Mariconismo en tu Apple device





Continuamos con el mundo apple (clic)
No lo niegues. Lo primero que has hecho nada más tener tu iPad, iPod, iPhone o iMierdas ha sido buscar "gay" en la AppStore.

¿Y qué nos sale? Pues todo un mundo de color y fantasía para el mariconerismo.
Básicamente son la evolución del chat gay y las páginas de contactos de toda la vida, con un acusado componente añadido de cotillerío.


La que se lleva la palma es Grindr, de la que ya se habló en su día (clic). Te conectas, subes tu foto y ves a los demás grindreros ordenados por cercanía, sabiendo si están conectados o no. Hasta ahí la novedad, porque el funcionamiento es exactamente igual que los chats de toda la vida, y no tienes más que enviar un "hola" para que te contesten el típico "qué buscas".


También hay opción de bloquear a alguien que no quieres ver o que no quieres que te vea. Es muy divertido comprobar cómo te bloquean los amigos a los que has localizado cuando de repente desaparecen de la lista como por arte de magia.


El perfil típico del grindero es el de hombre cachas sacándose la foto en el espejo del gimnasio, mostrando pectoralia.com y con la cara escondida detrás del móvil. Si ya te vas a provincias la tasa de decapitados asciende de manera vertiginosa. Muy habitual también la "foto en espejo de cuarto de baño", también llamada "yoNOtengoamigos.com"

Hay un Grindr de pago, pero ¿quién va a querer pagar por eso?


Otro sistema similar es el Scruff, que es como un Grindr para hombretones machirulos. Se define como una aplicación para buscar "gay bears, musclebears, cubs, otters, leather men, and their admirers". Y básicamente es lo mismo con el añadido de que puedes ver quién ha visitado tu perfil, con lo que el nivel de autoestima sube (o baja) de forma considerable y el de cotilleo ya no te cuento. Puedes lanzar gruñidos. El despiporre, vamos.


Las fotos típicas del Scruff son casi las mismas que las del Grindr pero con barba. Ah, y hay muchas menos caras ocultas tras el teléfono. En cada perfil puedes marcar si te interesa o no el muchacho en cuestión, y si los dos coincidís, el Scruff os lo comunica. Vamos, una joya.


Jack'd, antes llamada G'd, es más de lo mismo, con el chiste del botón "match", que es lo mismo que lo anterior de decir si te interesa o no, pero te van saliendo perfiles aleatorios.


Para osas no tan divinas (un poco más OWL, vamos), está el iBear, ahora llamado u4Bear por problemas de copyright, que como variación tiene opción de búsqueda. La interfaz es bastante coñaza, de todas formas.

Y como éstas hay varias aplicaciones más, lo que pasa es que ocurre lo de siempre: las caras se repiten y al final se ven los mismos tíos en todos lados.

Hay otras "versiones" de páginas web de contactos en plan aplicación para iPhone o iPad (recon, gaydar...), pero son un rollo porque en el fondo son versiones móviles de las webs y te redireccionan al navegador para que te des de alta, respondas al email de confirmación y blablabla. Y lo que alguien busca en este tipo de aplicaciones es que sean fáciles y cómodas de usar.


Las aplicaciones que son realmente interesantes desde el punto de vista mariconerístico y obviando los contactos del hola cómo eres qué buscas son las que tienen un directorio gay. Es decir, te son últiles para cuando viajas y te quieres mover. Gracias a la geolocalización te dicen qué bares, hoteles, discos, saunas o zonas de cancaneo tienes cerca. El problema es que casi todas las aplicaciones están hechas para Estados Unidos, con lo que si viajas por allí fantástico, pero si estás más cerquita lo tienes crudo.

Por poner un ejemplo, en GayScout si buscas ciudades en España te sale:


Barcelona, Madrid y... ¡ Soto del Real ! Vamos, que una locaza yankee pasó un finde en casa de sus amiguitos en la sierra de Madrid.

Una de las aplicaciones que más me gusta es PinkMap, porque son los propios usuarios los que van añadiendo los locales y se pueden poner comentarios, y aparte es además accesible vía web. Tiene el mismo problema localista que casi todas, pero ésta es alemana, así que viene muy bien para los europeoviajantes. También tiene su opción de contactos personales, un poco -muy- liosa, la verdad.


A diferencia de las otras, en vez de salirte un directorio de negocios o una tabla llena de fotos, la pantalla inicial es un mapa por el que navegas y ves lo que hay cerca (o lejos).


A nosotros nos vino muy bien en el viaje de vacaciones de este verano a Alemania. Aparte, recibí muchos mensajes de tiarros alemanotes que querían hacerme de todo en el club más inmundo del universo entero. Entonces yo les decía que si el sitio que me proponían era accesible en silla de ruedas porque iba acompañado de mi novio accidentado. La actitud cambiaba radicalmente y ya se volvían todos solícitos y amabilísimos, nos recomendaban ir a tal o cual bar y se comportaban como auténticas abuelitas encantadoras. Cómo son estas germanas.


Ni que decir tiene que todas estas aplicaciones tiran de GPS o de geolocalización vía 3G, con lo que la batería de tu teléfono o iPad se va en un suspiro, así que si vas por la calle y ves a una marica desesperada buscando un cargador, ya sabes a lo que se dedica.

Ah, tienes que buscar gay en la App Store, porque si pones "marica" lo único que te sale es:


MariCarmen

Sé de más de uno que se privaría por tener una aplicación de iPhone llamada Maricarmen, no te rías.


M - Pop Muzik

Ah, y por cierto:

Ya tengo el iPhone4 con jailbreak, he he he

Blog Widget by LinkWithin