Ya no hay superhéroes como los de antes





Nunca he sido de tebeos.
Todo lo más, los Mortadelos antiguos.

Astérix, Tintín, Capitán Trueno... no me llamaban la atención lo más mínimo, ni las chochadas Disney tipo Don Miki (no os riáis, mi ex era fan. Sí, ése).

Y ya los de superhéroes me horrorizaban: qué colores y qué dibujos más feos, aparte de que las historias me daban igual.

Cuando me hice mayor, los tebeos pasaron a llamarse comics y mis amigos pasaban del tebeo tradicional al artístico, con dibujantes ya con más nombre que sus personajes.

Lo peor llegaría con la invasión manga. Que uno fuera fan de Mazinger Z a los 10 años y sufriera horrores cuando la sustituyeron por el espanto Orzowei no quiere decir que necesariamente me tenga que gustar lo japonés. Bola de Dragón me pilló con más de 20 años y ya pokémones, pikachus y doraemones no entran dentro de mis referentes culturales, sino de los de mis múltiples sobrinos.

Recuerdo haber asistido al estreno de la película AKIRA en La Gran Vía de Madrid a principios de los 90, por presión del novio de un amigo. Empezaba bien, pero luego se dedicaba a desbarrar de una manera increíble. Llegado un momento el protagonista cogía un resto de basura y soltaba una frase del tipo: "Esto tiene un valor de más de diez" (o algo así). No lo pude evitar. Solté una carcajada. A la salida, todo un mundo freak estaba encantado, a mí me había parecido una estupidez. Al comentarlo, unas sonrisas de superioridad me dijeron: "Claro, es que hay que haber leído el comic para entenderlo". Yo respondo siempre lo mismo: Pues vaya mierda de película que no es capaz por sí sola de explicar una historia y es necesario recurrir a fuentes externas.

Años más tarde tuve una salvaje discusión con un niñato que se empeñaba en convencerme de que "La Matanza de Texas" era una película manga sólo porque había sido editada en dvd por Manga Films. Según él, si no hubiera sido por Manga Films nadie conocería esa película y habría caído en el olvido. Yo le pregunté que qué elementos de la cultura manga veía él en esa peli, y decía: "mira la caja, en el lateral pone Manga films". En fin.

Que me desvío.

Como lo de comic parece que se queda pequeño para las grandes obras maestras que se dibujan, el nombre de los tebeos evolucionó a novelas gráficas, si se trata de historias largas y normalmente para adultos.


La de libros de Manara o Nazario que me habrán regalado en cumpleaños y he puesto cara de bueno, va, vale, y a criar polvo. De los gayses, los de Tom of Finland son graciosos aunque repetitivos, y eso sí, reconozco que me he partido de la risa con los de Ralph Köenig desde siempre, porque es uno de los pocos autores de temática gay capaz de reírse de sí mismo, del colectivo, de los clichés y de todo. No sé si es que ya ha decaído en inspiración o que ya lo tenemos muy visto pero sí, es verdad, ya no hace tanta gracia como antes.

El tema superhéroes ya es que me provoca risa.
Cada vez que hay una película nueva, el mundo internet se sobresalta. Que si ya era hora de que la hicieran, que si el actor no es el apropiado, que si tendrían que hacer ya la del héroe secundario que salió de los tebeos del principal y originó su propia serie...

Para mí, superhéroes superhéroes, Superman, Batman y Spiderman. El resto, totalmente marginales. Y me alucina la expectación que se produce cuando se estrena una peli de alguien que, por mi ignorancia suprema del mundo tebeo, jamás había oído ni hablar (X-Men, 4 Fantásticos, IronMan...). Aún recuerdo con espanto cuando mi segundo ex me intentaba hacer un paralelismo entre La Patrulla X y la discriminación de los homosexuales.

En fin, supongo que ya todos los aficionados a tebeos, comics, novelas gráficas, manga ranglan etc tendrán ganas de ponerme a parir. Tranquilos, mi fobia a sagas épicas del tipo "El Señor de los Anillos" es aún mayor.

Y todo esto venía a que encontré un vídeo que demuestra que YA NO HAY SUPERHÉROES COMO LOS DE ANTES, lo que pasa es que yo me enrollo con nada.

Blog Widget by LinkWithin