Un tipo con (mucha) chispa

 
Ayer por la tarde se presentó en la librería La Central de Madrid la novela gráfica el comic el tebeo, coño, el tebeo Un Tipo Con Chispa, de Diego Vera, aka Kekuli.

Presentación in extremis ya que Diego venía en Ave desde Barcelona subiendo mil cosas a Facebook con el móvil y quedándose sin batería, por lo que corría el riesgo de perderse a su llegada a la gran ciudad. Porque los trenes, en turista, NO tienen enchufes, y te pasa lo mismo que en el Orgullo, que ves cómo el porcentaje de batería que te queda va bajando, bajando hasta límites alarmantes. ¿Y dónde está el enchufe disponible para el viajero? ¡En el baño! Gracias al sacrificio de una sufriente señora (y la consiguiente explosión de su enagua), nuestro héroe consiguió recargar su diabólico iPhone, hablar con su contacto en Madrid y poder llegar a la presentación, fiuuuuuuu.


Un tipo con Chispa es un tebeo genial que cuenta la historia del niño Liborio Libb y su disfuncional entorno. Liborio es un chico que escucha a La Casa Azul y come piruletas. Muy happy todo... hasta que ocurre algo que le cambia la existencia. Conoceremos entonces a su encantadora madre, a su puestohastalastrancas hermano, al ogro de su padre, a su vecinita obsesionada con todo lo vaginal (Piluca Maini), a su peluche Conne Honey y... a Agus, un tipo con casco (que no voy a desvelar aquí quién es porque espoiloreo el libro).


Lo que podría ser la típica historia de pandilla de niños traviesos e ingeniosos (el odioso Disney Channel Style) cobra una dimensión psicotrópica y demenciada gracias al humor surrealista del autor, sus anotaciones al margen de los dibujos, las palabras que se inventa y, sobre todo, la personalidad que le sabe imprimir a cada uno de los personajes. 



El dibujo también refleja esta esquizofrenia: es naïf, colorista, parece de niños... pero no, también es muy agresivo y potente.


Yo ya me he hecho FAN absoluto de Piluca Maini, y me quedo con ganas de una continuación con más protagonismo suyo... o de un spin-off. Es una pena que los periódicos ya no lleven tiras cómicas, porque estos personajes serían ideales para seguirlos si no día a día, semana a semana. Pero ya sabemos cómo está el panorama editorial, muchachas.


La presentación en La Central corrió a cargo de Josep Tomàs (síiiii, el que me ha escrito el prólogo para mi liiiiibro, pero ahora no es este el teeeeeema), que en vez de soltar el rollo y dejar que luego el autor largara el suyo, le hizo una entrevista que resultó muy amena, orange, airtel, vodafone y vomistar.

 
El Garito de La Central es una cava que hay en el sótano, y que yo creo que está muy poco promocionada, porque siempre que he ido o estaba cerrada o no había ni dios. El caso es que entre el ladrillo, la mesita de madera y los sillones de Parador Nacional que les pusieron, el acto tenía así un rollo "Juego de Tronos". Menos mal que Diego es un hombre de recursos y, ante la incomodidad, se sentó en el suelo a hacer la firma de ejemplares, rompiendo el protocolo, que diría escandalizada Ana Rosa (Ctrl+C, Ctrl+V).

Y es que Kekuli, aparte de un artistazo, es un cielo de hombre, no hay más que ver la dedicatoria que me escribió/dibujó en su libro.


Estooo.... ¿me estaba llamando putah? ¿eings?

Al terminar se suponía que venía tx a buscarme al putocentro de Madrid. Pero por una serie de esas coincidencias dignas de thriller acabé paseándome solito por Chueca en una agradable tarde que pronosticaba tormenta. Pero esa es otra historia que debe ser contada en otra ocasión.



Un Tipo Con Chispa está publicado por Ediciones La Cúpula. ---> ¡superclic!

Blog Widget by LinkWithin