Gymage, très sympa

 

  
Cuando un francés te diga: "je suis desolé" (o desolée, si es francesa) ya sabes que puedes protestar, discutir, rogar lo que sea, que la has cagado: la respuesta es NO y no va a mover un pelo por modificarla. Je suis desolé se debería traducir por "te jodes".

Lo mismo pasa con "sympa". En realidad el término significa "majo, agradable", pero es como cuando te preguntan por el nuevo chico con el que has ligado, no puedes decir "es un callo malayo pero folla de muerte" y lo sustituyes por "es simpático".

Pues el otro día fuimos a un par de locales "simpáticos". Era el cumple de un amigo de TX y teníamos cena y copa fuera del ghetto ambientil chuequensis. Todo muy formal y MUY POCO GAY.



De la cena preferiría no hablar porque fue una especie de rancho precocinado con un sabor neutro, daba igual lo que se comiera, todo sabía a lo mismo. Y con una camarera de las que me ponen histérico: te quita la jarra de cerveza de la mesa cuando todavía queda el último culín y nos iba retirando a todos los platos, cubiertos, servilletas y manteles (de papel), como que tenía mucha prisa por que dejáramos libre la mesa. Qué estrés de mujer. Y claro, yo que como despacio y hablo mucho, la tenía a cada momento arrimando su nariz por encima de mi hombro porque era el último servicio que le quedaba por quitar. Por supuesto, ni propi ni postre ni leches. Querida amiga, si te dicen de ir a un cubano que está en una bocacalle de Sol, mejor no. O por lo menos que te garantice que tiene más de 20 centímetros.


Y la copa de después fue en el lugar de moda de Madrid: el Gymage Lounge Resort. ¿Qué? ¿A que suena cool, fashion y trendy? ¡Un sitio très sympa!

Tú ya lo sabes mi amol, TODAS las maricas que habitan o trabajan en el putocentro de Madrid han dejado sus gimnasios y se han cambiado al Gymage, que ocupa las plantas altas del edificio de los cines Luna, en la plaza de Santa María Soledad Torres Acosta (sí, lo de decir Plaza de la Luna está prohibido si tu novio es Tx).

¿Y por qué? Pues porque es nuevo, porque es todo mono, todo blanco... y porque puedes hacer tus ejercicios evanasárricos en los ventanales del edificio, con vistas a la plaza. Ah, no, que es para que todo el mundo admire desde la plaza tu hercúleo y ciclado cuerpo.


Pues resultaaaaaaa que en la azotea del edificio han abierto una terraza con restaurante y bar / coctelería. Y allá que nos llevaron.

El acceso es "très sympa": las cuatro plantas hay que subírselas a patíbiris porque el ascensor está cerrado "por motivos estivales" (???) y lo abrirán en septiembre. Mierda que tuvimos que ir el último día de agosto.

Una vez arriba la verdad es que es un espacio muy agradable. Tiene su zona cubierta de restaurante y luego una terracita muy cuca, muy bien puesta, con mobiliario blanco y césped artificial, iluminación de leds que cambian de color y un entorno bastante impactante con las torres de la iglesia de San Martín de Tours al lado. No voy a hablar de las vistas porque la plaza es horrorosa del todo, pero se podría decir que tiene "vistas".


¿El ambiente? Pues de terraceo madrileño. Pijillo pero no pijerío imposible porque los pijos NO PISAN esa zona de la ciudad ni locos. Un escaso sector de moderneo "Triball" (que no sé si se pronuncia a la catalana o a la madrileña). Y algunos gayses desperdigados, muchos de ellos posibles socios del gimnasio (perdón, gym) que hay en las plantas inferiores.



Todo tenía buena pinta, y más aún cuando conseguimos un lugar para sentarnos el patrullón de ciento y la madre que íbamos. Acomodadas nuestras posaderas, pedimos la carta y... bueno, precios que van desde 2,50 la cerveza o cocacola, 7 los cócteles y combinados y 9 las bobadas éstas que están ahora de moda premium. Precios Madrid. Como vimos unos vasos muy espectaculares nos decidimos casi todos por los cócteles.

Y ahí empezó el periplo.

Primero se nos acercó un chico MUY MONO marcando pectoralia.com en su ajustado polo blanco. Cuando le pedimos que nos tomara nota nos dijo que él sólo recogía los vasos, que eran las chicas las que tomaban las comandas.

Y venga a pasar chicas con un vestidito blanco vaporoso de corte helénico. Cada vez que llamábamos su atención nos soltaban un "ahora vengo", y jijijí jajajá coño que llevamos 20 minutos aquí sentados. El cumpleañero fue a por una de las chicas, que nos dijo que "habían tenido problemas con las PDA para tomar las notas". Le propusimos que nos la tomara con la libreta y el boli que llevaba y... voilà, la tomó.



Más jijijí jajajá que hasta nos hicimos amigos de los de la mesa de al lado, en solidaridad por lo que tardaban en servirnos. Se marcharon antes de que les sirvieran.

Unos quince minutos más tarde llegaron los combinados y el primer cóctel. "Oye, que faltan nosecuantos más". "¿Ah, sí? ¿Qué era lo vuestro?". Vamos, que sólo echando números, si hay una manada de personas sentadas y traes sólo tres copas, es lógico que ALGO falte.  

A la hora exacta desde que habíamos entrado en la terraza llegó la siguiente remesa de cócteles. Había quien ya se había puesto a jugar al Candy Crush, con eso te digo todo. Y aún así faltaban. "Disculpad, es que hay un COLACSO en coctelería", nos dijo una de las chicas sonriendo. Así, con c. Y luego, sin venir a cuento, nos pidió disculpas porque era su primer día.


Nuevamente se levantó el cumpleañero a la barra a ver qué sucedía, y volvió alucinado. Nos dijo que sólo había un chico para preparar todos los cócteles y que el pobre tenía sopotocientas notas de pedido en la barra, se llevaba la mano a la cabeza, la movía de un lado a otro y respoblaba diciendo que no podía, que no podía.

Pero por fin llegaron los últimos cócteles. Biennnnnn. Tan bien que al rato volvió a llegar el chico mono de los pezones traspasadores de polos con... ¡los mismos cócteles! Y cuando le dijimos que ya nos los habían traído se agarró un mosqueo fino.


En fin. Sé que es cruel criticar un negocio que acaba de empezar y no estoy llamando al boicot tipo Hazteoir, Change.org o los antirrusias. Pero vamos, es que no se puede llevar un sitio "de moda" de esa manera. Además, los cócteles estaban aguachinados con el hielo semiderretido de tanto tiempo que llevaban preparados y eran como zumos, que el único que tenía "una sospecha" de alcohol era la caipirinha y su sabor era tirando a lamentable.

Si uno lee los comentarios que hay en la red sobre el lugar, parece que no fue sólo el sábado el único día de "colacso". Y si miras más, ves que el alcalde del sitio es la musculoca favorita de este blog, Don Otto Más, que ha hecho check-in allí ni más ni menos que 177 veces. Considerando que la terraza lleva tres semanas abierta, desde este blog creemos que o bien Otto ha pasado 9 veces por día por allí o que juntan gimnasio (perdón, gym) y terraza.



En fin, el caso es que estuvimos allí de animada cháchara durante hora y media (a ver), lo que nos sirvió para romper el hielo, que éramos gente de diversos grupillos y no nos conocíamos de antes. Cómo es esto del mundo 2.0, resulta que estuve departiendo con un amigo del bloguero Madrod y su monííííísimo novio. Que todo hay que decirlo. Vamos, que Gymage Lounge Resort es el lugar ideal para socializar en Madrid las noches de verano.

Y si lo de pedir y esperar a que nos atendieran fue una odisea, ni te cuento la aventura para pagar, porque había que localizar a la chica "de la falda negra". Lo dicho, Gymage me pareció un sitio "très sympa".


5 comentarios :

Driver GT dijo...

¿Os sirvió para romer el hielo entre los grupos? ¡Normal que todo supiese a aguachirri! (chiste demasiado fácil, ¡pero tenía que hacerlo!).

Yo cuando veo que me van a quitar el vaso y me queda un culín, me agarro a él como si no hubiera un mañana.

Ah, y si has ligado con uno feo que folla de muerte, no dices "es simpático", dices "todavía estoy reventado de los polvazos de ayer". Si dices "es majo" es que es feo y encima no vale pa ná.

Eleuterio dijo...

Quedó bonito el gimansio. Lo vimos antes de la reforma. Debié ser un ciene bonito, también.

Salvo la iglesia, la plaza es espantosilla, sí.

¿ Tan pijos como los de la terraza el Mercado de San Antón, en Chueca?

MadRod dijo...

Nunca me conocerás en un sitio "très sympa", beibí. Como mucho, en una terraza de Tirso. No sé, quizá cuando sea famoso y vaya a esos sitios para que alguien me vea 3 segundos y diga "uuuh, pues MadRod estuvo ayer en TrèsSympa. Monísimo está, por cierto; qué bien arreglada la barba". Na más. Mientras llega ello, soy carne de Rastro. Ejem.

Otto Más dijo...

Como alcalde (comparto alcaldía de gym y lounge porque lo han juntado, los muy retrasados) te diré que esta tarde voy a escribir, a partes iguales, loas y veneno de esta terraza, HOMBREYA!

un-angel dijo...

Aparte de entretenerme mucho estos posts, lo veo utilisimo como guía de Madrid para turistas eventuales desinformados. Anda que si vas allí con poco tiempo y pierdes la noche en el sitio-tres-sympa, que faena...si al final estás haciendo una labor social, hombre.
Un saludo, majete.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin