¿Tú eres de Turbo o de Meyba?


Es el gran dilema del verano.

¿Tú de qué eres, de Turbo o de Meyba?


El Turbo era el traje de baño de la infancia: todos llevábamos la clásica braga náutica minúscula que tapaba lo imprescindible, de color fuerte con las bandas blancas a los lados. Con los dos cordelitos colgando.
El Meyba era el bañador de los papás, tipo "pantalón deporte", siempre azul "baby" de cuadritos y con bolsillitos hasta con cremallera para guardar monedas y llaves. Horroroso.


Pero llegó la adolescencia y comenzaron los problemas con el Turbo. Simple y llanamente, los pelos de los huevos se salían por la pernera (cuando no medio huevo directamente) y eso a las madres no les hacía ni pizca de gracia. Había que cambiar de estilo pero claro ¡cómo íbamos a ponernos esos horrores de padre!


Afortunadamente los 80 trajeron un espantoso frenesí colorístico en la ropa que, aunque no fue asumido por la población masculina hasta un par de lustros después (y sé de lo que me hablo, que el chico que no fuera de gris, marrón o azul era mariquita), sin embargo sí que caló en las tendencias veraniegas. Los trajes de baño se llenaron de palmeras, paramecios, más palmeras, flores, soles, más, más y más palmeras de todos los colores posibles. Y los largos de la pierna fueron alargándose desde el pantaloncito sportivo por debajo de la ingle hasta los "comodísimos" bañadores piratas que casi llegaban hasta los tobillos. Jamás tuve uno de esos.


Los Turbo estaban destinados a la desaparición. Llevar un fardahuevos era de hortera chulopiscinas o de mariconazo. Sólo se les permitía a los deportistas.

Hasta que llegó la explosión mariconística en la moda de mediados de los noventa. ¿Que yo me machaco todos los días en el gimnasio para taparme luego el muslamen con esos espantos? Ni hablar. Pero claro, yo ya no puedo llevar un Turbo, que es de niño famélico de los 70. No, ahora llevo Speedo.


Y con el rollo de los Speedo las marcas de ropa interior descubrieron un filón: Las maricas se creen que por llevar un calzoncillo Aussiebum o un traje de baño ES se les van a poner unos culos como los modelos que los anuncian. ¡Pues aprovechemos!


Y así todos los gayses del mundo mundial volvieron al modelo turbo. Excepto mi amigo Almatosa, claro, que sigue llevando bañadores de cuello vuelto, y mira que tiene cuerpazo el condenao.

Pero claro, ¿qué pasa con los maricas middleaged que ni tenemos cuerpazo ni nos acordamos ya de cuándo perdimos el tipo? ¿Qué nos ponemos?


Opción A: ¡Arriba las barrigas! El turbo fardahuevos sigue siendo una opción de "fuera complejos"
Opción B: Ya voy de daddy: Emulando a nuestros progenitores, el clásico Meyba con bolsillito monedero da un aspecto respetable y acorde a la edad de uno.
Opción B: Fantasía colorística a medio muslo, lo suficientemente amplio como para compensar orondeces.

Pues claramente....

Lo dejo en incógnita, pero sólo te digo una cosa:

¡¡¡AGUANTA CON LA MAMARRACHADA QUE ME ACABO DE COMPRAR!!!


Ah, lo del libro, ya está, ya está a la ventaaaaaaa -> ¡clic!

Blog Widget by LinkWithin