Fangoria en el Price

 
Dos entradas en el blog sobre Fangoria en unos días, guaaaaaaau.
¿Eres fan?
Pues sí, soy fan, aunque con reservas. No me trago todo lo que me echen.
Y ayer, día de San Isidro (ya se sabe cómo son los católicos con sus cultos politeístas) me fui al concierto de presentación de Cuatricromía en el Teatro Circo Price de Madrid.
Me decía mi tx que para qué iba, si ya los había visto el año pasado en Coslada (clic). Evidentemente, ayer él no vino, pero por lo menos tuvo el detalle de acercarme en tx al putocentro de Madrid.


Comodísimo lo de llevar la entrada en el móvil, oiga. Te olvidas de sacar el papelito, guardarlo y luego buscarlo desesperadamente dos meses después. Sobre el público asistente, qué se puede decir que no se haya dicho ya de un concierto de Fangoria. Gays superando la cuarentena, gays algo más jóvenes y más gays. Además aderezado con una troupe de amigos, admiradores y famosillos de medio pelo que no podían faltar porque era el concierto inaugural de la gira y, lo que es más importante, estaba la Mtv grabando para el reality "Alaska y Mario". De verdad, lo de ver a mariquitas haciendo el tonto por hacer, abrazándose exagerada y artificiosamente y dándose besos con Mario, la madre de Alaska y demás componentes de la pandi es muy de vergüenza ajena.


Me gusta el Circo Price para conciertos. Tiene un tamaño perfecto. Ya lo comprobamos en el concierto de La Liga Humana. Puedes estar abajo en la parte de atrás sin sentirte muy alejado del grupo y en la grada, aunque por las fotos parezca que estás en el culolmundo subido al trapecio haciéndote un Pinito Del Oro, se ve muy bien y cercano.  Esta vez estuvimos arriba, en grada, y ahí se puede comprobar qué fantástica cabeza pensante diseñó este edificio, porque vamos, lo de la grada es de traca:


Primero hay mil tramitos de escaleras que suben, bajan, tienes que pasar por detrás para ir alante... un desastre. La salida del concierto fue un laberinto, y se montó un mogollón abajo del copón. Por supuesto accesibilidad en la planta de arriba cero patatero.
La primera fila de grada es cómoda, pero tiene una barrera de seguridad a la altura estratégica de los ojos (para individuos de estatura media) que hace que te tengas que estar agachando o estirando para ver bien. Y las filas de arriba son estrechísimas. Señores, NO CABEN LAS PIERNAS. Un horror. Lo bueno, que te puedes poner de pie y bailar sin molestar a los de atrás, que para un concierto está bien, pero no me quiero imaginar un espectáculo en el que haya que estar allí sentado. Quin espant.

Y ahora a lo que vamos, al concierto.

  
Primero cantaron Monarchy, un grupo con un muy potente sonido electro-pop con retazos depechianos (de cuando Depeche eran divertidos) que se marcaron tres cuartos de hora de buen concierto. La lástima del asunto es que el recinto estaba medio vacío, la gente estaba hablando sin tener en cuenta al grupo, saliendo, entrando, yendo a fumar a la terraza, saliendo a comprar cervezas, dándose besitos para la Mtv... Una pena, porque sonaron muy bien. Vale, el falsete del cantante me pone un poco delosnerves pero, sin conocer las canciones previamente, me gustaron y los disfruté bastante.



Y poco antes de la hora programada (21:45), puntualísimos, como si de un programa de Yannelipper Yannier se tratara, salieron Los Fangoria a escena.



Era la presentación del Cuatricromía y yo creo que se lo cantaron enterito (quizás faltaron un par, pero tampoco soy tan petardo como para ir haciendo una tracklist y luego contarla). Si hasta cantaron la coñazo esa de la Traición. Igual que el disco, el concierto estuvo dividido en bloques de colores. Empezó la cosa con el amarillo, luego el negro, el magenta, el cyan y finalmente una explosión disneylándica de colorido. En cada bloque se cantaban las canciones correspondientes, metiendo alguna canción antigua entre medias. Faltaron grandes éxitos, pero es que no era un concierto de greatest hits, sino la presentación del nuevo disco, así que bien. Así, a bote pronto, de las antiguas se me vienen a la cabeza Electricistas, Me odio cuando miento, Absolutamente, Más es más, Perlas ensangrentadas, Ni tú ni nadie, Retorciendo palabras, No sé qué me das...



Alaska, embutida y fajeada en unos modelitos de luto riguroso que así de lejos parecían como de eskai, estuvo divinísima. Poses de diva, pasitos de baile y sabiendo llenar el escenario ella sola. Apoyada por los coros de un escondidísimo Rafa Spunky, nos ofreció toda su gama de matices de voz de ultratumba y estuvo más que decente. Incluso en el estribillo de Cuatro Colores se marcó unas notas altas bastante notables. Al final del concierto sí que la voz estuvo algo cansada. Y los desafines de Electricistas y Me odio cuando miento no fueron culpa suya, sino de unos nuevos arreglos bastante extraños y un público coreando por encima pegando el grito donde no debe.


Nacho Canut, tan discreto como siempre, recluido al fondo, tecleando, dándole al Play o eventualmente marcándose un AnaBelén con una pandereta.

La parte más visual corría a cargo del ballet Fantasía. Ellos muy bien (uno de los chicos la verdad, luciendo un cuerpazo de escándalo) y ellas más previsibles y marcando autoridad con unas pedazo de TETAS de impresión.

 
El caso es que llenazo hasta la bola, ambiente superfestivo, mil amigos a los que saludar (y otros a los que vi pero no pude ni acercarme), el Scruff echando chispas y casi dos horas de conciertazo que no se hicieron nada largas. Y oye, lo de ver desde arriba pues también me relajó mucho, que lo de estar esquivando pisotones y cabezas en pista a veces cansa mucho.



Algunas fotos de aquí son mías pero hace tiempo que paso de estar pendiente del móvil en los conciertos. Aparte, por muchos chorropíxeles que tenga el teléfono, donde esté una cámara que se quiten los iPhones. Así que he robado fotos de Instagram y de Facebook (gracias, chicos). Y qué coño, si seguro que hoy estará ya casi todo subido a Youtube.


Lo disfruté mucho pero acabó supermegatarde para un día víspera de laborable. Corriendo al metro (primera vez que me hago el pasillito de Acacias-Embajadores, arghhhhs) y menos mal que tx se acercó a Ventas a por mí (es un sol, es un sol, es un sol), que si no me veo llegando al polígono a las mil y monas (y sin ganas de hacer la entrada del blog, claro).

A la salida del concierto, un chico repartiendo flyers... ¡del Enfrente! Qué clarividencia. Por cierto, ¿todavía va la gente a ese sitio?


Señoras, señores, señoras, esta noche Fangoria repiten concierto en Madrid (por cierto, tela con el precio) y próximamente los tendrán en las fiestas de su pueblo o en el de al lado así que... vayan, que seguro que disfrutan.


Editando, que no es participio, gracias a la amabilidad de mi amigo J, para completar esta entrada con vídeos del concierto. ¡Gracias!

video


Electricistas

video

Perlas ensangrentadas

video

Retorciendo palabras

video

Más es más

video

Ni tú ni nadie

Y hasta aquí esta breve crónica del concierto de Fangoria + Monarchy en el Circo Price de Madrid. ¿Tagustao? Puescomentacoñññño.


10 comentarios :

Justo dijo...

Enhorabuena por la rapidez y precisión en la crónica. No tengo mucho que añadir.. me gustó un montón, y creo que es su mejor disco desde hace bastante tiempo, diez años mínimo.

Mocho dijo...

Gracias a ti por comentar, Justo. ¡Desde arribota no te vi!

franboyant dijo...

En el concierto de la Liga Humana estábamos Javi y yo!! Me tocaron unas entradas en un concurso esa misma mañana y allá que fuimos, a metro y medio de los brazos de Susan!! A Fangoria supongo que los veremos cuando empiecen a rodar por Castilla La Vieja.

Anónimo dijo...

Hola a todos, me habría encantado ver a Monarchy, es uno de mis grupos favoritos, que Fangoria también... pero a los Monarchy es difícil seguirles la pista. Una pena vivir en el Sur, donde para este verano lo más atractivo q hay es Alejandro Sanz... menuda depre! Muchas gracias Mocho por informar. un saludo.

Driver GT dijo...

Buena crónica. Ni me enteré de que había concierto, pero bueno, ya los veré en otra ocasión.

Ángel dijo...

¡Qué ganas de verlos! A ver si se acercan pronto por aquí y si no pues tendré que esperar al LowCost en Benidorm (que, por cierto, también van los Monarchy y me está gustando el disco).
chuiks!

Eleuterio dijo...

Gracias por el video. Creo que sin conocer demasiado de Fangoria Markus y yo hubiésemos ido, es un pop que me puede gustar.

No puedo creer que hayas hecho por primera vez el pasillo Acacias Embajadores...es mi idea de lo interminable.

DiegoC dijo...

Jooo....y yo que vivo en Legazpi y me cuesta nada subir a Embajadores,¡¡¡ni me enteré!!!

Mocho dijo...

Mi primera vez, Eleuterio, en serio. Yo creía que el de Diego de León era largo, o las escaleras de Nuevos Ministerios, pero éste es... la infinitudddddddd

quiqsummers dijo...

Muchas gracias por tu crónica y aprovecho para hacer propaganda de la mía, en http://chicos-casi-g.blogspot.com :)

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin