Termodinámica del ambiente

Comprobaciones empíricas realizadas en una discoteca de ambiente durante una noche de sábado cualquiera.
- La Energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma: Todo lo que tomas en las barras va directo al pis, porque si no no se entienden las colas que se forman. Se dice que el pis fue una antigua sala de interrogatorios policiales, con su falso espejo/cristal que se ve desde un lado pero no desde otro. No está documentado.

- Se dice que el mejor lugar de observación para la caza urogallo macho es la entreplanta porque se observa la pista desde arriba y se controlan todas las escaleras, pero éstas están lo suficientemente alejadas entre sí como para que el objetivo pueda perderse de vista fácilmente, a no ser que tengas Leticiavisión.

- Las maricas se mueven según flujos circulatorios: entran, bajan la rampa, cruzan la pista, suben a la entreplanta y allí se trifurcan: planta alta, vuelta al pasillo del pis o vuelta a la barra. Dichos flujos provocan el efecto Comecocos: elementos yendo en todas direcciones, parando súbitamente, cogiendo velocidad de repente y evitando ocasionales fantasmas.


- El tiempo es directamente proporcional a la altura. A medida que avanza la noche, mayor número de personas sube las escaleras.

- La subida y bajada de personas provoca corrientes de convección discriminatorias. Los elementos más atractivos tienen más densidad y tienden a bajar y quedarse en la pista, mientras que los elementos de menor brillo tienden a subir, sea cual sea su número atómico o peso específico.

- En la parte más recóndita de la planta alta se encuentra el hábitat abisal, nicho compartimentado de escasa luz iluminado esporádicamente por mecheros. Los seres vivos que lo habitan (bípedos, no nos referimos en este caso a parásitos pediculares varios) se dividen en dos subespecies: los circulantes, que merodean por el espacio, y los adosados, que se quedan pegados a las paredes y sufren procesos de ósmosis inversa (como la desaladora de Torrevieja) y de vez en cuando, a modo de abducción súbita, desaparecen, siempre pegados a las paredes (un asquito), hacia cubículos más interiores.


- La aparición ocasional de un elemento altamente merendable en dicho hábitat abisal provoca un aumento repentino de la entropía del sistema, creando una corriente de flujo electromagnético que hace que tanto adosados como circulantes se precipiten hacia la dirección que toma el elemento. En el proceso se pueden producir reacciones variadas, siendo la sustracción de cartera la más frecuente.

- Finalmente, es reseñable la presencia de elementos incordiantes... o simplemente molestos: qué coñazo, dios, aguantar a un par de personas del círculo de mi ex que no paraban de darme conversación (¿pa qué y por qué?) Pues porque estaban superaburridos y más colgaos que una paraguaya.

Endevé la mierdalambiente.


Blog Widget by LinkWithin