Pics & Burbujas

Una entrada de esas larguísimas llena de cosas inconexas para que luego nadie se acuerde de lo que quería comentar.

Epopeya de viernes noche.

MATAMALA:
Nada más entrar te piensas que te van a timar.
Miras el tamaño de las raciones y ya tienes la certeza de que te van a timar.
Observas los detalles buenrollito de la carta (todo está hecho con productos naturales, parte de la recaudación se destina a una asociación de ayuda a los niños de nosedonde, etc...) y ya te echas a temblar de lo que te van a timar.


Pero no.
Es un restaurante que funciona a base de tapas y están todas exquisitas. Yo diría que la única que no estuvo satisfactoria fue la degustación de butifarras, pero es lo que tiene ser experto en esas cosas, que luego se vuelve uno muy exigente con lo que se mete en la boca.


Barato no es, pero para lo que tomamos nos pareció la mar de adecuado.

Además, el camarero que está en barra y prepara las bebidas... ESTÁ QUE CRUJE. Qué cosita de hombre, por favor. Que me lo preparen en crudité que ya le daré yo vuelta y vuelta. AAAAAGHHHHH. Como locas, lo peor, qué manera de perder los papeles.

Pero es que la culpa fue de...


las dos botellas de Fontallada que nos pimplamos entre Egisto Fartons y un servidor. Y menos mal que llevaba al Sr. Fartons, que tiene mucha paciencia y aguante, y acompañome en todo momento, porque sólo fue el principio.

Pero es que vamos a ver, si uno termina de cenar a las diez y media, está en ciudad ajena y los locales de marcha no se animan hasta una hora y pico más tarde, ¿qué se hace? Pues empezar por un cóctel de nombre imposible en un sitio que está un poquito de capa caída pero tiene su aquél.


Y bucear después brevemente por parte del universo OWL, donde nos regalaron UN COCKRING. ¿Alguien me puede decir cómo logras meter los huevos por un anillo metálico que no es particularmente grande????


Para después aterrizar en una fiesta de sugerente nombre pero irregular resultado. Y es que el Fartons clamaba indignado: ¿Qué es eso de poner a Michael Jackson en una fiesta que se llama Marica Pop? Yo creo que él esperaba a Salomé, Encarnita Polo y cosas así. Aunque el buenazo bastante tenía con controlarme.


Y es que se acercó un mozalbete typical catalanensis alternatiu a darnos la siguiente invitación (que nos hizo mucha gracia, todo sea dicho):


Y el chico me preguntó por los baños y lo mandé al piso de arriba. Y claro, bajó protestando porque lo había enviado a las oscuridades.

En fin, que al día siguiente tuve que portarme mejor porque ya venía mi amigo el que va arrastrando un trolley verde cargado de tiradores de armario por las calles buscando peluquerías de Llongueras y galerías de arte.

Y me hicieron un regalo:


Y por la noche fuimos a ver a la loca del hacha. O, lo que es lo mismo, a Elektrificarnos.


Y a cenar "en plan bien" a un restaurán de la playa, debajo del "Hospital de Almodóvar". Una pasta.


Amanda Lear, o cómo vivir del cuento por haber conocido a Dalí y que encima te dediquen una exposición. Aguanta.


Hay discotecas en las que tendrían que poner este cartelito a la entrada.
Me ha gustado la nueva METRO, que hacía siiiiiglos que no iba. La entrada sigue oliendo a cloaca. Oh, sorpresa, han dejado la pista petarda para fumadores. Increíble. Yo mismo vi cómo el chico posavasos pedía a los que fumaban fuera de allí que fueran hacia el otro lado. Pero ya no ponen música petarda. Entonces... ¿dónde van los CC Catchs, Sevillanas, Giselas y Mónicanaranjos ahora? Ah, había gente más mayora que nosotros, pero van camuflados.


Conocí in person a una bloguera acompañada de un señor estupendo.
¡¡¡Y me regaló una tableta de chocolate!!!


Comprobado: los madrileños ODIAN a los catalanes. Y si no observen Vdes. el cartel del concierto patrocinado por la Mutua Madrileña Automovilista. ¡¡¡Sigue en activo!!!


Y, para terminar, el mismo chico del viernes, pero más vestido.
Ah, ni compramos las zapas de plumas ni nadie adivinó la tienda.
Pronto, más noticias, o no.


Vuelta a casa y demasiadas cosas por leer y comentar. Mejor no.

Blog Widget by LinkWithin