Do you like my decorations?


 Hola, Xmas haters míos.
¿Qué tal se están pasando estos días de brillos y villancicos?
¿Has pedido un merkin para reyes?
¡Y además aderezados con la campaña electoral!
Divinísimo, ¿no?

El otro día el profe de inglés de Tx (nativo él, aunque no sé de dónde), decía que en España en Navidad se comía mucho, se bebía mucho y se gastaba muchísimo dinero en regalos, pero que no veía espíritu navideño. Y mira, tanto Tx como yo creemos que tiene razón, y ponemos nuestro granito de arena para remediarlo.


Hace unos días tocó el envío masivo de "crismas" (pictured above). De verdad, de los de papel, de los de poner sello, echar al buzón y esperar un mes a que lleguen. Nos han llamado clásicos y anticuados, pero que levante la mano a quien no le hace ilu recibir uno personalizado en vez de la foto reenviada por Whatsapp con un papá noel semidesnudo y una frase graciosilla.


Y, como viene siendo tradición desde hace 6 años, el último finde de noviembre celebramos la fiesta de las bolas a la que, ya se sabe, cada invitado (o unidad familiar) tiene que traer una bola o adorno para colgar en el árbol.

Esta fiesta, inicialmente pensada para que nuestras respectivas familias se fueran conociendo, se ha convertido en nuestro "San Givins" particular, porque luego llega diciembre, el puente, los compromisos y ya nadie tiene tiempo para quedar.

Este año Tx y una de las zumberas tuvieron la ocurrencia de "customizar" la fiesta al estilo años 20 (del siglo pasado, se entiende). A mí lo de los disfraces no me hace mucha gracia porque sé que hay quien se corta y se siente incómodo, pero mira, retoqué el cartel de carnaval de Las Palmas del año que viene y mandé esta invitación:


Y hay que decir que la gente se portó, porque llegaron todos impresionantes. De hecho, el más mamarracho era yo. Boas, pelucas, lentejuelas, turbantes, trajes de mafioso (o de camarero de convite de boda). Es-pec-ta-cu-lar.

Pero como aquí a lo que vamos es a la decoración, MIRA QUÉ BOLAS MÁS MONAS trajeron. Recordemos primero cómo había quedado el árbol sólo con la plantá y las luces:




Y ahora las monerías:




Hemos puesto también una Torre Eiffel color rosa (se ve mal, lo siento, pero es muy pequeñita y está muy alta) para que nos llamen hipócritas en Facebook, claro:


Y el árbol finalmente ha quedado tal que así:


Vamos, ideal para ponerme delante semidesnudo y enviar un whastapp navideño, ¿no? ¿O mejor en este plan?

https://www.youtube.com/watch?v=p71sPZIoaj8 
Y así poder decir eso de... ¿te gustan mis adornos?



¡Porque aún no hemos terminado con lo navideño!


4 comentarios :

María Eugenia Victoria Marín dijo...

Me encanta esta fiesta que hacéis, qué chula. Hay bolas muy curradas, como la de los botones. La que más me ha impresionado es la rosa de Pantone, muy original y la más bonita es esa en forma de lágrima que se ilumina por dentro.

Christian Ingebrethsen dijo...

¿Estás seguro de que el suelo va a aguantar el pelo del árbol y sus decoreishons? :P

un-angel dijo...

¿Qué si nos gustan tus adornos? Yo he flipado con tus bolas y el arbol, ¡uffff, que nivelón! Mientras no aparezcais todos en el piso de abajo como dice Christian, jajaja...

David dijo...

Un árbol con una Supernena gana muchos puntos.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin