De gimnasios y gyms (i)




Como todo el mundo sabrá porque ya lo conté en su día, en octubre de 2012 mi tx y yo decidimos apuntarnos a un gimnasio. Qué novedad, me dirás, ¿cuántas veces en tu vida te has apuntado y has financiado con tus cuotas un gimnasio para luego dejar de ir a los pocos meses? Pues n veces, como bien sabes. Pero esta vez es distinto porque voy acompañado y porque está a menos de cinco minutos andando de casa, así que la excusa de que hay que coger coche y aparcar se acabó.


El caso es que llevamos ya más de tres meses yendo a nuestro gimnasio y ya va siendo hora de hacer observaciones, ¿no?


En primer lugar, decir que vamos una media de cuatro días a la semana, yo a veces alguno más porque tx trabaja un día del fin de semana. En noviembre hubo un parón de una semana provocado por una gastroenteritis de esas que me dan a mí y que me dejan hecho un asquito y en diciembre los habituales por el puente, las fiestas, etc.


Por supuesto que vamos customizados: lamentablemente extinta la era de las cintas en la cabeza y los calentadores (lástima) toca la de las camisetas que favorecen la transpiración, las zapatillas sin cordones y el imperio Decathlon (amenazado por los portugueses de SportZone, no te creas), yo en rigurosos colores flúor y Tx en sus habituales grises y azules. Y sí, he sucumbido al chandalismo ilustrado. Y voy y vuelvo con mi chándal, mis zapatillas de macarra sin cordones y mi gorro de “esta noche no quiero follar”.

 

No hacemos gran cosa: 40 minutos de bici elíptica (sí, tenemos una en el dormitorio pero hace el papel perfecto de galán de noche) y luego nos peleamos por conseguir la máquina de abdominales. Lo siento, pero hacerlos en la banca como los cachitas de allí me cuesta muchísimo más y, aparte, entre mis graznidos y mi tonelaje ofrezco un espectáculo cuasi circense.


A Tx le gusta sentarse en una máquina que yo llamo “la cesárea”, porque hay que hacer fuerza para juntar las piernas, y si te descuidas se te abren de golpe cual pasiva viendo aparecer un chulazo.

 


Y yo, con mi complejo de tetas caídas, intento hacer algo con una máquina para hacer pectoralia.com y luego tiro de una de dorsales. Es muy gracioso cuando voy zombi, no me doy cuenta y no miro el peso que ha puesto algún cachas vacaburra, me siento, tiro del palito y lanzo un gruñido para levantar el peso un centímetro y luego soltarlo de golpe con un gritito hipermariconil. Dolorida e humillada, saco la clavijita, la vuelvo a poner en “25 lbs” y ya puedo hacer mis series.


He hecho mis pinitos en la clase de CardioBox, lo que viene a ser Body Combat sin derechos de autor, vamos. Y sí, es divertido y se suda lo que no está escrito pero, ay, un par de veces me ha dolido la rodilla, y es que hay mucha coreografía, giro y virguerías varias y, lo siento, pero a mí con mi tonelaje y edad no me apetece arriesgarme a una lesión, que ya tuve distensiones en la rodilla años ha. Es que esa es otra, que vale que nos conservemos esplendorosamente, pero hay que reconocerlo: estamos en la franja alta de edad de la gente que va a nuestro gimnasio. 



Me han dicho que me pase por las clases de Ciclo (nada de ciclarse, se refiere a lo que en los gimnasios que pagan derechos llaman Spinning). Hombre, yo creo que aguantaría los 45 minutos (ya hago 40 en la elíptica y no acabo muerto) pero también me da miedo lo de forzar articulaciones, que veo que no paran de levantarse y sentarse.

Eso sí, dentro de nada empezaré a experimentar con otras maquinitas tipo bíceps (más que nada para variar).



¿Y los resultados?


Cuantitativamente hablando, la cosa no es para tirar cohetes: habré bajado unos 6 kg desde que empecé. Y considerando que no hago ningún tipo de dieta, que no me privo de comer guarrerías y que durante diciembre no es que me haya pasado, pero algún exceso alcoholicocalórico sí que he cometido, no creo que esté mal, ¿no?


