Pelis olvidables: Immortals vs Misión Imposible 4



Diciembre es época de estrenos cinematográficos "para toda la familia".

Venga, pongámonos petardos: Tx y yo queríamos ir a ver "The Artist", de verdad, de verdad ¡pero es que sólo la ponen en el centro centrísimo de Madrid. Y como Gallardón y su sucesora Ann Bottle han decidido que los que vivimos en el extrarradio no podemos llegar al centro en coche, a ver quién es el guapo que en plena campaña de luces y cotillón se acerca en el precioso bus que llega al polígono y que después de media hora todo lo más que hace es acercarnos a una excéntrica parada de la red de metro. No, o sea, no.

Y una vez justificados... vamos a lo que nos interesa:


Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma.

Más de lo mismo. Una auténtica película de usar y tirar, cuando sales del cine ya se te ha olvidado. Entretiene, porque es todo un oh, hay que hacer esto, oh, tenemos problemas para hacerlo, oh, es imposible, pero oh, lo hacemos. Es decir, en cuestión de tensión no decae en ningún momento y hasta echas algunas sonrisitas, pero tú verás si te compensa los 8 euracos de la entrada.


Además, tiene los títulos de crédito MÁS CUTRES del mundo mundial, con una mecha que va avanzando sobre escenas de la peli ¡que vas a ver después! Ni en las miniseries de amor y lujo más ramplonas se ve eso. Horrendo.


Y, por otro lado, el problema de siempre, la credibilidad de Tom Cruise como héroe de acción. Yo no sé qué puede hacer este señor para que ya alguien se lo crea en una peli. ¿Comedia?

Veredizzztoooo... ay, pues no sé, porque la vi hace tres semanas lo menos y ya se me ha olvidado.


Otra para olvidar: Immortals (Inmortales), nada que ver con la del mismo título en España de Russel Mulcahy (síiii, el de los dos primeros capítulos de la Queer As Folk americana) con el "expresivo" Christopher Lambert.

Yo es que no me lo creía. Pero, de verdad, ¿para qué coño hacen películas así? ¿Para sacar un par de macizos a pecho descubierto y que suspiren cuatro niñatas y tres pequelocas fans de Lady Gaga (sucesores de los gays fans de Natalia de OT de hace una década y/o los monicanaranjistas de hace una y media)?


Lo primero, la historia. Bueno, el mito de Teseo... ya es que ni pasado por la turmix, es que de mitología clásica tiene el nombre y punto. Que lo mismo lo podían haber ambientado en el típico medioevo fantástico cambiando los nombres, pero claro, lo de los griegos se presta más a falditas y soft porn.


En fin, que la historia da igual porque es aburrida aburrida aburrida. Tanto que me quedé dormido. Además, la producción es de baratillo y se nota. La mitad de la peli transcurre en un decorado de un pueblo "muy belén" en un acantilado al borde del mar, la otra mitad está tan a oscuras que no se ve un pimiento y las esscenas de los dioses... joder, parece que acaban de salir de una fiesta de "señoras que van al chino a comprarse dorados para su actuación de drag de pacotilla en el LL". Lo de aquí abajo es un fotograma, verídico:



Eso sí, sale Kellan Lutz (dos picosegundos o así, lo mismo salió más mientras estaba yo dormido), con lo cual queda cubierto el cupo de chorreo de helado necesario. Y el Henry Cavill mola, tiene así un polvo muy de andar por casa, y será el futuro Superman (menos mal, porque el anterior, el de los taconazos, tenía menos carisma que nuestra eurovisiva Soraya).



Mejor quedarse en casa viendo fringes de esos.

Que síii, que vale, que la próxima vez vamos a ver una peli iraní de un pastor de cabras que se tira media hora en un pedregal mascando hierbas. Prometido.
O una de esas francesas en las que sale un señor que no para de fumar y una tía sin tetas que le habla susurrando.

Ah, y no sé qué morbosa y malsana expectación ha causado eso del jockstrap de los huevos colgantes (colgados, que dirían en Cuenca) de mi anterior entrada, yo lo veo de lo más natural y fresquito:

Blog Widget by LinkWithin