Tres paseos por Madrid


Me escribe un lector del blog pidiéndome que haga un itinerario para turisteo por Madrid similar a los que hice de Londres, Salamanca, Berlín o Praga.

Mira, chico, es que precisamente esto lo comentábamos ayer, que mira que es difícil hacer una ruta turística de donde se vive. Y es que estábamos paseando por los aledaños de la Plaza Mayor cuando vimos a un señor feísimo y con unas patillas que daban asco vestido de bandolero y armado con un trabuco en la puerta de las Cuevas de Luis Candelas. Y claro, nosotros lo miramos horrorizados, pero el que llega a Madrid de visita es lo que quiere ver, y no que lo lleves al sitio más recoleto y más chic que no conoce nidiós.

Así que voy a ver si soy capaz de sintetizar unos paseos por lo más emblemático del centro de Madrizzzz.


Y para ello tiro del email que envié a la prima de mi tx cuando vino desde Suíza con unos amigos suyos de un club de fotografía.

Lo primero, una advertencia: en Madrid se roba mucho a los turistas en la zona centro. Así, al descuido. Así que bolsos cerrados y custodiados, carteras en el bolsillo delantero del pantalón, móviles guardaditos y cuidado con la gente que se queda parada de golpe en las puertas del metro o en los semáforos provocando choques. Al grupo de fotógrafos suízos les robaron dos veces en un día. Sí, iban un poco como en Babia, pero avisado vas.

Y ahora, vamos a ver esos tres itinerarios fotográficos por Madrid. Ni que decir tiene que a la prima del tx no le pasé mis comentarios, sólo los paseos, que luego crío mala fama en la familia. En los mapas de abajo puedes hacer clic, moverlos, ampliarlos y disminuirlos como si fueras una deidad olímpica.

Como de costumbre en este blog, son recorridos para ver las cosas "por fuera". Ya para visitas más detalladas, consulte su oficina de información turística más cercana.

Ruta 1: De Retiro a Sol.


Partimos del metro Retiro (línea 2, la roja) (A).
Mirando hacia el este vemos la Torre de Valencia, edificio setentero muy criticado porque se cargó la perspectiva visual de la calle Alcalá. Y hacia el oeste, la famosa Puerta de Alcalá (B). Cuentan que Marisa Berenson se enfadó un año que fue jurado en el festival de cine Imagfic de Madrid y dijo que quería irse dando un portazo a la puerta más famosa de la ciudad. Y que cuando la llevaron a la puerta de Alcalá no pudo hacerlo porque... ¡no tenía puertas! En efecto, la Puerta de Alcalá no tiene puertas. Es así. Los organizadores dijeron que a la Berenson le importaba un pimiento el modesto festival madrileño y que lo que quería era sacarse un billete gratis a Europa. Y de todas formas lo dejo aquí porque me estoy enrollando y porque probablemente no tengas ni puta idea de quién es Marisa Berenson.

Si tienes la mañana libre visitas el parque del Retiro. Si no, bajas Alcalá hasta la plaza de Cibeles (C) donde están el palacio de Telecomunicaciones (antiguo Correos y ahora mismo Ayuntamiento de Madrid, se puede subir a un mirador) y el palacio de Linares (La Casa de América, donde se dice que habita el fantasma de una tal Raimunda).

Sigues Alcalá arriba hasta el cruce con Gran Vía (D) para ver el edificio Metrópolis y el Círculo de Bellas Artes (depende del día y hora, se puede subir a la terraza). Sigues hasta la plaza de Canalejas (E) y ya tiene que haberte entrado tortícolis de mirar hacia arriba, porque lo más interesante de los edificios de esa zona está en las azoteas. Sí, la escena final de "La Comunidad" de Álex de la Iglesia se filmó ahí, sí. En Canalejas compras una cajita de caramelos en La Violeta porque eres un turista típico y a las mamás y tías Malenis les encanta.



Andando por la calle del Príncipe se llega a la plaza de Santa Ana (F), que se ha convertido en guirilandia. O sea, no te sientes en una terracita a tomar algo porque te pegarán un palo fino. Aunque total, si es una cervecita tampoco va a ser un dispendio. Ahí están el Teatro Español y el hotel Reina Victoria, que ahora se llama ME y es de un pijerío imposible, cuando de toda la vida era el hotel donde se vestían los toreros y desde el que salían las cuadrillas para ir a la plaza. En una esquinita, el Villa Rosa, un tablao que ha sido de todo, hasta bar moderniquigay en los 90. Entras, le dices al de dentro que quieres información para reservar, ves los artesonados y los arcos y te largas.

Atravesando la plaza del Ángel y Jacinto Benavente, la visita seguiría por la plaza de Santa Cruz (G) hasta la Plaza Mayor (H). Ni caso a las indicaciones de Google Maps, que se vuelve loco cuando es una ruta peatonal. Si después de sacarte las fotos quieres tomar algo, ojito: ya sabes que en las terrazas te van a sablear inmisericordemente. Así que mejor irse a la calle Botoneras a tomarse un bocata de calamares a el bar LA IDEAL o a comer bien (y pagar, también) a Los Galayos, que está enfrente. Vista obligada de la Posada del Peine, en la calle de las Postas.

De la Plaza Mayor sales por el Arco de Cuchilleros (I), ves al feo bandolero y subes hasta el Mercado de San Miguel (J), que es un intento de Covent Garden Spanish Style. Puede quedar muy posh tomar una copa de cava con media docena de ostras, pero siempre está hasta la bola de gente. Ahora, aunque no tomes nada, hay que verlo. En el lateral está la taberna "La Pizarra", una de mis favoritas para tapear por la zona, con muy buen servicio y a muy buen precio.



Bajamos Mayor hasta la Plaza de la Villa (K), pasando por el piso de nosecuantos balcones a la calle que se ha comprado María José Cantudo y que todavía no tenemos localizado (grrrrr). En la plaza, se ve la fachada del Ayuntamiento y la mudéjar torre de Lujanes, que se supone que es el edificio más antiguo de Madrid.

Sigues bajando Mayor hasta el viaducto de Bailén, que es el sitio favorito de los suicidas de Madrid, por mucho cristal que le pongan para evitarlo. No te tires. Gira a la izquierda hasta ver la estatua de "Juan Pablo II espantando a las palomas en la catedral de la Almudena". Detrás justo te tomas un vermú en El Anciano Rey De Los Vinos (L) porque es lo que todo turista debe hacer.

La visita a la catedral es opcional. Francamente, de bonita no tiene nada, y cada añadido que le ponen es un espanto mayor que el anterior. A mí lo único que me gusta es el techo, que está pintado de manera que parecen tablas de surf. Más interesante es rodearla y visitar la cripta, de un neogótico supertétrico, que hará las delicias de los aficionados a películas de Harry Potter.

Volviendo a la catedral, vemos el horizonte con la sierra de Madrid al fondo, si las obras nos dejan, claro, el patio de Armas del Palacio Real, su fachada y la Plaza de Oriente (M). En la visita al palacio no te enseñan muchas estancias (de hecho, más de la mitad del palacio está vacío) y no se hace larga. Si no hay mucha cola es curioso de ver. Una opción (N). En el balcón, Felipe y Letizia hicieron ese amago ridículo de beso nupcial y era donde Franco salía a dar sus discursos.


Enfrente está el Teatro Real (O), que tiene forma de ataúd. Si se tiene ocasión, la visita al deambulatorio de la segunda planta supone la mayor agresión cromática que tu vista pueda sufrir, con un salón de cada color y un restaurante que es así como un burdel de las mil y una noches.

La parte de atrás es la plaza de Isabel II, conocida como Ópera (P) y que ha sufrido tantas remodelaciones que no sé cómo te la puedes encontrar. Allí se han encontrado los vestigios de la antigua fuente de los Caños del Peral, que ahora mismo están DENTRO de la estación de metro. Y, para hacer la gracia, en la superficie han plantado una reproducción espantosa de la fuente que no encontrarías ni en la más horrenda tienda de accesorios de jardín.

Sigues por Arenal hasta la Puerta del Sol (Q). Sí, dirás como Marisa Berenson, que se llama Puerta y no hay puerta. Pues es la Puerta del Sol, que se supone que es la plaza más emblemática de Madrid y que los distintos alcaldes se encargan de destrozar año tras año colocando estorbos (esa horrenda estatua ecuestre) y cambiando de sitio cada dos por tres a la Mariblanca (con lo bien que estaba en Recoletos la pobre) y al símbolo de la ciudad, El Oso y el Madroño. 

Mirando al Sur ves el reloj desde el que se dan las campanadas de fin de año y ya está, fin del recorrido.

Ruta 2: De Sol a Atocha


Saliendo de la Puerta del Sol (A) vas por la Carrera de San Jerónimo hasta el Congreso de los Diputados a hacerte la foto de rigor (B). Si eres pija y no te importa pagar un pastizal por un agua mineral, a mitad de camino te puedes tomar algo en el bar del hotel Urban, donde se reirán de tu cara de paleto al ver la cuenta. A la derecha tendrás el Hotel Palace, pero ya se te habrán quitado las ganas de "tomar algo" en un hotel.

Atraviesas la plaza de Cánovas del Castillo, más conocida como Neptuno y bordeas el Hotel Ritz (¿más ganas de hoteles?) hasta el edificio de la Bolsa por la plaza de la Lealtad. Antiguamente aquello era una zona de cancaneo (cruising que se viene llamando) pero desde que pusieron unas farolas que ni el sol, ya desapareció.

Al lado del Ritz está la iglesia de los Jerónimos (D, no hace falta dar la vuelta que pone en el mapa) que, aunque con añadidos neotodo, es de lo poquísimo gótico que tenemos en la ciudad (si no lo único). Escalinata ideal para casarse. El claustro fue incorporado al museo del Prado en una intervención "de las suyas" del arquitecto Moneo. La verdad, es un cubo que no dice nada, pero tiene unas puertas así muy espectaculares.



Bajas al Prado (E) y, si tienes tiempo y ganas, lo visitas, que para algo es la mayor pinacoteca nacional. Las colas para entrar son de escándalo. En la esquina opuesta está el Titatí, o museo Thyssen, donde puedes admirar los dibujitos por los se pelean el niño y la autodenominada baronesa (porque, editando, yo creía que en la aristocracia española no había barones, pero resulta que me corrigen, que sí hay baronías, pero la Diputación de la Grandeza -y olé- no reconoce títulos extranjeros)  (entre B y C).

La ruta sigue por el Paseo del Prado (la calle más cara del Monopoly, azul oscuro, 40.000) hasta el Jardín Botánico a un lado y la sala de exposiciones Caixa Forum al otro (F), con su jardín vertical (una pared cubierta de hierbas, según mi tx). Las exposiciones suelen ser buenas y estar muy bien organizadas.

Sigues hasta la plaza del Emperador Carlos V (G), más conocida como Atocha, donde ves el edificio del Ministerio de Agricultura, la Estación de Mediodía (donde puedes dedicarte al noble arte del ligue de urinarios) y el bar Brillante, para tomar OTRO bocadillo de calamares o, si es por la mañana, un café con porras.

La visita termina (ni puto caso a la vuelta absurda que marca Google Maps) en la ampliación del Centro de Arte Reina Sofía, con su Gernica y esas cosas.

Fin del recorrido.

Ruta 3: Mandril Modelno

Éste es para hacer en autobús y sacar fotos a edificios modernos. O sea, que no es para el turis típico.


Partes de "Las 4 Torres" (A), que tiene un nombre así como muy del Señor de los Anillos (lo odio, lo odio) pero que en realidad son cuatro rascacielos que no tienen demasiada gracia porque están demasiado alineados. Los ves, coges el bus y paras en Plaza de Castilla (B), que tiene las famosas Torres inclinadas que se llaman Puerta de Europa pero todo el mundo las llama "Torres Kio", el monumento a Calvo Sotelo y una columna dorada espantosa de Calatrava que se supone que gira y suena, pero que no lo hace. Un despropósito de plaza.

Bus abajo llegas hasta el estadio Santiago Bernabéu (C) donde está el museo más visitado de Madrid, la sala de trofeos del Real Madrid. A la gente, por lo que se ve, le gusta ver copas. Enfrente, el palacio de Congresos, pastel inmobiliario especulativo por el que se llevan peleando siglos y que sólo se ha salvado de que lo tiren porque tiene un frontal de cerámica basado en un diseño de Miró.

Al sur se puede pasear por el complejo AZCA (D) por Torre Picasso hasta el edificio del BBVA. Los sótanos y patios de Azca son el paraíso de patinadores y parkours durante el día y de maleantes y gente meando en la calle por la noche. Como dicen en la guía Spartacus, AYOR.



En Nuevos Ministerios coges el bus o el metro hasta Avenida de América, donde ves el mamotreto de la UGT (E), típica mole de hormigón de arquitectura brutalista. Andando, a dos pasos está Torres Blancas (F), que de blancas y de plural tienen el nombre, porque se debería llamar Torre Gris. Es uno de los edificios más interesantes de Madrid por su estructura vertebrada en vertical, pero es muy difícil visitarlo por dentro.

Al lado está el hotel Puerta de América, con mucho colorinchi por fuera y con cada planta diseñada por un "artista" distinto. A no ser que estés alojado, tampoco te dejan verlo, pero tú, que ya estás tan acostumbrado a los bares de los hoteles, seguro que quieres tomarte un café abajo o un cóctel en la terraza. Eso sí, no hagas como mi madre y sus amigas quienes, así como quien no quiere la cosa, después del café intentaron colarse en los ascensores y las pillaron.

Fin del recorrido Madrid arquitectura moderna. Hay otra zona en el sur, por Carabanchel creo, por el metro la Peseta, con edificios muy curiosos, pero eso ya es para el turista especializado.

