Llega Into The Woods y nosotros lo celebramos yendo en el metro en calzoncillos

 
A final de mes llega a las pantallas (de cine) Into The Woods, la película basada en el musical del mismo nombre (ooooh) de Stephen Sondheim.

Into the woods es un musical peculiar porque yo diría que es uno de los pocos en los que el texto tiene más importancia que la música.



Musicalmente es un Sondheim típico: se parece muchísimo a las partes digamos... "no melódicas" del Sweeney Todd. Hay canciones, sí, pero son breves. Casi toda la obra es un diálogo musicado. Esto hace que sea un poco difícil de escuchar, no tiene nada que ver con un musical a la Disney, a la Lloyd-Webber o a la Les Misérables. Es el texto el que manda, hay que prestarle mucha atención, y no sólo a lo que dice, sino cómo se dice. La intención y la pronunciación son esenciales.

Es lo que más me puede echar para atrás de una versión cinematográfica. En el teatro, los actores de este musical pueden exagerar, hacer muecas, jugar con la complicidad del público y los aplausos. Pero, ¿y en el cine? Curiosamente esta obra está más desnuda en pantalla que sobre el escenario. Pero también una buena dirección y unos buenos actores pueden sacar muchos matices en pantalla. No sé, veremos los resultados.



La historia retoma personajes de cuentos infantiles dándoles un giro y mezclándolos. Sí, un poco a la manera de la serie de tv "Érase una vez" pero sin tanto delirio. Tenemos a Cenicienta, Caperucita, Rapunzel, príncipes (no tan) encantadores, Jack el de las habichuelas mágicas... La gracia está que todo tiene un trasfondo muy perverso.

Leído, la verdad es que es un argumento realmente lioso, sobre todo si te lo tienes que leer en inglés en la Wikipedia (porque del libreto del cd no hablamos, ¿verdad?). Pero una vez visto no lo es tanto.


Y es que tenemos la suerte de que en 1989 se grabó este musical y se editó, primero en VHS (a ver, los de la ESO, no son las cosas esas que tus hermanos mayores y/o padres rebobinaban con un boli Bic, ¡eso son las casetes! Los VHS son lo mismo pero con vídeo en vez de música)... y luego en dvd.

La obra es una gozada de ver. Aunque la música no sea complaciente ni adecuada para todos los oídos, los personajes están tan bien definidos que te consiguen meter en la historia.

Y por una de esas maravillas de internet, el vídeo está enterito en la red. Mira:


La protagonista es Bernadette Peters, una curiosa figura del musical americano, porque tiene una voz tan nasal que pone de los nervios, y además cecea, pero la extensión de registro es bárbara y la interpretación excelente. Es una bruja brujísima. En la versión cine es Meryl Streep.

El resto del reparto está muy bien, destacando Joanna Gleason como la mujer del panadero.



Veremos cómo es esta versión "disney", ya estrenada en EEUU y que circula ya por la red, y de la que se comenta que han dulcificado algunos momentos. ¿Será verdad? ¿Sí? ¿No? ¿Nos creeremos a Meryl Streep como bruja? ¿Por qué no han elegido a Sarah Jessica Parker, que tiene cara así más caballuna?

Yo te dejo que veas el vídeo y lo disfrutes.
Y ya hablaremos.



Y mientras llega Into The Woods, nosotros nos entretenemos correteando por el metro de Madrid en calzoncillos, ¿te apuntas?


Blog Widget by LinkWithin