Cosmo frizzante


Como viene siendo tradicional desde ayer mismo, anoche celebaramos en casa la gran fiesta de amigo invisible, apagado del árbol y finiquito de las navidades, que ya iba siendo siglo.

Los regalos de amigo invisible ya los conocemos: rondan entre lo curioso, lo malo y lo peor.El sistema de elección de regalos ha sido el mismo del año pasado: todos cogemos un numerito y luego por orden se elige uno de los regalos que está bajo el árbol SIN TOCARLO. Cuando están todos repartidos y abiertos, comienza el mercadillo de intercambios. Este año no ha habido mucho chino, afortunadamente, y a tx le ha tocado una campana y a mí una lámpara de mesilla.


Pero los Reyes Reyes, los de verdad, esos que si son los padres por qué son tres, nos han traído lo que les habíamos puesto en la carta: la máquina de hacer cocacolas.


Se llama Soda Stream y es el clásico sacacuartos engañamuchachos: le metes una carga de gas por debajo, llenas una botella de agua, aprietas el botón y cuando hace pedetes así prrrt prrrrt la bebida ya está gasificada. Luego le puedes añadir un sirope y ya te sale tu fanta, cocacola o bebida energética de té verde con frutos de cuneta o similares.



¿A que es una guarrería total?
¿Y a que nos pega mucho?
Pues accedí a pedírsela a los reyes magos porque la vimos en Suiza y Alemania el año pasado y TX se quedó embobado. A mi tx las bebidas con gas le vuelven loco, y mejor hacerlas en casa que comprar todo tipo de guarrerías de colorinchis (¿te acuerdas? clic). Pero claro, aunque la maquinita en cuestión no era cara, las cargas de gas comprimido no se podían transportar en avión y comprarlas en Spain salían por un huevo y la clara del otro.
Y en esto que estamos en un CCR muy R y en el Alcampo nos encontramos con la SodaStream y claro, a ver quién le dice que no al pobrecito tx cuando te pone ojos de corderito.

El caso es que ya la tenemos en casa y... ¿qué es lo primero que hemos probado como experimentación gaseosa que no se debe hacer porque te dicen claramente en las instrucciones que sólo la utilices con aguaaaaaa?

¡Exacto!
El Cosmopolitan con gas.
Rebautizado como
Cosmo Frizzante.


Chica, no te puedes ni imaginar cómo entra.
Dígase con todos los dobles sentidos que se quiera.

Ah, y para la que empezaba con la operación bikini verde de Borat, preparé una especie de tiramitú de melocotón: base de bizcocho con almíbar, mezcla de mascarpone con mermelada de melocotón y huevo (ya sabes, las yemas primero y las claras a punto de nieve después y mezclando muy despacio) y recubrimiento con auténtico melocotón en conserva. Riquísimo, pero como me llamó Miss Paris Morgan que pasaba por el aeropuerto me acerqué a verla y se me olvidó sacarlo del congelador. Estaba un poco... helado de más.


Y trajeron roscón, y chocolate a la taza negro de Ram, que está asqueroso, y ensaladilla rusa, y una cosa así hojaldrada con champiñones que estaba que te morías, y un pastel de queso y jamón de york y... y... ¿me dejo algo? Ah, sí, la de Almatosa, que se presentó sin nada. ¡Menos mal que está buenorro y anima el ilustra las reuniones, porque... cómo es!

Blog Widget by LinkWithin