Ya no se respeta nada


Señoras y señores. Con ustedes: The Munsters (La Familia Monster, en su traducción española).

Hasta su reposición en el programa La Bola de Cristal yo no tenía más referencia de ellos, a excepción de unos vecinos de mis padres, a quienes mi madre y hermano llamaban "Los Monster". En cuanto los vi, quedé fascinado por, cómo no, Lily Munster, la fantástica reina de las superproducciones exóticas en technicolor Yvonne de Carlo (Maria Montez, se siente, Yvonne era mucha Yvonne).



Además, la música de la entrada era genial:



Pero ya no se respeta nada:





Esto daría pie a una entrada larguííííísima sobre versiones porno de grandes éxitos del cine, ¿verdad?

Pues que la haga otro, coño.


Por cierto, la última memez de los teóricos maribollotravelobisiosos (LGTBQTRFSGH): En la película Wall·E de Disney / Pixar lo que de verdad nos están mostrando es una relación lesbiana entre dos robotas (según el nuevo diccionario de uso común de Bibiana Aído, mi ídola).

Sí, amigas, son dos robotas hembras, una bollodeluxe femenina (Eve) y otra bollomachirula (Wall·E)


Quien tenga conocimientos de inglés y ganas de leer las gilipolleces de la doctora Kate Bornstein, que hará las delicias de los seguidores de la teoría queer, puede ir aquí (clic).


¿Qué? ¿Nos hacemos unas ingles brasileñas para hombre?


Y ya iba a cerrar esta entrada cuando he visto otro destrozo a la pureza cinematográfica, a la tradición más arraigada, a los clásicos imperecederos.

Sí, amiga, se ha rodado el remake de MANIQUÍ:
(Aviso, es un spoiler total, se revela TODO)

original


remezcla


copia


¿Qué será mi vida?





Ah, y no pienso publicar el capítulo (iii) de De Un Plantón hasta que alguien diga algo de los dos paquetones de la entrada anterior a ésta y del vídeo de Paula, ¡ea!

Blog Widget by LinkWithin