Y hasta aquí los tres recorridos de "Madrid fotografiable". Por supuesto que me he dejado muchas cosas: ¿dónde has dejado San Francisco el Grande? ¿Y la plaza de toros (y el parking) de Ventas? ¿Por que no hemos ni pasado por Gran Vía? ¿Es cierto que han convertido Callao en el Picadilly madrileño? ¿Y Malasaña? ¿De compras por Serrano? ¿O por la parte peatonal de Fuencarral? ¿y Lavapiés? ¿No nos vas a recomendar que nos agobiemos viendo puestos de ropa roñosa en El Rastro? Pues claro que sí, hay millll cosas más por visitar, esto son sólo tres paseos indicativos. El resto, te lo vas buscando tú.

Ya lo sé, estás decepcionada: no he dicho NADA de Chueca.
Pero eso ya iría en otra entrada.
[EDITANDO] Y si lo que quieres es una guía de cancaneo... clic


13 comentarios :

MEG dijo...

Precisamente voy a Madrid este finde, que en Murcia es festivo el lunes y vamos con más tiempo.

Me resulta genial este post, ha venido como caído del cielo, mil gracias.

Álvaro de Cáceres dijo...

las fituresas se volverán locas el año que viene con tantas cosas que no han visto en todos estos años

:D

un apunte, así por decir algo, las baronías sí existen en la nobleza española, otra cosa distinta es que la Diputación de la Grandeza no reconoce títulos extranjeros salvo excepciones, pero hay baronías en españa.

un beso!

Mocho dijo...

¡Editando! Gracias, Álvaro de Cáceres, cómo se nota lo que sabe la aristocracia.

Ahora, lo de la Diputación de la Grandeza me encanta. ¿la van a suprimir, como quieren hacer con las Diputaciones?

MEG, de nada, cualquier cosita la preguntas y yo enchanté.

Eleuterio dijo...

El Madriz Modelno nos tocarà este verano si vamos, es lo ùnico que no conocemos.

A "La Pizarra" le faltamos porque no sabìamos que estuviese tan buena en zona tan turìstica:

2800 dijo...

Sería más de agradecer una ruta de cancaneo madrileño. Y que no sean los sitios sobreexplotados, que ya me los conozco todos.

Mocho dijo...

Para esa ruta necesitaría ayuda, 2800, que yo salgo muy poco por las noches y no soy una discostar como Vd.

Y para el ligue no comercial, clic

DiegoC dijo...

Pues para los madrileños también resulta útil esto,oshe.Que pasa lo de siempre,que estamos aquí y ni lo miramos.

MM de planetamurciano dijo...

Hay días en que pienso que la Almudena es una de las cosas más horrendas de toda Españiiiia y mucho me temo que no ando descaminao.
Siencambio, el cubo de Moneo sí que me parece muy apropiado y desde luego mucho mejor que como estaba antes.
Lo que yo no sé es si despues de advertir lo de los robos, quedan ganas de ir a Madrid...

Mocho dijo...

La Almudena por fuera no es horrenda. Es un pastiche de estilo neo-neoclásico que no desentona demasiado. Ahora, dentro es HORRRRRRRIPILANTE, con esas pinturas que le han plantado o las capillas dedicadas a santos madrileños. Definitivamente no. La cripta sí que merece la pena una visita.

DiegoC, es que ni nos enteramos.

Sufur dijo...

Los puntos fundamentales que he echado en falta en tu guía son:

1. El cocido madrileño, usos y costumbres.

2. Baldosas, chotis y mantones de manila: cuándo volverán a estar de moda.

3. Cómo intentar pasar un fin de semana en la capital del Reino sin pensar en Ana Botella

4. Horarios de la Sauna Central: todos.

5. Itinerario Paco Martínez Soria en "La ciudad no es para mí". ¿Qué hacemos con nuestras gallinas?

6. Identificación de madrileños de tercera generación: ¿de verdad existen o son un mito, como el yeti?

Mocho dijo...

Chufur:

1. El cocido madrileño: el mejor, el de mi mamá. El típico, el de La Bola. El más ladronés, el del Charolés (en El Escorial). El de más fama, el de Lhardy. Luego cada uno dice que el suyo es el más auténtico.

2. Primero descubra Vd. lo que es una parpusa y luego véngase a Madrid un 15 de agosto a las fiestas de la Paloma, más conocidas como "el orgullo chico".

3. Póngase en modo repeat alguna canción de Amaia Montero durante 4,3 horas.

4. Ininterrumpido, como la mugre que debe tener dentro (tachannnn, la sauna center abrió después de que yo conociera a tx, no he entrado nunca, se siente).

5. Véase "el Mandril Modelno"

6. Yo vivo con uno.

Rosarioso dijo...

Me encantan tus "Guías de viajero", además me has hecho poner las gafas 3D y tà jejeje

Anónimo dijo...

la Almudena es un edificio de belleza impresionante, de lo poco bueno que ya se hace, y Moneo un destructor del buen arte, ya está bien de repetir tópicos popularizados por las clases bajas.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin