Calsoteando




Este año en vez de irnos de calçotada a un restaurante a que nos claven hemos organizado nusaltres una minicalçotada en casa.

Calçots = cebolletas tiernas de primavera, que se recogen al finalizar el invierno y se asan a la parrilla, quedando unos brotes muy tiernos que no saben para nada a cebolla (si no yo ni los probaba, vamos). Se toman con salsa romesco y se suelen acompañar de plato principal de carne (especialmente butifarras).

Aunque el origen de los calçots data de hace más de un siglo, la "tradición" de la calçotada es reciente, como de los años 70/80. Y esto me lo contó un experto en gastronomía catalana.


y como en casa somos muy cups y muy prucés de descunexió "a la furcadel", el Tx estaba empeñado en preparar él los calçots.
Para eso necesitábamos:
1. Gente.
2. Calçots.
3. Un fin de semana con buen tiempo.

No te creas que son auntos baladíes. 
1. A nuestra última fiesta acudieron menos de la mitad de las personas invitadas.
2. No los tienen en el súper y en las fruterías hay que encargarlos.
3. Febrero. Madrid. Y el último finde hizo un frío de cojones.

 
Pero fueron solucionados:
1. Se apuntaron todos los de mi grupillo del #yonodigogym, poligoneros como nosotros, plus algunos añadidos.
2. Seguimiento en Makro, donde los tenían y nos dijeron las previsiones de disponibilidad.
3. Mirando las previsiones... oh, si parece que este finde se puede haceeerrrrr.

Y en nada se organizó. ¿Resultadooooo?
Un nuevo éxito de las recepciones del embajador.
(Si no lo hubiera sido no lo habría puesto en el blog, qué coño).

Primero la compra....

 
Y luego la receta para preparar unos buenos calçots en una barbacoa casera:

1. Se corta casi toda la parte verde, se limpian de tierra y se les quitan las raíces.

 
2. Se colocan en una parrilla que permita que se les pueda dar la vuelta.


3. Enciendes la barbacoa y esperas a que coja temperatura. Los especialistas dicen que tiene que haber mucha llama. Hay incluso recetas de calçots al horno. Nadie se pone de acuerdo con los tiempos de asado. Nuestra barbacoa es de gas, con piedra volcánica y tapadera. Tapándolos, se hicieron en unos 20 minutos (hubo que hacer 4 tandas, o sea, más de una hora de calçotada). Hay que voltearlos cuando la parte exterior esté negra y estén soltando juguillo. Y ya sacarlos cuando estén ennegrecidos por todos lados.


4. Se quitan de la parrilla, se envuelven en papel de periódico (misterios tradicionales sin resolver) y se guardan hasta comerse en una bolsa de plástico o en una caja de cartón. Mientras, se van cociendo por dentro con su propio calor.


5. Para comerlos, agarras el calçot de la parte verde, pellizcas la parte inferior y tiras de "la camisa" negra, que sale casi sola. te queda un tallo blanquecino muy blandito. Lo mojas en salsa romesco y hala, a comer.


6. La salsa también la preparó Tx, claro: con tomates, ñoras, ajos, aceite, almendras y un poco de pimentón. Riquísima.

Se acompañó de butifarrismo variado, pan tumaca, cava (brut nature siempre, que si no te da mucha acidez), vino blanco (hemos descubierto un verdejo baratísimo que bien frío está de vicio, vega Los Zarzales), vino tinto, cerveza, Cocacola Zero y, de postre, los clásicos donuts congelados de Makro. Café, gintonics y a eso de las seis huy esta gente ya tiene pinta de querer largarse ¿nooooo?


En resumen, que hacer una calçotada en casa tiene gracia, pero necesitas una zona al aire libre porque se enguarra muchísimo. Hay que tener a mano toallitas húmedas para limpiarse y babero si eres muy cerdete.

Ahora, prepárate para lo que viene luego.
Resacón resacón, que se bebió mucho.
Y los calçots son muy... a ver cómo lo digo finamente... sí, ya, son muy carminativos.
Vamos, ¡ideales para hacerte un horno holandés!

video

Un día inolvidable.
Para nosotros... y para los vecinos, que tenían la ropa tendida al lado nuestro y que les habrá quedado un aroma a humazo y cebolleta rico rico.

La próxima será con dress code: Sólo barretina + mankini (o jockstrap)

Y esto es lo que he encontrado en Google poniendo "calçotada gay"...




7 comentarios :

Christian Ingebrethsen dijo...

Lo que me he reído imaginándome a los vecinos llevando ropa con aroma a Campiña de Olot.

Me da curiosidad lo de la calçotada, aunque si no saben mucho a cebolla ni cebolleta, ¿a qué saben más o menos?

Haddoquin dijo...

¡Oooleeeeee ese éxito de organización! Como debe ser; sí, señor.

A mí los calçots como que no me dicen gran cosa. Chez mi cuñado, todos los años, hay una y yo me pongo gocho a jamón y quesito rico mientras la gente se pone toda cerda...

Hace unas semanas estuvimos en el catalán del centro con unos amigos que no habían ido nunca ni habían probado los calçots. La explicación para los novatos sobre como pelar y comer el calçot que entendió todo el mundo fue: sin miramientos, como si te hicieses una paja y luego te la tragases entera como si fueses Diana la de V. El resto de explicaciones son superfluas.

Sr. Mocho, ¿y la teja como fuente? ¡Son un must de las calçotadas!

desgayficando dijo...

Ummm mi anticebollismo me ha hecho no querer probarlo nunca, aunque es cierto que si que le he escuchado a varias personas que no tiene nada que ver.
Además cualquier cosa que incluya una referencia a Requisitos para ser una persona normal tiene mi aprobación.

un-angel dijo...

Jajajaja, lo del horno holandés me ha dejao muerto. Yo no los he probado nunca y a pesar de ser muy verdulero en general y cebollero en particular ( al revés que el resto de la concurrencia al parecer ) no me seduce mucho la pinta que se les pone así como tan chuchurría, para comerme esas cosas me gusta que estén más tiesas y firmes, no sé. Pero vaya, habiendo butifarra y de todo lo demás, ¿quien se acuerde de los calçots?...¿organizará el Haddoquin alguna vez una calçotada en su marquesado a la que podamos asistir toda la concurrencia?...ainsss...

un-angel dijo...

Con lo de que me gusta comerme las cosas tiesas quería decir que me gustan las verduras "al dente", ¿eh? Es que me sonó superfatal, uff.

Sufur dijo...

¡Qué cosa más rica! Me encantan

David dijo...

Una Calsotada es una de esas cosas que tenía pendiente para este invierno... Y creo que se queda para el siguiente.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin