La lobá


El Samsung SGH i900 (Samsung Omnia), que le da mil requetevueltas al iPhone de los webs, es el nuevo teléfono móvil de mi tx (mira mira). Ahora mismo está literalmente como loco intentando comprender su funcionamiento.

Es "la lobá" del fin de semana.


El tx y yo llamamos hacer la lobá (de lobada) a la compra cara no estrictamente necesaria, aplicable esencialmente a artilugios electrónicos o ropa absurda. Cuando uno de los dos llega a casa y dice "he hecho la lobá", hay que echarse a temblar, porque puede ser cualquier cosa: el proyector, una cazadora de cuero color naranja, la tele gigante, una cámara, una barbacoa, etc.


La próxima lobá será un horno microondas con convección, que el tx está empeñado. Superpráctico, o sea, con la cantidad de guisos, asados y pastelería industrial que yo hago, vamos, utilísimo. Si yo soy como mi amiga Remedios Fartons de Hesterfeizer, que no cocino sino que cambio de estado los alimentos (congelado / cocido / frito / quemado).


Nos consuela saber que por lo menos no somos los únicos que hacemos lobás, ¿sabes? ¿O quién se acaba de comprar un práctico y esencial miniordenador imprescindible para la vida moderna?


Los Wang-Corredero, que son muy majos y tienen ese instinto paternal que sólo los stepford husbands poseen de manera innata, nos llevaron el sábado a ver Mamma mia. TX ya está preparando una tesis doctoral sobre cómo hacer una película con doscientos mil vatios en focos y una steady cam rompiendo todas las reglas cinematográficas existentes. Perla de Vichy y yo, sin embargo, hemos cogido ideas para nuestras próximas superproducciones. Maggie se cortó en las expresiones espontáneas y desde aquí le proponemos hacer un visionado con audience participation como en el Rocky Horror. Corredero pedía Fernando. Soliloco disfrutó en silencio, estoy convencido.


Posteriormente, visita al Elástico Flexiclub Sala 2 para asistir a la sesión de las fantabulosas DestroZonas Bj's. No estuvimos mucho tiempo: cuando el humo llegó a invadir los ojos de mi tx cual canción platteresca y me puso carita de Pucheritos de Berjusa, nos fuimos a casa. Por lo menos hice un poco el mongo y entre los numerosos hits me emocioné cuando escuché a PAULA, que hacía siglos (no, no era esta canción, pero bueno):



Finde completo, finde Comansi.


No puedo terminar sin recomendar este fantástico blog que hará las delicias de los auténticos aficionados al Festival de la OTI. ¿O de dónde te crees que salió Charytín?

Blog Widget by LinkWithin