gala de los premios Goya.

¿Y qué tienen de mariquita los premios Goya?

Pues básicamente que nos reunimos una minimaripandi para verlos y que de postre llevamos una tarta arco iris.



Y punto.

Porque el resto fue como todos los años. Bastante más ligera en el tema de los agradecimientos. No se me hizo pesada, aunque no hay quien la consiga bajar de las tres horas.

Una sugerencia para aligerarla: Señores de la academia, el ver bajar por las escaleras a los presentadores de cada premio no tiene interés. Podrían estar ya preparados cuando se anuncia el premio o, como mucho, que entren sin tener que superar barreras arquitectónicas. Al mismo nivel, vamos. Con eso y con reducir el tiempo del monólogo del presentador... ¿nos quitamos casi media hora?

Cuando ya creíamos que nos habíamos librado del numerito musical... zasca. No, o sea, no.


A mí lo de los modelitos de las actrices me la trae al pairo pero, visto lo visto, comentar que el de Ana Belén por muy lección de estilo que digan, me pareció un despropósito (por cierto, nena, leer tu página d la wikipedia en el discurso sobró). ¿Y qué pinta Nieves Álvarez en esa gala? Siempre sale, siempre la fotografían, y no tiene nada que ver con el cine. 

Pero bueno, estuvo entretenida, Almodóvar vetará la gala por otros quince años (se siente, vaya petardo de película) y nosotros nos fuimos corriendo al metro, que iba petado.

Hala, a empezar la semana.


De series bluff: Scream Queens II, WestWorld, Where The Bears Are, Sense 8


Al final se me van a ir pasando los meses y no voy a acabar de comentar tres series cuyas temporadas finalizaron a finales del año pasado y que me han resultado un tanto bluff.



La gente está que no mea con esta serie. Y mira, no. Empieza con un episodio buenísimo, original, demoledor, pero luego se estanca. Te tiene 6 episodios más dando vueltas y creando expectativas para luego dar unos pequeños giros y dejarte hasta el año siguiente en ascuas. Sí, mucho misterio y muchas posibilidades, pero o evoluciona bien o pasando.

Porque lo de seguir una serie es MUY coñazo. Hay que tirarse años para llegar a la conclusión. Anda y que les den.




Otra que tal baila. Para diciembre nos sacaron un "especial navidad" en el que la trama avanza unnnn poquitínnnn y el resto es un pasteloso videoclip. A esperar acontecimientos.




Lo bueno que tiene ésta es que se ve por youtube, los episodios duran 10 minutos o menos y no hace falta ver la temporada anterior para seguir la siguiente. Lo malo es que el guión de la quinta temporada es rematadamente malo. Si te vale como excusa para ver musclebears sin camiseta y algún jockstrap ocasional bueno, pero si no...





Porque si hablamos de guiones malos, lo de la segunda temporada de Scream Queens clama al cielo. La anterior era flojita, pero con momentos y personajes delirantemente geniales. Se habló mucho de si iba a haber segunta temporada, ya que la primera, afortunadamente, se terminaba resolviendo el misterio. Y la hubo, pero joooooooer. 

Partimos de que es una mezcla de comedia con trama de terror con serial killer. Ok. Vale, no pega mucho, pero aguantamos la primera temporada. En la segunda han tirado directamente a la comedia, dejando que el asunto misterio quede tan en segundo plano que dé igual. Y no acaba de despegar, ni por slasher ni por comedia. 


El pasar la localización de la hermandad de una universidad a un hospital podría haber dado juego, pero sólo ha servido para... ¡abaratar! Se nota que han reducido presupuesto y casi todo está rodado en un decorado. 

En cuanto a personajes, han utilizado a casi todos los que sobrevivieron el año anterior (afortunadamente ELLA, la sosísima protagonista, no está) con la adición de John Stamos como doctor buenorro, Taylor Lutner como doctor buenorro y Kirstie Alley como... bueno, ella misma. El problema es que han apoyado todo en la payasería de Jamie Lee Curtis, en la palabrería de Emma Roberts que ya no tiene gracia y en poco más. ¡Ni Chanel #3 me impresiona! Drama. Creo que hasta el episodio 4 no solté la primera risa.


Con motivo de Acción de Gracias, elecciones USA y tal, estuvieron más de un mes con la serie paralizada, lo que les vino de pena a la hora de audiencia y seguidores, pero los guionistas se debieron poner las pilas, porque los últimos capítulos son un delirio constante, ya decididos a soltar chistes y burradas por doquier.  Al final remontó algo pero mira, no, por su bien que no hagan una tercera temporada.

Aún así, esta serie es MUY MÍA y la recomiendo sin dudar.


Y si vamos a hablar de series bluff no me voy a dejar dos películas bluff: Elle, de Verhoeven, que tiene un punto de partida muy interesante, unos personajes muy bien construidos y con trasfondo pero que sólo se sostiene en eso, la línea argumental es una bobá. Y Jackie, la de Natalie Portman, de la que aguanté unos 20 minutos. ¡Qué rollazo, por favor!

No dejo títere con cabeza ¿eh?

Pues sí, porque anteayer mismo Marc Almond sacó nueva canción, A Kind Of Love, de espíritu totalmente sixties y burtbacharachero. Esperando el vídeo estoy.

Blog Widget by LinkWithin