Eurovisión 2011: Votaciones, resultados, comentarios, croissants y análisis


Eurovisión es para verlo con tus amigotes maricones, si no no tiene sentido. El año pasado estábamos en la fiesta sorpresa de la marchi y casi ni nos enteramos, pero éste nos fuimos a casa de la calva a hacer un análisis concienzudo del festival.

Y nos quedamos con:

1. ¡¡¡CÓMO ES QUE IRLANDA NO QUEDÓ GANADORA!!!



2. Malditos portugueses y franceses que nos jodieron la última posición. Que se voten entre ellos y nos dejen en paz, joder.

3. Este año, y aunque nos cueste reconocerlo, hubo nivel en las canciones.

4. José María Íñigo no existió (o básicamente lo sustituimos con nuestros comentarios). Aún así es infinitamente preferible al pelma de Uribarri.

5. Los autodenominados eurofans fanáticos talibanes de pseudodivas de ventilador al canto y grito pelao se deberían haber jubilado con Uribarri. Hasta los mismísimos de sus gilipollescas predicciones y sus teorías conspiratorias.

6. La presentadora rubia llevaba un vestido que parecía el museo Guggenheim de Bilbao.

7. El presentador tenía la cabeza grande pero luego todos los rasgos faciales reconcentrados.

8. Verse las semifinales de Eurovisión es como ver partidos de fútbol de segunda B. Por favoooor, un poco de criterio.

9. España: canción de chiringuito playero, tía sin voz y coreografía anticuada y espasmódica.

Y paleta total: lo de las gaitas y el vestido hecho por las amigas de Galicia es de un chonismo flagrante.

10. Lo grave de los puntos de España no está en los 12 que nos dieron Portugal (todas las de Tuy pasaron la frontera para votar) o Francia (ídem con las de los chiringuitos de Lloret). Ni los 5 de Coslada Rumanía. No. Lo grave es que países como Eslovenia o Eslovaquia nos dieron 2 puntos. Eso quiere decir que encontraron nuestra canción ¡¡¡
mejor que otras 16!!! Es muy grave. Deberían hacérselo mirar.

11. Ane Igartiburu hizo retrasarse un vuelo a Düsseldorf el pasado domingo, que lo sé yo que estaba allí. La llamaron varias veces por megafonía y no se presentó. ¿Iba de corrsponsala deluxe y luego tve se arrepintió?

12. Mucha boyband y niños monos para carpeteras. Sorprende que siendo un puñado de maricas añosas los que lo estábamos viendo no soltáramos más burradas. Nos contuvimos (o nos van más duritos, claro).



13. Todas las canciones nos sonaban a algo: es decir, nos hacemos mayores.

14. La Celine Dion de Budapest llevaba un muffin de kryptonita azul en la mano que la paralizó pegando sus tacones al suelo, porque NO SE MOVIÓ. Prototipo de diva de grito, melena y ventilador.



15. La estona era la Katy Perry de Tallin. La canción era una ful, pero NO MERECIÓ quedar detrás de España.

16. Suecos, griegos e ingleses, birrias con niños monos. El ruso, salido de Grease 2 (la de Michelle Pfeiffer) (y la canción era igual que Lessons in Love de Level 42).

17. Cuando terminaron los griegos, me di cuenta de que llevaba 9 canciones
SIN PARAR DE COMER.


18. Francia: Les Misèrables. Ya se podía haber lavado el pelo, pero por lo menos era una canción currada.

19. Italia. Un swing bien construido y merecido segundo puesto, lo cual quiere decir que frente a las teorías geopolíticas, si hay una buena canción, suma puntos.

20. Vale, Suiza se ganó con la rubia patizamba todas las papeletas para quedar la última. Pese a que me cueste, reconozco que merecidamente.

21. Los Madness moldavos vestidos de Pet Shop Boys... nos gustaron.



22. La alemana (la chica repetía, ya es para tener ganas), sonaba ochentera. Y las coristas eran muy Daft Punk, ¿no?



23. Eslovenia: Woman in love de Barbra Streisand. Islandia: Los Housemartins. Serbia: Gwenno Pipette cantando una de Duffy. ¡TOTALA!



24. Ucrania: ni me acuerdo de la canción, pero las asociaciones en defensa de los animales, la Peta y esas cosas, deberían denunciarla por matar dos gallinas. La última fue una georgiana heavy horrorosa vestida de X-Box. Lo mejor, que cuando decían las votaciones en francés, era "la yeoryí". Sonaba supermaricón.

25. Ay la Azerbayana. Una mezcla de Jennifer López conMarta Sánchez peinado hachazo en medio + su bolloliendre.



Vale, no me gustó nada cuando la oí. Un medio tiempo de esos que odio. Pero reconozco que al día siguiente me pareció hasta buena y todo.

Además, nos encanta eso de que se celebre eurovisión en un país tan caucásico, con sus riesgos Nagorno Karabaj y tal (véanse las recomendaciones del ministerio de la Trini: clic).

Y, vista la ostentación Angela Merkel del escenario de este año... ¿te lo imaginas en Baku, con un telón de brillantina y cuatro espumillones colgando? y si la presentadora es la que dio los votos vestida de boda de extrarradio, puede ser muuuuy fuerte.

Definitivamente, nos alegramos de lo de Azerbaiyán pese a que la canción al principio ni fu ni fa.

¡Y salió Raffaella!

¡¡¡Y sobró comida!!!
¿Te lo puedes creer?
(Eso sí, nos zampamos dos tabletas de chocolate de en ca la calva).

No sé, ¿me dejo algo?

Blog Widget by LinkWithin