¡¡¡Zzzumbaaa!!!

 
Se puede ser patética, se pueden perder los papeles, se puede hacer el ridículo, ¿pero apuntarse a clase de Zumbaaaa????
Pues lo he hecho.

Repasemos nuestra historia pseudodeportiva:
En verano vemos que nos van a abrir un gimnasio al lado de casa..
Tx y yo no es que estemos de buen ver, es que nos sobran chichas por todos lados.
Y nos apuntamos y el primer día que abrió allí estábamos nosotros con nuestras mallas color fucsia, los calentadores morados, un top de lentejuelas y la cinta para el pelo.
En cuanto el monitor nos vio nos señaló la zona de cardio y dijo: vuestro sitio está allí.
Y, en efecto, seis meses después ya nos hacemos unas sesiones de bici elíptica y abdominales que no se las salta un gitano.


Pero claro, te aburres.
Y fue cuando me apunté a Cardio-Box, que es pegar puñetazos y patadas al aire durante 45 minutos para liberar adrenalina y quemar calorías, todo al ritmo de música.
Y oye, pues muy bien, una vez a la semana me hacía yo mis pataditas y además me lo pasaba bien.
Pero resulta que la cadena de gimnasios abre uno nuevo en el centro de Madrid y el monitor de cardiobox se va a ése (lógico, entre tardar más de una hora en llegar al puto polígono y poder currar cerca de su casa que está el nuevo centro, pues normal que el chaval se vaya).
Y el mismo día de mi cumple me ponen otro profe... y no, oiga, no.
Mucho más técnico que el anterior, explicando muy bien cómo hay que dar cada patada y cada puñetazo... pero sin gracia, sin ritmo, sin motivación. Las dos clases a las que fui fueron un absoluto tostón.

Ya estaba yo resignado a seguir con el nuevo o buscarme otras alternativas como meterme a spinning cuando... ¡oh cielos! se anuncia que en el gimnasio se van a dar clases de Zumba.

 
Para los legos (y los tentes, y hasta para los exincastillos), Zumba es una clase de bailes gimnásticos coreografiados sobre ritmos latinos.

O sea, LO PUTO PEOR.

Tú, Mocho, que has abominado SIEMPRE de la latinada, que te has reído en su cara de tu amiga Mariconflictos cuando fue abducida por la secta de la salsa, que no distingues un merengue de una rumba, que crees que vallenato se escribe con b... ¿ahora vas a meterte a ritmos latinos?
Pues sí, lo he hecho.

El primer día de clase seríamos como 80 personas, una barbaridad, estaba a tope, casi no cabíamos.
Y la cosa consistió en estar tres cuartos de hora pegando botes de aquí para allá, levantando brazos y piernas y haciendo el mongo de tal forma que acabas con la camiseta chorreando de sudor.
Un pasote.
Llegué a casa todo colorado y TX me dijo: Oye, esto no es sano, ¿eh?


Pero repetí.
Y desde entonces voy un par de veces por semana a zumbear.
Y la profa me dice que me quiere ver en primera fila, que animo mucho al resto de la gente.
Vamos, yo explicándole que me pongo en primera fila porque cuando me quito las gafas no veo absolutamente nada, pero lo que ella viene a decirme es que soy una auténtica payasa.
Y es que procuro pasármelo bien, pongo caras, sonrío y me muevo mucho, que es de lo que se trata, de bajar barrigón.

Porque esa es otra.
Mi cuerpo es un auténtico cabrón.
Se supone que estoy haciendo aeróbicos a lo bestia, que voy cuatro días semanales al gimnasio, que no hago dieta, vale, pero tampoco me inflo a cerdeces.
¿Y qué es lo que consigo?
Primero se me quedaron los culillos reducidos a la mitad.
Y ahora se me han quedado unas piernillas de alambre, que ni la gallina Turuleca.
Duras, sí, pero esmirriadas.
¿Qué han sido de mis culillos? ¿Y de mis muslazos?
¿Y el barrigón?
Pues ahí sigue el muy hijodelagranputa.
Parezco un ChupaChups.
Y mi querida amiga la báscula diciéndome que no, que no bajas, bonita.
De los más de noventa kilos (0.09 toneladas), bajé hasta los 84... ¡y de ahí no paso!
Mis amigos se ponen en plan compasivo y me dicen que se me nota mucho el cambio aunque siga siendo una foca, y que claro, a ciertas edades no se pueden esperar milagros (ponti). Y hombre, sí, se me nota en la cara, que ya no me parezco a Val Kilmer, pero jodó, que no hay derecho.


En fin.
El caso es que también he hecho relaciones sociales.
A ver, no te jode. En cada clase de Zumba hay dos tíos por unas 50 tías, aprox. 
Está el que va con su señora y tiene mi edad (o similar, pero se conserva mucho peor) y ya no me siento tan mayora y una mariquita huesiloca que se queda exhausta al final de cada clase. El resto, chicas chicas chicas. Y me tienen fichado: el señor gordo de barbas que se pone al principio.
Que sí, que ayer estaba yo en la cola del Mercadona y la chica de atrás me sonríe y me dice: "Hola, soy Elisabeth, ayer no te vi en clase de Zumba". Verídico.
Muy tremendo todo.

Y tx preocupado, claro.
Porque yo venga a hacer mis bailes y a quejarme de que esta semana me voy a perder una clase porque es festivo y él dale que te pego con la elíptica a hacerse rozaduras en los muslos. Unos dramas. Sobre todo porque la malvada profe va introduciendo coregorafías nuevas cada semana y perderse una clase es una auténtica tragedia. Al día siguiente perdidísimo que estoy.


Y me jode, porque ya me había aprendido el Take On Me de A-Ha en versión Samba (brutal) para que ahora me lo cambie por una coreo de doscientos mil saltitos por minuto de un "merengue urbano". Sí, querida amiga, existe el merengue urbano. ¡A lo que hemos llegado!

Finalmente, y sin que sirva de precedente, pero como es muy propio para estas festividades recogidas y de meditación de la Semana Santa, aquí va un vídeo de MI clase de Zumba.

Por supuesto que está prohibidísimo filmar en las clases, y más aún subirlo a YouTube.
Pero es que soy un transgresor.
Qué penita, cielos.

Y felices vacaciones.



10 comentarios :

Eleuterio dijo...

Còmo me he reido con el video. Pero es lo tuyo, admítelo.

en un mes la profesora te preguntará si no quieres tomar la dirección de una clase y ya verás como te entusiasmas y haces el curso de instructor.

Ángel dijo...

Pues genial, una forma de hacer ejercicio y entretenerse al mismo tiempo (que no es fácil).
Ánimo y la pista ;-)

Ken Krap dijo...

Jajajajaja maravillosa entrada. He metido Zumba en el Youtube y me ha dado como miedito, no obstante.

newfenix dijo...

No me seas drama-queen con el peso, recuerda que el músculo pesa mucho más que la grasa! ;)

DiegoC dijo...

Yo ando en las mismas con los cinco kilos que me sobran,que no hay manera de quitarlos.He pensado en llamar a la teletienda y comprarme unos cuchillos GINTSU para hacerme una liposucción rápida....
Por cierto,si quieres sudar,intenta buscar una clase de body attack,que vas a flipar pepinillos.

Driver GT dijo...

Si tu silueta es la que se mueve más, te digo dos cosas (o tres):

- Que lo haces genial, y mucho mejor que las chicas que tienes detrás, que se mueven menos que ná (¿así piensan endurecer?).
- Que perder tripa es mega-hiper-súper-difícil. Siempre pierdes de lo que no quieres (te lo digo yo que estoy hiperflaco pero tengo mi lorza en el ombligo).
- Que estás cambiando grasa por músculo, así que normal que no pierdas peso.
- ¡Que estás muy bien así!

DiegoC dijo...

Ah,se me olvidaba: lo mejor de lo mejor para perder peso/volumen es la dieta.Es muy triste pero es lo que hay,chato.

Ocnebius dijo...

Completamente de acuerdo con Driver GT.
No te desanimes, y sigue dándolo todo con la zumba! A mí me encanta, pq es maravilloso ver a los ingleses, que no tienen sangre en el cuerpo sino horchata bombeada por una chufa, haciendo amagos de movimientos "zezys". Y claro, también hay que decir que hay gente que se mueve muy bien (típico tópico, pero hay algunas negras que menean el culo que vaya-vaya).
Y te ríes. Y sudas. Pues ya está, para eso va uno. Si quisieras llegar a algo más te presentarías al casting de Fama, pero NO. Permíteme compartir este temazo zumbero que, sin ser yo nada de eso, me anima un montón en clase (también me anima ser el único que entiende la letra, que es poesía urbaJAJAJA): http://www.youtube.com/watch?v=tV_vkUAM_6o
Un abrazote y no decaigas!

Makd dijo...

Jajajaajaja

Parece un calco de mis primeras clases de zumba. Todo mujeres, y dos tios, el marido de alguna o señor mayor que quiere menearse un poco. Lo peor es que te emocionas y la profesora decide pasarte a primera fila porque animas..Las tias te miran raro porque no saben de que palo vas....

Y lo malo es que lo aprendido no lo puedes lucir por ahí porque parece que estás en pleno ataque epiléptico-latino con unos movimientos un tanto sospechosos.

Mucho ánimo Mocho, que somo pocos pero muy animaos!

Anónimo dijo...

pues claro que te ponen el primero , si eres una maquina , lo vives y llevas el ritmo mejor que nadie de los que se ve . dejate de pegos que eso es lo tuyo y paciencia que ya verás como al final de nota .

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin