Perras Furiosas (Bitch Slap)



Perras Furiosas es un peliculón ideal para verlo en compañía de amigotes pasados de vueltas tirados en el sofá mientras tu churri te trae las birras, limpia el cenicero y recoge las bolsas de patatas fritas vacías del suelo.



Como ya dije, Bitch Slap va de tres tías tetonas dándose de hostias durante 90 minutos. Básicamente es eso. Y ahí está su gracia, en que no pretende ser nada más.


Tres chicas llegan en coche al desierto de Mojave: Hel es una intrigante ejecutiva, Trixie una ingenua bailarina de striptease y Camero una macarra lesbianorra, y las tres están dispuestas a todo por conseguir un botín de 2 millones de dólares.

A partir de aquí la cosa es un desvarío de cuidado y todo son hostias y tetas.
Una especie de revisión mala de Faster, Pussycat! Kill! Kill! de Russ Meyer con toques Tarantino, para que te vayas haciendo una idea.

La historia no es nada original (con giro argumental -quéee rarooo- al final para que te lleves una sopresa) pero por lo menos el guión no es para retrasados mentales.



Entonces, ¿qué tiene esta peli aparte de tetas para merecer el superlativo peliculón?
Pues muchos golpes de humor salpicando el metraje y unas escenas en croma que son tremebundas.
Porque la historia está contada con muchos flashbacks rodados con pantalla verde que son cada uno un despropósito mayor que el anterior.
¿Humor grueso? Por supuesto, aquí no hay nada sutil. Está ideado todo con tal irreverencia que o la quitas al momento o te empiezas a reír y ya no paras hasta el final.

Con el añadido de sangre de baratillo, explosiones, música macarra y tetas. ¿He dicho tetas? Ah, sí, pero para todos los públicos, que creo recordar que no sale ni un pezón.

Para los freaks: tiene un cameo de Lucy Lawless (aka Xena, la princesa guerrera).



Me podrás decir que la peli como tal es una mierda, pero es 100% pasaelmocho style.
Porque por supuesto que para verla me puse mi camiseta Bitch Slap del 2007 (clic):


Según mi asesor en la Academia de Idiomas Modernos Baccara, bitch slapped es que te den un bofetón con la mano abierta, como hacen las tías y los maricas. Y me despido con los títulos de crédito, que son muy PsychoBeachParty:

Blog Widget by LinkWithin