Ladies night (una fiesta de señoras)


Superada ya la etapa de los grupos de señoras de facebook y las fiestas para señoras del Qué Maravilla, un grupo de intrépidas aventureras decidió conservar la antigua tradición de contar historias de miedo la noche del 31 de octubre. Y qué mejor historia de miedo que realizar un pase de modelos "de señoras".

La cuestión estaba en ir "de señora", no de drag queen ni de fulanilla del tres al cuarto, ni de mamarracha de fiesta de nochevieja de extrarradio, no. Había que ir de señora. Y la cosa no era sencilla, no.

No me pienso enrollar aquí con los preparativos porque eso daría para una entrada de blog ETERNA. Sólo puedo decir una cosa: ¿¿¿SABEN USTEDES LO DIFÍCIL QUE ES PINTARSE LAS UÑAS DE LA MANO DERECHA???

Desde aquí mi más rendido homenaje a todas esas señoras que día a día tienen que sufrir el suplicio de acicalarse, maquillarse y pintarse.

Cosmética aparte, vamos a lo que interesa al chafardero lector de este blog: LAS FOTOS. ¿Que no? ¿Que no me habéis estado machacando a mensajes dos días en Facebook para que las ponga? Pues allí van.

Bienvenidos al pase de modelos de LAS SEÑORAS.
Todas ellas llevan un bonito círculo u óvalo blanco en la cara para preservar su intimidad y sobre todo porque si ven su foto en este blog primero me matan y luego dejan de ser mis amigas. Y no es plan, oyessss.


Empezamos con Camilla y su elegante vestido de chaqueta con blusa de encaje fantasía y fajín con flor ornamental. Con su altura y su aire añejo dio el toque british a la reunión.


Máxima, sin embargo, optó por un aire alegre y decididamente retro, combinando a la perfección el punto con la falda calada. Su estilismo capilar a lo Louise Brooks realzaba su estilizada figura.


Esperanza sorprendió con un atrevidísimo modelo estampado de inspiración pictórica y un broche que fue la comidilla de toda la reunión. Fue la demostración de que un peinado desigual no está reñido con el saber estar.


Aunque para saber estar, Penélope, con un Chanel vintage de dos piezas tipo azafata de PanAm con el que demostró en todo momento saber mantener la compostura.


De Galliano para Kiabi vestía Rania, con una clara recuperación de la moda hippy setentera audazmente complementada con lentejuela y pedrería variada. El crucifijo Madonna style fue duramente criticado por los sectores más conservadores de la reunión.


Y en el más tradicional estilo del descorche e inspiración Gilda, Noor lució minivestido ajustado, guantes largos y lujosos complementos valorados en un potosí.


Cayetana, sin embargo, fiel a su estilo, fue la de apariencia más juvenil y cosmopolita, desigual y desenfadada como es ella. El broche y collar, herencia de la familia.


Terelu quiso ser una señora más cercana, más de andar por casa, optando por un conjunto a topos de Lagerfeld para Primark con un aire muy Gwenno Pipette.


Gwyneth causó impacto con su conjunto bicolor a cuadros de Vichy en punto pelota con casquete incluido, siendo la envidia de todas las asistentes por la calidad de sus accesorios y complementos.


Letizia sufrió lo indecible con los árboles de la calle que se empeñaban en chocar con su impresionante moño "arriba España". Y fue capaz de conducir a pesar de la ya legendaria altura de sus taconazos. Un éxito.


Gloria Camila se presentó con un diseño estampado valiente y agresivo que acentuaba su temperamental busto, semioculto tras una aparente fragilidad e ingenuidad.


Y finalmente Vaitiare, exquisitamente maquillada, vestida y peinada para la ocasión, demostrando que donde hay clase, hay clase. Ni siquiera una incómoda manchita menstrual eclipsó su brillo.

Todas posaron para la fotografía que daría la vuelta al mundo de Whatsapp en Whatsapp.


ATENCIÓN, SI ALGUNA SE SIENTE MOLESTA PORQUE HE PUESTO SU FOTO, QUE ME LO DIGA Y LA QUITO, SIN MALOS ROLLOS NI PSICODRAMAS, ¿OKÁ?

Lo mismo digo a los que saben quién es quién, que se corten en los comentarios de identificar a personas, vegetales, animales o bloggers. ¿Entendidoooo?

Porque sí, querida amiga, como puedes imaginar, la cosa acabó MUUUUY MAAAAL.

Vamos, que había quien quería que fueran todas al bingo de esta guisa.


Y ahora te pregunto a ti, querida lectora: ¿Cuál es tu favorita?


Blog Widget by LinkWithin