Mochoooo, ¿qué te pasa con el bloooog?


Ay, jamía, que la semana pasada no paré un momento quieto, y no tenía la mente pa farolillos, y cada vez que encontraba un hueco para ponerme delante del teclado, sólo me salían reproches y lamentos, que son como duelos y quebrantos pero sin tanta sustancia.

Y sí, vamos, que tengo la cabeza como el bombo de la bo

noloto.

Tendría que hablar de mis andanzas en la capital del futuro reino independiente de Catalunlla, de ese nuevo bar de copas que va a abrir en Madrid este jueves y del que todo el mundo quiere ser imagen, de Cucumber y Banana, de la Cavalleria rusticana de Kaufmann, de una visita recibida este finde pasado y que hizo que dedicáramos 48 horas seguidas a comer, comer y comer...


Y de una salida por la noche el sábado, que parecía que habíamos sobrevivido al holocausto zombienuclear del milenio, porque hay que ver, ¡estaba todo el mundo en la calle!, y de cómo las maricas se comportan como quinceañeras en patio de colegio.
Porfaaaavor.

Hola soy amiga tuya pero si te veo no te saludo porque estoy con mi novio y él no traga al tuyo, así que miro para otro lado cuando nos cruzamos pero luego en la oscuridad del pasillo del bar más atufante y colapsado de Madrid mientras mi churri no me ve levanto las cejas y te sonrío. Ayporfaaaaaavor.



Lo que está claro es que:

a) las predicciones meteorológicas de las dos últimas semanas son un fraude humano y si miras la página de la aemet no es que las cambien cada día, sino hora a hora. 

b) Gracias a ellas, hemos empezado a ver carne por las calles (aunque las pobres musculocas se congelaran vivas a la sombra)

c) Dije entre bromas lo de organizar una fiesta jockstrap y el sábado ya me estaban preguntando que cuándo y dónde.

¡PUTAS!

¿Se puede saber por qué yo no conocía la canción "Historia del Arte" de Las Bistecs?


Tengo que salir MÁS.



Blog Widget by LinkWithin