14 secretos escandalosos que un homosexual nunca te confesará


Con este llamativo titular, la organización cristiana Christwire pretende llamar nuestra atención sobre los terribles peligros que acechan a la vida de las personas decentes por culpa de la homosexualidad.

Aquí hago un extracto, pero el artículo entero no tiene desperdicio:

"Mientras los políticos corruptos y los activistas juristas están pasando a machete la dignidad humana, es importante que recordemos los peores aspectos de la agenda homosexual. Esté prevenido, éstas son cosas que los activistas no quieren que se sepan. Provocarán disturbios, sobornarán y atacarán la libertad y la vida para ocultar estas profundamente perturbadoras actividades. Hoy vamos a descorrer la cortina del mundo gay para ofrecer una imagen terrorífica del inicio del fin de la moral tradicional en América hoy en día. Lo que sigue no es aconsejable para enfermos del corazón":


1. Los homosexuales se blanquean el ano.
No se sabe si para ocultar heridas en sesiones sadomasoquistas o en la nueva moda de las webs de contactos online, donde se postean fotografías de primerísimos planos de órganos sexuales para atraer al macho opuesto. Sea como sea, la chica del futuro de lejía Neutrex se está poniendo las botas. Ya sabes lo primero que tienes que hacer cuando vayas a casa de un amigo: espía el armario de la limpieza y sabrás si es maricón o no. Enlace:clic.


2. El principal aliciente para apuntarse a un gimnasio es la masturbación mutua.
Bueeeeeno, aquí habría mucho que discutir. Pero desde luego de lo que te avisan es de que ni se te ocurra cruzar la mirada con otro hombre en la sauna de vapor. Enlace: clic


3. El matrimonio homosexual será el comienzo de una era de terrorismo internacional.
Así, con dos cojones. Porque las bodas gays llevarán a lunas de miel gays, donde las parejas de pervertidos llevarán maletas llenas de consoladores, artilugios sexuales y ropa de mujer para corromper a los jóvenes musculosos del tercer mundo. Esto ya es racista, clasista y todos los ista del mundo. Enlace: clic


4. Las mujeres heterosexuales que socializan con gays tienen menos probabilidades de casarse.
Y es que claro, mi querida mariliendre, si te acostumbras a la forma de vida gay, luego te rebelarás cuando tu potencial marido te pida que seas el apoyo fiel y obediente que toda mujer debe ser. Para vestir santos, bonita. Enlace: clic


5. El deseo homosexual es deliberadamente transmitido al mundo animal.
Ya tenía que salir el bestialismo por algún lado (faltan los niños, pero tranquis, ya saldrán). Ya sabes, cuidado si el gato del vecino "rarito" te mira con ojos golositos. Enlace: clic


6. La radical programación televisiva en horario infantil atrae a los jóvenes al mundo de la promiscuidad.
¿Qué te dije? Ahora los niños. La tele tiene la culpa. Menos Teletubbies y menos Bob Esponja. Y la peor, pero la peor serie de todas: Las Chicas de Oro. (Ya ves tú, yo no la veía porque no me gustaba y he salido maricón como el que más). Enlace: clic


7. Los bares gays funcionan con los mismos principios que las células terroristas islámicas.
¡¡¡Mancanta!!! Aquí hablan de mesas de billar mugrientas, urinarios masificados y ceniceros repletos como marco ideal para conjuras y confabulaciones. Enlace: clic


8. La generación joven actual usa el sexo como arma para destruir los valores americanos.
Bueno, mientras sean los americanos. El libertinaje atrae a muchos jóvenes confundidos hacia algo que creen hip y cool. Guay. Enlace: clic


9. La sodomía "hardcore" es la forma más común de alcanzar la satisfacción en el sexo.
Con el tiempo, los "power bottom" (ultrapasivos) serán identificados por sus rectos y sus anos se convertirán en santuarios sagrados a los que cuidar constantemente. Los ultrapasivos se pasarán día y noche pensando en las características físicas de los órganos reproductivos de sus conquitas pasadas, presentes y futuras: tamaño, grosor, curvatura, pellejo, resistencia a la fricción... Enlace: clic


10. El New York Magazine es un caldo de cultivo de propaganda homosexual oculta.
Ya lo sabes, a partir de ahora, a leer La Gaceta, La Razón y el Marca. Enlace: clic


11. Los excesos sexuales más sucios son llevados a cabo por un grupo muy exclusivo conocido como "los osos", pero los principales medios de comunicación se niegan a investigar.
Juaaaaa, jajajaja, "muy exclusivo". ¿Es que no saben lo que es una OWL [Osa, Warra, Lávate].Me parto. En fin. Pero lo peor de todo es que la culpa del nacimiento del movimiento bear se la echan a una serie de televisión (cómo no), "La Isla de Gilligan". No sé, jamás la vi, y soy medio osa. Enlace: clic


12. La serie de televisión Glee recluta intencionadamente a los niños al mundo de la homosexualidad.
Glee es una ñoñez pinchada de un palo. Aunque original en los primeros episodios, se acabó volviendo un bodrio cursi y aburrido. ¿Que recluta homosexuales? Yo más bien diría que los que ya son dramaqueens o aprendices de Lina Morgan son los que se sienten atraídos por la serie, porque el resto del mundo... puf. Enlace: clic


13. Rachel Maddow es liberal, lesbiana y una piojosa locutora.
Aquí me callo porque no tengo ni idea de quién es esta señora. ¿La Campos americana? Ah, no, que ésa es Oprah. ¿La Encarna de los States? Ah, no, que ésa es Ellen. ¿La María Escario transatlántica?... Enlace: clic


y 14. Tener un gato es un triste sustituto de las sanas relaciones cristianas.
Son animales ingratos e indiferentes que se pasan la vida al sol, contribuyen poco a la vida familiar y huyen de los intentos de amistad y formación. Cuántas veces no has llegado a casa y te has encontrado con el rollo de papel higiénico destrozado por tu laicista gato. Practican la promiscuidad y desalientan a sus propietarios de tener relaciones estables. Vamos, que son lo peor. Y si el gato tiene nombre de personaje de ópera (Amneris, minina, ven aquí), ya ni te cuento. Enlace: clic


Así que ya lo sabes. Los malvados homosexuales NO QUIEREN que estos 14 terribles secretos se conozcan y divulguen. La mafia rosa (o lobby gay) contribuye activamente a que tengas gatos, veas Glee, te conviertas en una osa, confabules en tu bar favorito para poner bombas, y te eches lejía en el culo.

Disculpad los errores de traducción, lo he hecho a vuela-pluma.
Ah, no, que no se lleva lo de tener pluma (según las Grindresas de mi barrio, vamos.)

El artículo entero, aquí: clic.

Editando (que no es participio): Puedes estar tranquila: lo de ChristWire va de coña, una cosa así como la de El Mundo Today, y se mofan de las webs fundamentalistas cristianas. Ignoro si será cierto o no pero si la cosa va de coña: ¡¡¡Enhorabuena, porque anda que no se lo curran!!!

Y, lo más terrible de todo: no saber distinguir si se trata de una web seria o de broma. Mieditoooooo.

Gracias al que lo haya subido a Menéame.


Ah, iba a hacer seguir con la guía de Berlín después de la de Praga, pero me estaba saliendo una entrada bastante coñazo. A ver si esta semana la cuelgo.


Blog Widget by LinkWithin