Pureology. Suave, suave, ¡supersuave!


Este finde he probado el champú más alucinante de los últimos siglos. Se llama Pureology y es de L'Oreal (porque ella lo vale). Con una pizquita (naaada, una miajita) te hace una cantidad enorme de una espuma densa y cremosa que te da un gustirrinín que te mueres. Vamos, para tirarse horas frotándote la cabeza. Su web, (Pureology.com).


Luego tiene un acondicionador y finalmente una crema reparadora para echársela antes del peinado (sin aclarar). El resultado final es que te queda el pelo suave suaaaaave supersuaaaaaave y con un volumen que no te lo crees.


¿Cuál es el problema? Pues que uno tiene ya unas entradas considerables y el nacimiento de la frente bastante atrás (no tanto como Shaila Dúrcal, la hija de la muertita, pochupuesto). Y si el pelo se me ahueca y coge demasiado volumen me queda así como separado, como si me hubieran plantado encima un bisoñé o una hamburguesa, lo cual me da un aspecto muy ochentero y arcaico. Un horror. Afortunadamente, al tercer día ya conseguí que me quedara medianamente natural.


En fin, que yo el que probé fue el verde (clic) y que no sé si dentro de unos días se me cuarteará el pelo, se me abrirán las puntas, se me habrá caído todo el pelo y estaré calva o se me pondrá de punta, pero desde luego la experiencia champulística de estos días ha sido cuasiorgásmica y no me la quita nadie.


De momento sólo se distribuye a profesionales de la peluquería. E imagino que será carísimo. Pero ya te he dicho que cunde muchísimo (verbo a reivindicar, cundir) y a estas alturas de blog no me irás a decir que no tienes ninguna amiga peluquera, ¿no?

Esta entrada va dedicada con todo mi cariño a mi amigo Rocío de la Mancha y a mis colegas blogueros (en la foto) rmn, donotto, planeta, mokko, sufur y quien se quiera apuntar.

Niña Repelente

Capítulo 5


Ya hay capítulo nuevo de Niña Repeñente.
Ya no tiene gracia, ¿verdad?

Blog Widget by LinkWithin