Tres Blancanieves, tres madrastras

 
 
Este año hemos tenido tres pelis inspiradas en el cuento de Blancanieves.

Tres películas bien diferentes entre sí y cada una orientada a un tipo de público pero con una característica común: su mayor atractivo y reclamo publicitario es el personaje de la madrastra. De hecho, la gente conoce las películas por "la Blancanieves de Julia Roberts, de Charlize Theron o de Maribel Verdú".


La de Julia Roberts es para niños. Es un puro delirio de decorados colorinchi y vestuario repimpollé y la que más puede parecer un cuento, tanto estética como argumentalmente. Está bastante cuidada y las interpretaciones son "aseaditas".

Y digo aseaditas porque la Blancanieves (Lily Collins) se limita a sonreir y estar mona, el príncipe a hacer el pavo, Nathan Lane a hacer de malo torpe y la reina a hacer el ganso. Julia Roberts se encuentra comodísima haciendo comedia, y es precisamente cuando se pone en plan serio cuando la caga, porque la mujer no es que sea un prodigio de expresividad. Pero de payasa es ideal.


Es una película que cuando la empiezas a ver sueltas "cómo me he podido meter a ver este bodrio", porque el argumento es un auténtico coñazo. Para salir por patas. Pero hay que tener un poquito de paciencia, que luego la cosa mejora, se vuelve bastante gamberra y la segunda parte es muy divertida. Es una payasada simple y entretenida.

Eso sí, el final es para echarse a llorar. Hola, no sabemos qué hacer para terminar la película, ¿qué hacemos? Pues pon a cantar a la prota. Patético.



Peli para llevar a los sobris, de sufi raspao.


A los pocos meses llegó la de Charlize Theron.

A ésta le pasa lo contrario que a la de la Roberts. Empieza bastante bien pero llega un momento en el que se cae con todo el equipo y ya no levanta cabeza.

La estética es oscura, tirando a épica, con toda una batería de efectos especiales trabajadísimos. Pero no de los efectistas, sino de los que están ahí pero casi ni se notan.


Y como ya he dicho la peli está bien en su primera parte pero se desmorona a partir del primer encuentro entre Blancanieves y el cazador. ¿Casualidad? ¿Es que el Chris Hemsworth de Pataky es sólo una masa de carne y la Kristen Stewart un trozo de corcho blanco? Pues en parte sí, pero también la calidad del guión se desploma a niveles decepcionantes: los diálogos son de Segundo de ESO y el argumento se convierte en una serie de batallitas de lo más trilladas y previsibles, con un toque grandilocuente (discursito patético incluido). De pena.

La peli la salva Charlize Theron que francamente está que se sale y no sólo por guapísima, sino por conseguir crear el único personaje trabajado del film, con sus contradicciones y sus razones de hacer lo que hace. Brava.



Chris de Pataky salva el tipo, pero SÓLO SE QUITA LA CAMISA EN UNA ESCENA. ¿Es que se nos va a convertir ahora en un actor de método? No, hombre, no. La Stewart pasa tan sin pena ni gloria como la Collins de la peli de la Roberts.



Peli para adolescentes, de sufi.



Y llegamos a la tercera Blancanieves, la de Maribel Verdú. (clic)

Muda, en blanco y negro y ambientada en el mundo de los toros en la España de los años 20 (del siglo pasado, claro). Pa echarse a temblar, ¿eh?

Aquí la estética está cuidadísima, con una fotografía impecable y un trabajo de ambientación, música y vestuario (viva Cornejo) sobresalientes. Para completar la evocación años 20 total falta que los actores hubieran interpretado exageradamente como en la época del cine mudo, pero es que entonces nadie iría a verla.


Siguiendo fielmente el argumento del cuento, aquí ya perdemos por completo el tono infantil o juvenil. Es una historia para adultos. Funciona y, lo más importante, no chirría, que es difícil.

Parte importante se la llevan las interpretaciones. Blancanieves está estupenda tanto de niña como de jovencita, provocando ternura pero sin llegar a la cursilería. Y hay detrás un batallón de secundarios de auténtico lujazo: los enanitos, el padre, la abuela, el apoderado...

 
Y la madrastra, claro. Maribel Verdú. Reconozco que no soy nada fan de esta mujer, que su forma de hablar no me gusta y que hasta El Laberinto del Fauno, donde me parece que está excelente, su presencia era razón de peso para no ir a ver una película.

