A la Misha Sortu, a la Paris Bildu, a la Britney Spears !!!



Tengo muy malos pelos. Si lo llevo corto parezco una calabaza de Halloween debido a las redondeces de mi cara y si me lo dejo largo empiezan a salirme unos moños laterales muy poco favorecedores que me convierten en un cruce entre Juan Sebastián Plaff y Lorenzo Parachoques.

.

.

Estaba yo tan preocupado por mi aspecto capilar cuando mi amiga Yosune Fartons (lo adivinaste, la prima de Madronita) me dio la solución: tú te tienes que cortar el pelo "a lo vasca". Le cogí la palabra PERDONA PERO VAYA PEDAZO DE TÍO ACABA DE PASAR POR DELANTE DE MI VENTANA... ya sigo, ya. Pues eso, que le cogí la palabra y el viernes por la tarde me presenté en Bilbao.

La duda era... ¿me hago un corte de pelo a lo Sortu o a lo Bildu? (clic) Ay qué dilema.

Bilbao me agota. Es una ciudad que tiene un tamaño ideal porque puedes ir perfectamente andando a todos lados, pero precisamente por eso acaba uno reventado de andar. Qué caminatas, rediós. Y más con la Yosune, que va a unas velocidades vertiginosas por la calle.

Nada más llegar me llamó por teléfono y empezó el estrés: Que te arregles YA, que tenemos que recoger a unas amigas y nos vamos de crucero por la ría. ¡Pero bueno! ¡Si no me había traído nada para la cena con el capitán Stubbing en la cubierta Fiesta! Pero yo con las lentillas y dos golpes de cepillo soy otro, así que a la hora indicada estaba listo, recogimos a Altzai, Itxaso y Sinosuke y nos fuimos los cinco al muelle.

Bueno, lo de crucero... vale, porque era una embarcación. Ahora, lo del Princesa del Caribe... más bien era como la barcaza que te da la vuelta en el estanque del Retiro pero con capacidad para 200 personas. Podías estar en cubierta o abajo (que no sé cómo se dice y que si lo digo mal los náuticos me van a poner ojo perejil), a cubierto, donde un dj amenizaba la travesía.

Lo más interesante de todo se resume en dos palabras:

BARRA LIBRE.

Empezamos con unas cervecitas (por eso de que yo era la primera vez que veía a las amigas de Yosune y convenía dar una imagen seriecita acorde a mi edad) pero entre que para beber había que bajar, pelearse por un sitio en la barra y luego esperar a que la pobre camarera te hiciera caso, a la segunda pasé directamente al Brugal con cola.

Mientras la chica de la barra no daba abasto, otra sacaba bandejitas con comida.

.

.

¿Tú sabes eso de los especialistas en canapeo que se apostan como buitres para asaltar a las pobres camareras al grito de "
c'est gratuit?" y dejarles las bandejas vacías en tres segundos? (clic) Pues eso multiplicado por diez. ¡Qué rapiña! Pudimos comer algo, con ayuda de la chica que escondía la bandeja para procurar llegar al rincón donde estábamos nosotros, y gracias a que la gente se puso a bailar abajo.

Señores, eso parecía una boda: Bisbal, Shakira, Rocío Dúrcal -aka la muertita- y todo tipo de latinadas salvajes. La cosa ya adquirió coloración dramática cuando se pusieron a bailar la conga. Nunca lo he soportado, ni en las bodas.

.

.

Nosotros nos dedicamos a disfrutar de la temperatura superagradable en proa y a nuestros pinchos y brugales. Mientras, las autóctonas me iban indicando por dónde pasábamos y las atracciones que ver... hasta que se me ocurrió soltar un inoportuno "
¿y esto era lo bonito?" referido al puente colgante patrimonio de la Unesco. Ay, hija, lo siento, estaba lleno de andamios.

Luego una chica se nos acercó a pedirnos un botellín de cerveza para usarlo de cenicero. La miré aterrorizado y le pregunté si iba a empezar ya a beberse los culines. Creo que no me entendió porque se quedó muy descolocada. Tras eso, le pedí por favor a Yosune Fartons que me impidiera interaccionar más con gente que no conocía.

Sinosuke, una real hembra que es japonesa pero todo el mundo se cree que es vasca porque tiene una K en el nombre, bailaba desmelenándose mientras era acosada por el clásico baboso regional que estaba filmando con el teléfono móvil los canalillos de las tías. Cuando se acercaba el del móvil ella se comportaba modosita, y en cuanto el otro se cansaba y dejaba de grabar la tía se arrancaba con unos movimientos pélvicos y pectorales de tirar patrás. Enseguida el otro intentaba volver a apretar el botón de grabar pero entonces ella, así como si nada, paraba. Qué ladina.

Itxaso se acercó al dj y le pidió una bachata. El chico le respondió que si ponía eso habría un bajón en la fiesta. Con sus enormes ojos azules y su carita de buena, Itxaso volvió a la carga: "¿y si me desabrocho un botón me pones la bachata?" Y su (generoso) escote copa D aumentó en cuatro centímetros. Ni que decir tiene que sonó bachata.

