El Castillo de Dragonwyck


Viernes noche. After #yonodigogym y cremita de verduras de cena.
Invierno. Frío desapacible. Polígono solitario y en silencio.

Opción a) Nos vestimos y nos vamos de pingo.

Opción b) Sálvame Deluxe.

Opción c) Nos ponemos una peli.


Y tocó.... EL CASTILLO DE DRAGONWYCK, inspirada en un relato de cierto bloguero.


Dragonwyck es una película de 1946, la primera dirigida por Joseph L. Mankiewicz, protagonizada por Gene Tierney y Vincent Price, adaptación de la novela del mismo título de Anya Seton, que fue un bestseller en la época. Hasta aquí los datos oficiales, para centrarnos.

La película tiene varios ingredientes mezclados de una manera algo torpona pero que funcionan. Me explico: hay comedia romántica, melodrama, crítica social, terror gótico y misterio. Vamos, un batiburrillo en toda regla. Si le llegan a poner como última escena el final original de la novela, que incluía un bote incendiado río abajo sin control y con la sufrida protagonista dentro ya habíamos tenido el elemento "acción trepidante" y nos habríamos marcado un completo. Pero se ve que no había presupuesto.



¿Y por qué funciona? Pues por el magnetismo de la pareja protagonista: Vincent Price y Gene Tierney, que son y están fantásticos. Impresionantemente atractivos (ella a pesar de esos tirabuzones horrendos) y muy intensos. No puedes despegar los ojos de ellos.


El argumento es el siguiente: Una carta llega a casa de los Wells, familia granjera muy religiosa de Connecticut: un rico primo lejano necesita una dama de compañía para su hija y había pensado en una de las hijas de la familia. Miranda, de 18 años, romántica y soñadora, anhela conocer mundo y consigue que su padre acceda a que vaya a la mansión de Dragonwyck.

 
Allí Miranda se encuentra con su apuesto primo Nicholas, un terrateniente bastante tirano con los arrendatarios de sus tierras, su depresiva esposa, una niña poco convencional, un ama de llaves misteriosa y la presencia de una antepasada clavecinista pelín incordiante. Me encanta eso de "antepasada clavecinista".
Y en ese ambiente la atracción entre Nicholas y Miranda es cada vez más evidente...

Es decir, mezclamos Jane Eyre con Rebecca y le damos unos ligeros toques de Luz Que Agoniza y La Caída De La Casa Usher.


El guión es un tanto chapu, porque mezcla todos los géneros sin detenerse en ninguno y hay personajes que intervienen activamente en el film y, de golpe, desaparecen y no se sabe nada de ellos ya. Imagino que en el novelón folletinesco todo encajaría, pero la peli es algo deslavazada.

No obstante, mantiene la atención (lo suficiente como para no estar mirando la pantalla del móvil cada 5 minutos), la Tierney está guapísima y el Price soberbio.


Ya le llegaría el turno a Mankiewicz de hacer Eva Al Desnudo, ya...








 

video

3 comentarios :

Christian Ingebrethsen dijo...

Ah, me la apunto, que nunca viene mal un poco de romanticismo gótico (aunque hace poco he vuelto a ver La Cumbre Escarlata, que es muy de ese rollo).

Haddoquin dijo...

Joseph L. Mankiewicz es mucho Joseph L. pero si era novato.... Vincent era una maravilla. ¡Qué batiburrillo debe ser Dragonwick por lo que dices! Pero, oye, tiene unos mimbres fabulosos: Jane Eyre, Rebecca, Luz que agoniza... ¡Hay que verla sí o sí!

un-angel dijo...

Huy a mi me apetece muchísimo verlo porque esos peliculones en esa línea de aquella época me encantan y como tú dices, Gene Tierney y Mr. Price son ¡guapísimos!. Yo también me la he apuntado para una noche antes de terminar mis vacaciones...

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin