Y al final ganó....



Mira que intenté que fuéramos a Burlesque pero fue imposible.
Spameé a mis amigos brutalmente via email y Whatsapp.
Imité a Cher (canté engolando como un hombre).
Me descolgué por una barra de lapdance.
Imité a Christina Alguilera (no vendí ni un solo disco).
Me cogué al cartel y me hice fotos.
Pero nada.
Que no.
Que no la querían ver.
Tocó la de la trompeta.


Bueno, es lo que pensaba: una frikada auténtica en el más puro estilo Alex de la Iglesia.
Cójanse todos los actores de Plutón Verbenero y mézclense con la parte final de Acción Mutante.

Y ya está: Balada Triste de Trompeta.



Está muy bien hecha. La primera parte es muy alucinante. Luego llega la parte drama hasta la explosión demencial final.
Muy buenos interpretes: Areces parece al principio que va a hacer lo mismo de siempre pero luego se suelta la melena: genial. De la Torre saca adelante un papel desagradabilísimo y la chica, aparte de estar imponente, se come la pantalla. ¡Si hasta Santiago Segura y Cayetano Fernando Guillén Cuervo están bien!


Es muy excesiva.
Hay que verla.
Y en cine.

Es muy comic. De hecho, estoy seguro de que si algún directorzuelo de estos americanos que hacen adaptaciones tipo 300 la viera ya estaría comprando los derechos.

Desde luego no te vas a aburrir viéndola.
Y gracias a los dioses De La Iglesia ha vuelto al camino después de la correctísima y anodina Crímenes de Oxford.


Me imagino las caras de los jurados del festival de Venecia, alucinaícos del to.
Es la que la Academia debería haber mandado a competir por los Oscar.
Por lo menos para que los de la cademia (de allá) tuvieran su dosis de revulsivo.

Ah, no veas el tráiler. Es mejor.



Novedades: Lidl Airlines me devuelve el importe del vuelo, clic. El hotel no me ha cargado la primera noche así que de momento sólo he perdido a) la paciencia y b) unas entradas. Las reclamaciones vía Oficina de Consumo OMIC a Aena siguen su curso.

Blog Widget by LinkWithin