Pero donde sí lo noto es en el tema volumen: si miro para abajo puedo verme la polla sin dislocarme el cuello para asomarme y vuelvo a entrar con comodidad (y hasta con holgura) en pantalones talla 44. ¡Tachannnn! Eso para las maricas anoréxicas, huesilocas y mis amigos significa que sigo estando hecho una foca, pero para mí es una proeza. 


Táctilmente, Tx dice que tengo menos chichas de donde agarrar y, lo que es peor, ¡¡¡que he perdido culillos!!!


Nos hicimos una sesión fotográfica para comprobarlo y es cierto ¡Qué horror! ¡Qué culillos más feos tengo ahora! Estarán más duros, sí, pero han perdido su orondez natural. ¡Quin espant! Tendría que remediarlo pero, señores, seamos razonables: lo primero es seguir perdiendo barrigón y después va la operación MissTetasCaídas 2013.



¿Y de espíritu?
Pues bien también, aunque cualquiera lo diría viéndonos salir el sábado a mediodía machacaos, muertos de hambre y con pintas de ir a atracar una gasolinera. Y es verdad, se encuentra uno mucho más a gusto. Ahora… lo que me viene a la cabeza: si ahora voy más de la mitad de los días a la semana al gimnasio y entre que voy, me visto, hago mis monerías, me desvisto, me ducho, veo a los chulánganos, vuelvo a vestirme y me vuelvo a casa se me van más de dos horas… ¿qué hacía yo en ese tiempo antes?


Pues perderlo en internet bajándome porno y dedicarlo al blog, ¡evidente!



Y en esto estamos, querida MariaDelCarmen, que ya me he enrollado yo demasiado. Ahora toca hablar de la fauna que puebla nuestro gym (huy, he dicho gym, como los horteras o las maricultas que dicen que lo llaman así por abreviar el original griego). Pero eso ya será en otra entrada de este blog.




18 comentarios :

starfighter dijo...

Anda que no me he reído con la máquina para abductores, aka la "cesárea". Para el culillo está la elíptica que lo endurece y otra máquina en la que empujas las piernas hacia atrás. Un par de años más y te veo como Otto, al tiempo...

MEG dijo...

Lo bueno de perder peso es que pierdes volumen también y lo malo de perder volumen es que lo pierdes donde no quieres. Las mujeres solemos perder volumen en las tetas y, para mi, es un horror, con lo hermosas que las tengo.

Ángel dijo...

¡Bravo! Eso está muy bien, la constancia es lo importante.

Eso sí, aún no habéis llegado a la fase de sentirse fatal, pero mal de horror, cuando un día no puedes ir o no te apetece jijiji

Ánimo, chuiks!

Driver GT dijo...

Voy un día a la semana y no fui en todo diciembre. ¿Resultado? Compré un bono de 10, me sobra aún la mitad... y me caduca el día 25. A ver si con el año nuevo cambio lo de ir un día semanal a ir dos.

Eso sí, a mí la sala me aburre. Prefiero el bodypump o el step.

Eleuterio dijo...

Conozco ese gorro.

No sé cómo será tu polígono pero suelo tener muchas miradas aprobatorias de caballeros cuando tengo puesta una gorra similar a la tuya "Made in M.".


Yo estoy estrenando la experiencia de tener un compañero de gimnasio con el que entrenar. Un estudiante de 22 años que hace toda la rutina de pesas como le indico; me toma como un Personal Trainer. Un placer.

Eleuterio dijo...

Y 6 kilos desde niviembre esta MUCHO MÁS que "bien". Es un estupendo promedio.
Ya mucha foca quisiera perder un kilo por mes y has logrado mucho más.

MM de planetamurciano dijo...


Mi madre dice que pa tener un buen culo hay que comer mucha patata y platano...No sé yo si será muy compatible con el gimnasio y las aspiraciones a convertirse en sílfide, pero ahí lo dejo.

2soles dijo...

Uy el de la fauna no me lo pierdo.

Gary Rivera dijo...

jajajaja Hola! Saludos!

Pues llegue por el titulo!
me ha casusado mucha gracia, tu sinceridad y la forma de contarlo!
Yo tambien voy al gym! y sudo la gota gorda! Y los resultaos son (por ahora) minimos!
Es que las rutinas se ven tan faciles cuando la hacen los demas! jajajaja

Me ha gustado este blog! Me instalo!
P.D. Yo tambien odio esa maquina que te abre de piernas! y mas esa donde te echas boca abajo en diagonal y levantas el peso con la pantorrilla! Te coloca en una posicion vulnerable! jajajaa

Mocho dijo...

Pues muy bienvenido, Gary, aunque llegas a "blog con actualización semanal", se siente.

Y gracias a todos por vuestros comentarios, me gustaría alguna opinión sobre si me debo meter en una clase de spinning, con "testimonio" personal, a ser posible.

Sobre los resultados diremos que estoy como siempre, no hay grandes novedades, pero un poco menos redondo.

Ay las tetas, Meg, ay las tetas, como si no tuviera uno problemas con el caimiento ahora me llegan los culillos menguantes.

Starfi, para ottoloquizarme todavía me queda muuuuucho. Y son culillos, en plural. La máquina del despatarre es... una tortura.

Ángel no, no hemos llegado a esa fase. Ayer llegaba yo del super, tx de su clase de inglés, nos miramos y dijimos: "hace mucho frío, ¿no?

Al amigo Eleuterio le diré que esos gorros no pueden sentarle bien a nadie más que a su M. Porque vienen muy bien para el frío invierno y sobre todo para salir con el pelo húmedo del gimnasio, pero lo que se dice sexy, poco tienen de ello. La próxima vez que observe Vd. a un caballero mirándolo con ojos golositos piense que lo mismo estaba intentando contar los puntos del gorro para hacerse uno él mismo.

Driver, es lo típico: compro diez, voy dos días y patrocino el gym.

MM, yo como mucho plátano, en todos los sentidos de la palabra.

Y 2 soles, lo de la fauna promete, a ver si me sale algo inspirado.

Anónimo dijo...

Hola! Primera vez que te comento, no me resisto porque yo soy anti todo lo que tenga que ver con hacer deporte, y con los gimnasios en particular. He puesto a Dios por testigo que jamás volveré a pisar un gimnasio (después de haber malgastado dinero apuntándome y yendo una vez). Creo firmemente en que el deporte es malo para la salud y ahí están las pruebas, el único que no practica (deporte) de toda mi familia y el único que no se ha fracturado ningún hueso haciendo ese tipo de insensateces. Peeeero reconozco que tiene mucho mérito, aunque lo tengo más que controlado el Pepito Grillo interior a veces susurra que ir al gimnasio pudiera ser hasta sano y conveniente). Lo dicho, yo no iré nunca, pero tenéis mucho mérito, más aún si se va sin ganas. Eso sí, si se pierde culo yo denuncio, uno no está para eso!
Fran desde la perla del Turia.

Mocho dijo...

¿La Perla del Turia? ¿Mislata? No escribo más que me tengo que preparar las camisetas color rosa Loewe temporada 2013 para ir al gym

Anónimo dijo...

Nooooooo :) Valencia city! La perla del Turia, el Varonío de Rita, o como les gusta decir en Canal 9, el cap i casal! (pero que conste que yo contra Mislata-Almassil no tengo nada)

Mocho dijo...

aaaah, en este blog a VillaRita se le llama... VIOLENCIAAAAAA

DiegoC dijo...

Prueba con el Body Attack,que se te van a caer los cascajales al suelo,no te digo más ná.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Pues perder 6 kilos sin dejar de comer guarreridas, dietas o no privarte de nada, de verdad que es un logor, y veo que sigues el mismo criterio de "alarma gordo" ¡si miro para abajo y me sigo viendo la polla, nada que temer...! jejeje....

Peritoni dijo...

La verdad es que os admiro y aún no me lo puedo creer.
Lo del spinning ese dicen que crea adictos pero me temo que es un mata personas.
lo sé por otros, que yo he sido de los de mantener gimnasio (caro) y no durante unos pocos meses solamente.
Seis kilos en ese tiempo es mucho creo yo.Ánimo!
Ah, y odio Decathlon y sus marcas absurdas que todo el mundo compra. He dicho.

Sufur dijo...

¡Seis kilos en tres meses! Yo nunca he conseguido adelgazarlos en toda mi puta vida. ¡Brava!

Lo del culillo lo arreglarás en cuanto empieces con las sentadillas y el press de piernas, ya lo verás!

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin