Diana Krall: Quiet nights (y tan quiet, qué tía)



Ay la Diana. Nada que ver con la mala de V.

Después de aburrirnos mortalmente con su anterior disco, que ya comenté en los inicios de este blog (clic), y de
sacar un grandes éxitos (no sólo La Unión, Dannii y Bonnie Tyler pueden), la Krall nos saca... uno más.

Digo uno más porque la verdad es que las canciones de sus discos son tan absolutamente intercambiables, que lo mismo se trata de una leyenda urbana como la de Jordi Hurtado: Diana grabó 213.877 canciones a principios de los 2000 y después fue abducida por los extraterrestres, como Fallon en Los Colby o Perla de Vichy (huy, que desvelo el final de nuestra teleserie de amor y lujo favorita). Y desde entonces los extraterrestres, confabulados con la discográfica Verve, van metiendo esas canciones en cedés que suenan todos iguales.

La que sale en los conciertos es un robot, y de ahí se explica su cara de perpetua mala leche.

Para este disco, Diana (o los extraterrestres) vuelve a lo que mejor resultado le da: la bossa nova. Es una música tan agradable y elegante, y se adapta tan bien a su voz grave que le viene como anillo al dedo.

video

Nos hace versiones lánguidas, intimistas y... muy largas, porque a mitad de canción tiene que meter el solo de piano de rigor, que para algo ella no es cantante, es UNA PIANISTA DE JAZZ QUE CANTA.

¿El problema? Pues que sigue siendo tan sosa como el vestuario de la actual ministra de Cultura, y parece que le falta una transfusión. Y da rabia, porque las canciones tienen enjundia, pero el Chico de Ipanema se queda en el señor de Benidorm y Walk on by o So nice
se quedan en un buen intento... pero no acaban de arrancar. Y da rabia, porque el disco no está mal, y las bossas embelesan y relajan, pero chica, como dijo Miss Paris Morgan de la Morgan Corporation, parece música de ascensor.

Además, odio hacer comparaciones, pero no puedo evitarlo porque ha tocado repertorio de una de mis ídolas musicales de todos los tiempos, la archifantástica, hiperglamourosa y megaelegantísima doña Julie London. Y lo siento, pero no, la versión de Julie de You're my thrill queda a años luz por encima de la de Diana.




d
No, Diana no canta en este disco el Cry me a river (ya lo cantó, la tiene grabada de cuando antes de que la abdujeran los extraterrestres), pero no he encontrado So nice o You're my thrill de Julie en Youtube. Para hacerse una idea vale, y además el vídeo mola mucho con esa mezcla de fantasmagoria y karaokismo.

En fin, que el disco se deja escuchar, es muy agradable, muy relajante, recuerda un poco a aquel The look of love, es mucha bossa y muy poco jazz y es tan soso como la propia intérprete.

Ni se te ocurra escuchar el último corte, Ev'ry time you say goodbye. Qué manera de destrozarla.

Y siempre que miro fotos suyas (o cuando la vi en directo) pienso... joder, qué pinta de bollo tiene, ¿no?


































16 comentarios :

Fran dijo...

Donotazo!!!
Calla, que yo acabé ayer de bajarme en alta definición el concierto que dio en Rio de janeiro y que grabó para vendernos después (creo que se le ve un moco -¿o serán los restos de una rayita?-, y vi la entrevista (baba caida) que le hizo el viejete ese de CNN+.
A mi me gusta la rubia, pero no sé, como tu dices, le pega más ser camionera por mucho que nos vendan la rubia guapa.

Sufur dijo...

Estoy asustado.

Tengo que hacérmelo mirar. Esto de leer un post tuyo y estar totalmente de acuerdo en todo, todo, todo, tiene que ser mortal por necesidad.

Qué cara de mala hostia tiene la Krall en los conciertos. Estuve una vez en uno y me lo pasé todo el rato como encogido, temiendo que se levantara en cualquier momento a darnos de leches a todos.

Que conste que me compré el disco. Y es que es cierto: a determinadas horas de la tarde noche, es relajante y agradable escucharlo. Y viene requetebién para ponerlo de fondo en situaciones socialmente inanes (como las del ascensor).

Por último, creo que con las fotos hizo lo mismo que con las canciones. Se hizo una sesión hace veinte años y va tirando de ellas. Porque la señora ya es talludita...

Tom dijo...

Pues a mi me encanta, eso sí, no me voy a comprar su disco, por supuesto.

Me recuerda más bien a una bollera estilo "Anatomía de Grey" Me la imagino extirpando tumores a ritmo de bossa nova mientras se enrolla con la Doctora Bollo.

coxis dijo...

es demasiado moderna para moi

yo todo lo posterior a Sergio y Estíbaliz lo desconozco...:-D

TB97 dijo...

Pues yo tuve mi época muy Krall. Y hasta fui a verla y todo al Palacio de Congresos (o como se llame). Y yo venga esperando a correrme con variados standards, y no, que ella fue a otra cosa, y cuando no le tocaba canto o piano, pues a tocárselo un poco... Conoces a la London!

Breckinridge dijo...

Mocho, he sido muy fans de la Krall, de hecho en una época utilizaba "Boulevard of borken dreams" como fondo de encuentros, digamos, amorosos en mi casa. Y no me fallaba. Acabé un poco harto, sobre todo por lo lento que lo hace todo y como arrastra las canciones. Y es que es la Renée Fleming del jazz: la materia prima es fastuosa, la técnica irreprochable, el buen gusto incuestionable. Pero el exceso de melaza les puede.

Le he visto dos conciertos a la Krall, uno en el Barbican en Londres, un horror con 2000 asistentes y otro en un garito pequeño en NY, justo después de lanzar su primer disco, realmente memorable.

Y no pienso escuchar su versión del So Nice, que para algo es mi canción favorita de todos los tiempos, porque la odiaría hasta el fin. Nada se acerca a mi Astrud.

Bueno sí, Julie London. Puntazo colgar el vídeo, ¡con karaoke! Llórame un río es otra de mis superfavoritas de siempre.

Y bollo no, bollazo de libro (las fotos del primer disco lo dicen todo). Habrá que preguntarle al Sr. Costello.

Qué buen gusto musical tienes. Diana Krall, las Deblas... total.

PasaelMocho dijo...

Estoy abducido por el espíritu de Julie London, no puedo contestar los comentarios.

Naaaaaaaau yu seiyursorryyyyyy

Revision del Interior dijo...

Totalmente de acuerdo con Breck yo que he sido fan de Diana y la he empleado para las mismas cosas, No he llegado a comprarme los ultimos discos que ha sacado y este porque me lo va a regalar Rocio de la Mancha que si no ....

Lastima que no siguiera la linea de The girl in the other room, pero creo que el escaso numero de ventas hizo a la compañia forzarla a volver a las versiones.

Eric dijo...

Uy! pero este no era el blog donde salían hombres semidesnudos? Ahora solo salen semibolleras cantando... :P

A mi estas músicas me dejan un poco igual... supongo que para una cena romántica como acompañamiento bien, pero para todo lo demas...

Gustos son colores :P

Peritoni dijo...

La vi el otro día en una entrevista en la CNN+ y hasta es simpática. Está casada y tiene dos niños (gemelos, creo) a los que lleva siempre con ella.
Sacaron un trozo del concierto en Río, donde cantó el Hombre de Ipanema, y cuando acabó hasta ella misma dijo que había estado fatal, que estaba insegura, a destiempo y no se le oía la voz. Luego dijo que esa noche, al principio estaba muy nerviosa.
Aún recuerdo cuando me la grabaste por primera vez sin decirme quien era y me preguntaste qué pinta pensaba que tenía... creo que te dije gorda y negra, jajajajajaja

antoñita mary dijo...

Diana tiene una voz càlida y susurrante, aunque no he oido el disco ya me lo puedo imaginar.

Rosarioso dijo...

A mí esta cantante, ni fú ni fá, pienso lo mismo de todo el chill-out que anda pululando... para mí es música para restaurantes.

Saludos

Casta dijo...

Mucha pereza me da la tipaja. Y no le encuentro cara bollo, lo que le encuentro es una cara sosaina que no puede con ella.

Angelina Jolín dijo...

Hija, pues ya no sé si lo tengo que escuchar o no. Pareces una crítica del ROCKDELUXEEEEEEE!

chuiks

Adidas Superstar dijo...

A mi la Krall me pone bastante celoso, que Jotagé está completamente enamorado de ella.

Menos mal que, al final, no tiran más 2 tetas que los bueyes de dos carretas xD

un-angel dijo...

Mira que Diana y Julie London son dos cantantes con un registro vocal bastante similar ( las dos voces mayormente graves para ser femeninas ) pero ¡que diferencia a la hora de transmitir estados de ánimo, sensaciones y sentimientos, ufff. Este post pareció escrito por mi propia conciencia, Mr. Mochez...

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin