¡Lombarda!

  
Que tengo el blog olvidado desde hace ni sé.

Balance de navidades:

Supertranquilas. Vamos, que hemos salido poquísimo, y moderadas en los excesos: casi ni he bebido y me he controlado bastante en las comidas.

Eso sí, ayer nos salían los roscones por las orejas.

¿Resultado?

82,7 kg el día 5 de diciembre frente a 83,7 kg el día 7 de enero, pesado recién levantado.
Es decir, no está mal... pero tampoco está bien.
Que hay que bajar de los 80, cojostio, que fueron años muy horteras y parece que estoy ahí estancado.


¿La familia?
Pues lo habitual, en nochebuena tx con la suya y yo con la mía.
Mi madre puso exactamente el mismo menú de todos los años.

La lombarda se pone en navidad sólo porque es de color morado, ¿no?
A mí es que es una verdura que no me dice nada de nada.
¡Lombarda, habla!


¿Los amigos?
Pues no dimos abasto. Reaparecieron unos del colegio (cágate lorito, shit yourself little parrot), hubo reencuentros en el putocentropuntocom y hasta reunión de zumberos.


¿Nochevieja?
Pues supertranqui, en casa de Almatosa, con la peculiaridad de que íbamos a ser 15 a cenar y estaba todo preparado... cuando nos damos cuenta de que somos 17 en la casa. No mucho desastre, salvo que hubo que ir corriendo a por dos sillas a otra casa.

A las tres y media estábamos ya en casa, así que imagina el despendole.
Sí, nos hacemos mayores.


¿Reyes?
Como cada año, menos mal que me pongo yo mi propio regalo en el árbol.
El amigo invisible.
A mí me tocó un calendario solidario y a Tx un juego de vasos de chupito.
No es por herir susceptibilidades, pero nuestros regalos fueron mucho más monos y de los mejor valorados de la noche.


¿La decoración navideña de casa?
Excesiva, este año el árbol estaba tan cuajado de bolas que no cabía una más.
Lo que hicimos fue elevarlo unos 50 centímetros colocándolo encima de un cubo. 
Y añadimos una "fila" más de hojas en la parte inferior con la ayuda de dos hula-hoops, unos añambres y tres guirnaldas imitación hojas de árbol.
Como colofón, en la parte superior pusimos una estrella de cartulina de Ikea de 1 metro de diámetro. Así, a lo bestia.


¿Redes sociales?
He pegado un tajo a mi facebook de tres pares de cojones.
Lo siento (la verdad, no lo siento, es una expresión) pero si hay personas con las que no tengo interacción, ¿para qué tenerlas de amigos? Y luego he restringido mucho la privacidad de mis publicaciones.
También he hehco lo propio en instagram, poniéndolo privado.
Y me han enseñado una nueva red llamada mobli, a ver lo que dura, de momento no me convence mucho, es como un Instagram para fotos más atrevidas.



En fin, y sigue el aviso de blog con contenido inapropiado.
He eliminado algunas fotos en las que se llega a ver vello púbico, pero en este blog no hay desnudos, a ver si me hacen caso y lo revisan con un poco de apertura de mente.

¡Y me queda una crónica operística por hacer!

Quéstrés


Blog Widget by LinkWithin