Zitronella somos todos


Hoy tendría que haber una entrada sobre cantautores (gñeeeec), la continuación de las explicaciones de programas de descarga por internet, las instrucciones para el fingimiento creíble de un orgasmo masculino o la explicación gráfica de la postura nº 32 de mi Kamasutra particular: la anchoa.

Pues no.

¿Qué te puedes esperar de un blog de ópera que lo primero que comenta de un recital es lo horroroso que es el vestido de la cantante? Pues cualquier cosa excepto que alguien se lo tome en serio.

Pues ha ocurrido. Alguien se tomó en serio la ópera ficticia que nos inventamos Girolamo Fartons y yo hace unos años y, haciendo un AnaRosa CortaYPega, la ha puesto como referencia en un artículo de la revista
mundoclásico, que es una de las webs más serias sobre música clásica en este país.

Todos los detalles, y los links, aquí: CLIC.


Imagino que el pobre autor se debe de estar cagando en todos mis muertos en estos momentos, pero es que no se pueden tomar como fuentes de documentación los blogs y la wikipedia.

Vale, sí, es egolatría y autobombo, pero éstas son las cosas que le dan la sal a la vida, ¿no?

Mañana sigo con lo de los orgasmos.

Os dejo, que ahora me toca cura de modestia, con el dúo de Zitronella y Clementina: "O, cativa donna", interpretado por... ¿adivinas? SÍ, RAQUEL WELCH y otra chiquita.



ZITRONELLA
SOMOS
TODOS

Blog Widget by LinkWithin