En Blancanieves la Verdú empieza de una manera estupenda, sólo con dos miradas es capaz de expresar perfectamente el carácter del personaje. 

Luego ya se vuelve un poco loca del potorro. Pero es que es normal, imagínate, como ella ha dicho, que llegas al rodaje y cada día te tienes que poner tres modelazos impresionantes y encima hacer de mala perversa. Sí, se nota que lo está pasando bien y se desmadra bastante y se pone payasa. Aún así, hay escenas, como la del retrato con perro, en las que está soberbia y lo dice todo, una vez más, sólo con una mirada y un mohín. Es una actriz que bien dirigida puede hacer maravillas, y me estoy reconciliando con ella.

Desde luego, lo que levanta la película es una música estupenda y la presencia de la Verdú.


Lo que no me ha gustado ha sido el final. Desde la escena de la manzana todo se precipita tanto en velocidad como en altura y... le falta emoción. Ni la escena en toriles ni la del final finalísimo, por muy estéticas y hasta poéticas que sean, tienen la fuerza necesaria como para poner el punto final a la película.  Pero vamos, comparado con la canción de la Blancanieves de Julia Roberts, es de Óscar, fíjate.

En fin, que vayas a verla, que está más que bien. Ayer la proyectaban en el Teatro de la Zarzuela con música en directo y cantaora. Queríamos ir pero joer, los precios estaban un pelín desmadraos.

Peli para todos, de notable alto.



Y que después de ver las tres puedes coger ideas de figurines para nuestra ya tradicional fiesta anual de señoras, que está al caer.

8 comentarios :

MM de planetamurciano dijo...


Yo con la Blancanieves de la Verdú tengo ganísimas de ir al cine, que no es poco. Ojalá tenga suerte en taquilla.
Por cier, no es pa que le da rabia, pero dicen que los aplausos en el Teatro de la zarzuela fueron interminables.

Ángel dijo...

Sólo he visto la de la Verdú y me gustó bastante. Ahora, ella me cae tan fenomenal que ya me tiene ganado de entrada.

Sobre Charlize Theron sólo diré que me parece la actriz más guapa y una de las mejores de su generación. LOVE.

chuiks.

(me he saltao a la Julia? xD)

Sufur dijo...

Yo también estoy haciendo un esfuerzo para reconciliarme con la Verdú. En los viejos tiempos, yo solo la mentaba para hacer "la prueba de la Verdú", que consistía en lo siguiente: ¿no sabías si el nuevo de la oficina era gay o no? Mentabas a la Verdú. Si decía "qué buena actriz es" o "qué estilo tiene", maricón seguro.

Ken Krap dijo...

Mmmm al principio tenía reticencia a ver la española, pero después de ganar en Sanse... de las que has dicho me quedo con la de la Roberts y la original, claro. La de Theron fue un coñazo importante...

Observatorio Gay Granatense dijo...

Es que el mito de BLANCANIEVES es universal, lo mires por donde lo mires, todos tenemos nuestra "madrastra" particular dándonos por culo todo el día, intentando arruinar nuestras vidas, y siempre tendremos nuestros TX particulares que vendrán a nuestro rescate si hace falta... ¡Y la de manzanas prohibidas que circulan por ahí, jejejeje.....!

http://demadrastrasyotroscuentos.blogspot.com.es/ dijo...

Qué mala prensa tenemos las madrastras!!!! y cuanto daÑo nos ha hecho el cine:) Os aseguro que ser madratras no es sinónimo de mala y bruja!!! Si queréis compatir más experiencias sobre cómo ser mamá y madrastra os espero en mi blog http://demadrastrasyotroscuentos.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

BLANCANIEVES ES MI PRINCESA FAVORITA!

Anónimo dijo...

YO CONOZCO ESTAS BLANCANIEVES Y ESTAS MALVADAS MADRASTRAS DE BLANCANIEVES:
TARYN DAVIS,MONICA KEENA Y SIGOURNEY WEAVER(1997).
KRISTIN KREUK Y MIRANDA RICHARDSON(2001).
LILY COLLINS Y JULIA ROBERTS(2012).
KRISTEN STEWART Y CHARLIZE THERON(2012).
DISNEY(1937).
JETLAG PRODUCTIONS Y GOODTIMES ENTERTAINMENT(1995).
ELIZABETH MCGOVERN Y VANESSA REDGRAVE(1984).
DIANA RIGG,NICOLA STAPLETON Y SARAH PATTERSON(1987).

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin