Ciudad de contrastes

Siguiendo la temática marrón de mi último mensaje... Siete y media de la tarde: Inauguración de una chocolatería con la flor y nata de la sociedad y la presencia de dos curas para bendecir el negocio. ¿Qué es esa extraña peineta que lleva una de las asistentes en la cabeza? ¿Un nuevo modelo de teja art-decó?

Dos y media de la madrugada: Los mismos asistentes a la inauguración de la chocolatería se arremangan los hábitos para bailar al son de música machacona en presencia de los mejores chulazos de la ciudad, con tal de intentar mojar el churro.

Por supuesto que no se trata de Madrid.

Desde luego mira que sois. Uno deja en portada durante todo el fin de semana un bonito mensaje para que dejéis comentarios y pese a que el número de visitas reincidentes ha aumentado escandalosamente -visitas no quiere decir lectores- nadie ha dicho ni pío de mis bonitas sábanas color turquesa con topos azules ni se ha hecho la más mínima alusión a la canción de Danniísima. Sólo pensáis en lo único.

Pikitoni, la wiicrónica, pronto, que sigo teniendo al tx malísimo.
.




Blog Widget by LinkWithin