Al llegar a Santurce el barco se puso a dar vueltas como loco (muy bonitas las luces esas que van cambiando de color) y finalmente enfilamos de nuevo la ría arriba para volver a Bilbao. Fueron algo más de dos horitas de travesía, lo pasamos bien, sí. Ni que decir tiene que el Grindr echaba chispas (enternecedor el chico que ponía en su perfil: "no soy sólo un cuerpo" -una frase tan Ágata Lys-) y hasta hice amistad con un tío de Mallorca la mar de majo.

Cenados y prebebidos, tocaba salir a tomar la última antes de irse a dormir, claro. El Dj anunció que la fiesta seguía en la sala Arizona. El nombre era supersugerente, muy de boite de los años 70, pero Yosune me desencantó: "es un bingo en el que por la noche ponen música". ¡un bingo! Lo más de lo más, totalmente apetecible... pero no para un viernes noche.

Anduvimos un poquito hasta llegar a un discobar, donde el portero estaba muy metido en su papel ordenándonos a todos situarnos en la cola para entrar detrás de una cadenita. Vamos a ver: ¿modales de Studio 54 para encontrarte luego con lo que te encuentras dentro? En fin. Menos mal que íbamos en grupo y nos acomodamos todos al fondo del local.

Había fiesta y con cada copa hacían un regalo. Las opciones eran un marco portafotos, unas alpargatas (sólo les quedaba el número 39) o una "funda para ordenador portátil". Elegí lo último, claro. Y resultó ser esto:

Dos retales de pichiglás acolchado tipo saco de dormir unidos por una cremallera. Glamour total, vamos.

El problema de salir de copas con un grupo de chicas es que se nos adosaron la panda de garrulos del tío del teléfono móvil del barco y más amigos. No problemo, yo estaba en la barra de charleta con Yosune Fartons y el mallorquín comentando las excelencias de los regalos y pasando del resto del mundo mientras los tíos acosaban a las demás chicas (hasta Itxaso volvió a abrocharse la blusa). Y de golpe ocurrió algo inesperado.

Vi en la distancia cómo se hizo un vacío al fondo del local y a Sinosuke y Altzai con caras de estar al borde del desmayo. ¿Qué había ocurrido? La solución es sencilla:

ALGUIEN SE HABÍA TIRADO UN PEDO.

Pero no un pedo cualquiera, no. Era la madre de todos los pedos. De esos reconcentrados, redondo en boca, con cuerpo, poso, aroma frutal, lágrima, exceso de taninos, y retrogusto ácido en el paladar. Asqueroso.

Y todo apuntaba a que había sido uno de nuestro grupo (y no miro a nadie). El camarero hasta tuvo que echar fufú.

Hora de irse. Las chicas se iban al hotel. El grupo de tíos les dijeron: "Vale, vosotras os vais, pero ¿y ellos, siguen la marcha?", mientras nos señalaban a los que nos habíamos quedado en la barra. Definitivamente, HORA DE IRSE. Yosune, el mallorquín y yo salimos escopetados antes de que se nos adosaran. Porque ya me sé muy bien que el plan de "tíos solos saliendo de marcha en una ciudad que no es la suya" fluctúa mucho dependiendo de tu orientación sexual. Y no me apetecía acabar en un antro de descorche, francamente. Que después nosotros acabáramos en otro antro infinitamente peor ya es otro cantar, pero al menos eso ya era cosa nuestra.

Y joder lo que ha dado de sí el viernes. ¡Y no he contado nada de mariconerío! Si sigo con el sábado y el domingo esto ya se convierte en la biblia en verso, así que mejor lo dejo para próximas entradas...
.

.

La decisión es sencilla:
o peineta o mantilla

11 comentarios :

ynosek(+)kontarte dijo...

no me lo puedo creer ........

Javier dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mocho dijo...

Javier, fue un evento privado.

Yno, créaselo, mañana hablaré de Vd.

Eleuterio dijo...

Desopilante.

Anónimo dijo...

Vaya, vivo frente a la Ria, a la altura de Zorrozaurre . Podia haberte saludado con la mano y los prismaticos......jejej Cuentanos el sabado y domingo.Lo pasaste bien ? Chicos guapos ?

MM de planetamurciano dijo...

He estado como cinco minutos partiendome la pipa con su descrpción del gaseoso elemonto...
¡¡Es usted un poeta de las ventosidades!!

MM de planetamurciano dijo...

Joder, ke redacción...
elemonto=elemento
descrpción=descripción

Mocho dijo...

No te lo puedes ni imaginar.

Y lo peor es que al día siguiente fue motivo de conversación entre los amigotes, pero no como algo vergonzoso u ocultable no, sino en plan "joder vaya pedo que me tiré anoche, juas juas juas".

Falta por contar el sábado, sí. ¿Chicos guapos? Sí, también, pero muy poco accesibles.

MM de planetamurciano dijo...

¿Se saben las razones? Me refiero...¿Algún plato de comida en concreto? ¿Algún café mal hecho?

Mocho dijo...

Ignórolas.

Y ni la Fartons ni yo teníamos más ganas de indagar (y eso que al día siguiente nos los encontramos en el hotel).

Sufur dijo...

Calla calla que tú al menos tienes pelo. Perraca

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin