Razones para no apuntarse a un gimnasio

 
  
Mitchell Shepherd escribió hace unos meses una guía con una serie de razones por las cuales no debes apuntarte a un gimnasio. Repasemos algunas:

1. Cuesta dinero
Si tu problema es "sentirte mejor", córtate el pelo, cambia de estilismo, hazte unas nails o, directamente, contrata un servicio de prostitución profesional.


2. Enfermedades
Los hongos y las bacterias adoran los gimnasios. Ropa sucia, suelos de las duchas, regañetas sudadas... vamos, que te lo pasarías mejor entrando en cualquier labo y lamiendo directamente las placas Petri.


3. Salud mental
Siempre va a haber alguien más cachas, más delgado, más fibrado o con un chandal más estiloso y con más brillos que tú, así que la mejor manera de no deprimirte es evitar a esa gente.


4. Los monitores
O coaches, como dicen en La Voz (couches, couches). ¿No te parece que están un poco idos de la olla? ¿O que si son tíos sólo atienden a las tías? ¿O lo que disfrutan haciéndote sufrir en las clases de spinning?


5. Esteroides
No seas ignorante. Más tráfico de estupefacientes que en cualquier discoteca de ambiente.


6. Los ligues.
Desengáñate. Si alguien intenta ligar contigo seguro que es un pervertido mirón o la mosquita muerta que luego resulta tener una mazmorra sadomaso en el sótano de su casa.


7. Los vestuarios.
A no ser que seas gay o lesbiana, poco tiene de interés ver tetas colgantes y escrotos arrastrados. Ah, pero es que ¡éste es un blog de temática gay! Nada, nada, no digo nada.


8. ¡El spa!
Esto es lo que más miedo da. Ves los hombros de los demás, que denotan que sus manos se están moviendo, pero como están debajo de las burbujas sólo puedes intuir las marranadas que están haciendo. Disgusting.


9. Ver a la gente posando en el espejo
Se supone que se miran para mejorar su técnica, pero luego lo que hacen es sacarse una foto con el ipod para luego recortarla y ponerla de perfil en el Grindr diciendo que sólo buscan "tíos de gym". ¿Vas a acabar como uno de ellos?


y 10. Porque una rutina básica de gimnasia la puedes hacer en tu casa.
Y no me refiero a estiramientos retorciendo el mocho en el cubo o mancuernas con la plancha. Y es gratis, limpio, no estresa, no hay frikis, no tienes que ver minipollas arrugadas ni prolapsos colgantes, ni a adonis posando.

Pues bien, todas estas razones NOS LAS HEMOS PASADO POR EL FORRO DE LOS COJONES, porque, señoras y señores, desde hace unos días, TX y yo nos hemos apuntado a un gimnasio.


¿Y por qué?

1. Si es caro. No, no es caro. Son 19,90 +IVA al mes.
2. Si pillas hongos. No menos que en cualquier barucho de ambiente. Además, llevo chancletas para la ducha (y no, no me pienso gastar 40 € en mi vida por unas zapatillas de dedo por mucho que se llamen Havaianas).
3. ¿Y tu salud mental? ¿Tú sabes la envidia de camiseta que llevaba yo ayer y cómo se me quedó mirando un tipo mientras disimulaba mi terrible dolor al hacer abdominales? Pero yo divina, oiga.
4. ¿Y los monitores? Se llama Boris, es majísimo y nada más ver nuestro tonelaje lo tuvo claro, señaló a la zona de cardio y dijo: "vuestro sitio está ahí".
5. Esteroides. No me drogo.
6. Los ligues. Voy con TX, que con su mirada seria fulmina a cualquier posible admirador.
7. Los vestuarios. Mira, yo me quito las gafas y no veo nada de nada, o sea, borrones y manchas de colores. Así que en los horrendos ni me fijo y cuando hay que mirar, me pongo las gafas. Coño que soy maricón. De todas formas alucino mucho más con las conversaciones que allí se tienen que con los cuerpos.
8. El spa. No tiene.
9. La gente posando. Me queda mucho, pero que mucho mucho, para llegar a la zona del espejo y sacarme una foto no ya para el Grindr, sino para el u4bear. Tranquilidad en ese sentido.
10. Ejercicio en casa. Sí, por eso la bici elíptica que tenemos es un perchero ideal.


Nos han abierto un gimnasio en el polígono y nos hemos apuntado, coño.

Los resultados, próximamente, en este su blog.
Y he aguantado como un jabato la clase de CardioBox (lo que se viene llamando Body Combat pero sin pagar derechos de autor) de 45 minutos pegando puñetazos y patadas al aire. Y superando en unos 15 años la media de edad de todos los asistentes. Pamorirse.

Dentro de nada ya podré dar los buenos días en twitter como un buen vanessito.


12 comentarios :

Ramsey dijo...

Yo es que con los videos de batuka ya me vale :p

MM de planetamurciano dijo...

¿Por qué pagar dinero cuando se puede subir y bajar las escaleras, montar en bici, o irse al parque a hacer abdominales?

Hidroboy dijo...

Pues mira, yo pensaba como vosotras. Yo era muy de "¿para qué pagar si al fin y al cabo como no hago nada con poco que haga en casa ya se nota?"

Y por eso me compré el Kinect. Y me puse yo ahí pim pam con mis bailecitos y mis sesiones de cardio boxeo que son geniales.

Pero se ve que me he vuelto vigoréxica y ahora necesito máquinas y pesas y esterillas y olores varios porque no me llena.

Así que en cuanto me mude a Madrid lo primero que haré será buscarme un gimnasio. Y a alguien para ir al gimnasio. Porque perder peso en casa se puede perder (yo ya llevo unos 13 kilos) pero si quieres ponerte como Joe Manganiello tienes que meterte en antro de estos.

DiegoC dijo...

Yo llevo algo más de seis años enganchado a los bodybodys (con licencia) y feliz de la vida.Y el mío sí sale caro (al pie de los 100 napos/mes con la última clavada de IVA),pero como es de los pocos vicios que tengo,me la pela.Y eso que casi me cruzo Madrid entero para ir (Legazpi-Chamartín,ahí es nada).Por lo demás,hace tiempo que aprendí y asumí el lugar que ocupo en la pirámide evolutiva,así que sin complejos.Por supuesto,nunca tomaría esteroides (lo único que tomo es tribulus,que es un hongo que supuestamente te sube la testosterona,pero casi es por otros motivos más....íntimos).Y en sintiéndolo mucho,mientras las canillas y el bolsillo me aguanten,creo que seguiré enganchado.Nos vemos en Body Attack,Mocho.

Eleuterio dijo...

No necesito aclarar por qué me encanta que vayais al gimnasio: para que integréis la tribu de los que vamos a esos antros.
No estoy seguro que SÒLO con aeróbicos os pongais en forma, también se dice que un trabajo con pesos también ayuda a quemar calorías por que a mayro masa muscular = mayor quema. Quizás venga en el futuro.

Hay mucho bigardo en mi gimnasio pero apenas converso con la gente. Salvo por un adolescente de 19 años, enorme, que me pide conejos de entrenamiento y ME TRATA DE USTED. Un poco horroroso, sí.

Eleuterio dijo...

Cuidado: lo del gimnasio puede ser adictivo, je, je...

Mocho dijo...

Sí, los gimnaníacos sois secta, y tranqui, que también ahremos fortalecimiento muscular, pero todo a su tiempo.

¿De usted? ¿hay usted en alemán?

DiegoC estoy por ir a la clase de baile con estilos, jajajaja

Hidro, same con la Wii

Batukaaaaaa? Muérome. Sí, a lucir el chándal en el parque con los niños, andeusté

DiegoC dijo...

Si tienes cojones,ve.Eso sí,cuando no puedas ni arrastrar las zapatillas,me lo cuentas.Que desde fuera parece una parida lo de los bailecitos,pero ahí me gustaría ver a más de uno de los machotes mascachapas yolounicoquehagoeslevantarpesas,a ver si aguantaban una hora de clase.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Jajajaja.... Me he meado de la risa, como siempre, con tu lista de topicazos gimnásticos, de gimnasio, digo, aunque me parece bien que os apuntéis, si es que os ha dado por la vida sana, yo no soy de nada que suponga un esfuerzo físico, salvo los 8 kilómetros que me meto en el cuerpo yendo a trabajar (cuatro para ir, y cuatro para regresar, andando) ¡Eso sí, yo ando mucho! ¡Y comprobado con un podómetro, que no me lo invento, jejeje....!

Sufur dijo...

¡Bienvenidos al fascinante mundo la vigorexia! Entre las conversaciones de los Vanessos poligoneros y las vistas de las duchas (empecé a llevar lentillas únicamente por eso), a mi el gimnasio me produce unas risas y unas endorfinas que te mueres, tia.

En serio, ya verás qué bien

Otto Más dijo...

Bienvenida, amiga! Estoy superorgu de vosotras!

Justo dijo...

Jajaj.. totalmente con vosotros.. la primera parte me estaba defraudando.. ¡pero me has dado el sorpresón con la segunda!

Mi calidad de vida ha mejorado desde que me apunté al gimnasio, y a vosotros os pasará lo mismo, cari. ¡Y más con ese precio que habéis encontrado!

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin