La vida en la casa es muy intensa


Todo se magnifica.

¡Pues no te cuento fuera de la casa!
Porque vamos, este finde no he parado.
Qué barbaridad.


El viernes fui a la presentación de Crisis en Tierras de Cruising y luego a tomar la cañita de rigor con los amigos que fuimos, claro. 
Que de cañita nada, cómo se nota que nos hacemos mayoras y burguesas. Nos pedimos un Aperol Spritz, que está este año muy de moda, moda que como siempre llega con retraso a Spain, que hace dos años nos preguntábamos TX y yo qué era esa cosa naranja que bebían tanto los alemanes: pues Aperol (un licor amargo que está bastante asqueroso) con Prosecco (que es vino blanco) y soda (que es lo que cantaba Mecano en aquella bochornosa canción de "No hay marcha en Nueva York"). 



El Spritz que nos pusieron el viernes era Aperol con cava. Muy bueno (también muy caro, cojostio). Y entre pitos y flautas no pude ir al concierto de Klaus&Kinski en la Moby Dick. Y mira que me dolió, pero eso es algo de lo que hablaré próximamente por aquí.


Y luego Tx y yo hicimos mutis por el foro que el sábado se presentaba movidito. Porque ni más ni menos que tenía yo la reunión con mis antiguos compañeros de universidad. Bah, nada excesivo, sólo hacía unos 20 años que no nos veíamos (sí, querida, tengo una edad). ¡Y por supuesto que había que estar divinísimo de la muerte!


Esta vez no fue como la reunión sorpresa del colegio que tuve hace un par de años, en la que tiraron de lista de alumnos y se pusieron a localizar a todos. No, en esta ocasión éramos el grupo de amigos, los que empezamos la carrera juntos, que íbamos todos en bloque a todos lados, que salíamos de marcha juntos, nos íbamos de acampada... en fin, cinco años conviviendo.

Ni que decir tiene que el encuentro fue emocionante y sí, alguna lagrimilla saltó. Más que nada porque en el mes previo nos habíamos dedicado al terrorismo emocional de ir enviando fotos antiguas. Y eso desarma mucho.


En fin, que nos reunimos 14, faltaron muy poquitos y se nos pasaron volando las ¡7 horas! que estuvimos juntos. Fue como si nos hubiéramos visto la semana antes y nos despedimos como diciendo "bueno, nos vemos mañana en el césped de la facultad". Además, a diferencia de con los del cole (que también era un grupo mucho más pijo), aquí no tuve que ir contando mi vida, salida de armario, etc. Directamente lo que querían era ver fotos del Tx. Que digo yo que pa qué, que con lo exhibicionista que soy ya las tienen todas en mi Facebook.

Y oye, yo enseñándolo más orgulloso que qué, porque también me tocó aguantar el tráfico de móviles con fotos de los niños de todos mis amigos. (Sí, y conversaciones de reuniones de padres en el colegio y de cómo despiojar bien). Mi móvil no lo pasé no fueran a ver fotos que no se deben enseñar.

Pues sí, fue un día muy bonito, quedamos a la una y a las ocho y media llegaba yo a casa, con el tiempo justo para darme una duchita rápida y volver a salir, que luego teníamos una fiesta sorpresa de cumpleaños.


Un amigo nuestro le había preparado a su novio un fiestorro por todo lo alto en un local que tiene dos salas que se alquilan para eventos. Lo que viene a ser un salón de convites de  boda de toda la vida sólo que en vez de en plan comedor es en plan discobar. El local está modernito y tiene la suficiente falta de personalidad en la decoración como para que cualquiera que lo alquile lo pueda customizar a gusto (ahora te pongo un photocall, unos displays con mi marca, unas fotos de chulánganos...).


Y mientras un par de chicas nos sacaban unas bandejas para que nos dedicáramos al canapeo salvaje, teníamos barra libre de primeras marcas. Nada de Vodka Deliplús. Vamos, que muy bien.

Y lo mejor de todo, que aparecieron por sorpresa y llegados de tierras lejanas La Familia Fartons entera, Los Pikitonis y Miss Paris Morgan. Y eso emociona también mucho.
 

 ¿Y cómo aguantó el Tito Mocho todo el día de un lado para otro en un no parar de comistrajear y beber y cargado de, como dicen en los programas cursis de corazón, "momentos altamente emotivos"? 

Pues muy sencillo, no bebiendo alcohol.
¡Hasta los cojones de cocacola light y cervezas sin!
Que yo cuando digo que me voy a tomar una cerveza sin me refiero a sin ropa, cojostio.


Y por una vez en la vida el Tx se puso a beber.
Y claro, como no está acostumbrado, a las dos copas estaba ya por los suelos soltando burradas. Y los amigos alucinados porque por una vez el que estaba perdiendo los papeles de la pareja era mi señor novio. 
La verdad es que es curioso comprobar la evolución del estado etílico de las personas en relación con el tiempo... cuando no se bebe y en el local hay barra libre. El caso es que de madrugada era yo el que iba conduciendo el taxi de vuelta a casa. ¡Anda que no me dieron ganas de bajar la banderita!


Que esa es otra, que el domingo por la mañana tocaba madrugar, pasarme un momentín por el trabajo (a veces hago cosas) y oh, dios mío, brunch en casa de Almatosa para despedir a los Fartons, Pikis & Morgans. ¡Otra vez al putocentro de Madrid!

 
¿A quién se le ocurrió comprar 2 docenas de donuts para 12 personas? Yo me alejé al sofá porque si me quedaba en la mesa me los zampaba... ¡Pues bien, me los acercaron a donde yo estabaaaaa! Luego muchas coñas con lo de que con la zumba lo quemaba. Me puede contener, me pude contener.

Por la tarde había QTR (Que Trabaje Rita, en Charada)  y la Ketty nos había apuntado en lista de puerta. Y Tx (y su resacón) diciéndome que sí, que sí que vamos... vamos, que después del brunch estábamos no sólo derrengaos y descangallaos, sino también harrrrrtoooos, y le acabamos dando plantón a la pobre Ketty.

Que coño, es que la vida fuera de la casa es muy intensa.
 



5 comentarios :

Driver GT dijo...

Llegas a ir sin avisarme y tenemos más que palabras. He dicho.

Eleuterio dijo...

EL Aperol Spritz es mi bebida, definitivamente. Es tan rica.
Qué buenas cuchipandas ha tenido VD., Mocho. Envidia total.

Un día has de desayunar con cava luego del café...ya verás que diversión.

Mocho dijo...

El brunch finalizó con una mimosa, Eleuterio, que consiste en zumo de naranja con cava.

DiegoC dijo...

No sé por qué pensaba yo que TX y Ud. estaban ya sacramente casados,ya ve....

Ros dijo...

madre mia!!! eso si que es un fin de semana movido!

nosotros nos hicimos fanes del spritz el año pasado, que nos costaba menos uno de esos que una cerveza en las italias.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin