El imaginario del doctor Parnassus


-Hola, soy Terry Gilliam. Pertenecí a los Monty Python y en 1985 rodé Brazil. Y sólo por eso ya me tenéis que considerar un genio y el director de cine más imaginativo del planeta. Y aunque mi última película sea un tostoncete todos tenéis que decir oooh y admirarla.


Imagino que básicamente eso es lo que pensaría Terry Gilliam de su Imaginarium del Doctor Parnassus. Es una película visualmente muy impactante pero tirando a castaña pilonga.

Y es que la historia que cuenta es más simple que un botijo, pero el director la estira y la adorna alargando la peli hasta extremos que pueden desesperar al sufrido espectador.

Gilliam tira de su elemento favorito: el artificio visual. Hace que los personajes se muevan en un carromato itinerante de circo lleno de cachivaches, telas, artefactos, basura, etc. Los disfraza de la manera más rara posible y los mueve en un mundo marginal. En contrapartida, genera otro universo paralelo donde todo es maravilloso y de colorinchi. Que se lo curren los responsables de la infografía.


Como actores disfraza a Christopher Plummer de Profesor Dumbledore y mete un enano, un niño con cara de gnomo del bosque, un calvo con bombín y una chica con un físico imposible. El toque freak está garantizado. El actor que hacía de "chico", Heath Ledger, se le murió de sobredosis a mitad de rodaje (ya sabéis, niños, no comáis drogas) y le dieron un Óscar por morirse. Pero pas de problème, porque otros tres actores interpretan las partes que Ledger no pudo rodar. Y ha quedado niquelado, porque precisamente uno actúa en el mundo real y los otros en el mundo imaginario, con lo que hasta parece que queda mejor que con un actor solo.


En cuestión visual, y salvo algún efecto que canta mucho, la película es atractiva, con toda una sucesión de elementos que mantienen la vista en la pantalla. Pero el guión flaquea, porque alarga demasiado lo que tendría que estar más concentrado. ¿A qué viene ese demorar en contar lo que le preocupa al doctor cuando todos lo sabemos desde hace media hora? ¿A qué perderse entre tanto efecto especial? Y sin embargo la historia del "chico" se cuenta al final un poco atropelladamente.


La película se sostiene por su propia excentricidad visual y por unos actores bien escogidos: el enano, la chica, el viejo, el malo, el niño/gnomo, la señora de Louis Vuitton (tremenda Maggie Steed), Sally y los sustitutos del "chico": Johnny Depp (sí, sale con el pelo grasiento, como siempre), Jude Law y Colin Farrell. Pero narrativamente tiene trozos que son un coñacete.


Podría haber sido peor, la podría haber dirigido Tim Burton y protagonizado su mujer la mugrienta.



¿Que si te la recomiendo? Pues no. Pero mira, si vas a verla lo mismo hasta te gusta. Eso sí, si te decides ve al cine, que en divx tiene que perder muchísimo.

Blog Widget by LinkWithin