Planes Brillantes

Hola, putas.

Confidencias Nutrexpa: Lo confieso, tenía atragantada a Demi Moore (Demi Mur) desde "¿Qué pasó anoche?", una cursilada tardochentera en la que ella quería mucho a Rob Lowe, luego él se portaba fatal, ella lloraba mucho y él salía despeinado y sin afeitar para que viéramos que era muy malo, pero al final se reconciliaban y ya el chico volvía a afeitarse y ella dejaba de llorar. Debo de ser de los pocos de mi generación y dos inmediatas posteriores que no ha visto Ghost (tampoco he visto Pretty Woman, que sorprende más) y pese a que Striptease sugería un interesante repunte trash en la carrera de esta señora, no se produjo este repunte hasta... LOS ÁNGELES DE CHARLIE 2.

En Los Ángeles 2, Demi hacía de mala malísima, saltaba, peleaba, se divertía, estaba estupendísima de la muerte y encima se había echado un
novio bollycao, qué tía. Desde entonces (y hasta que empiece a hacer dramones, que la veo venir) me hice fan. Ah, perdón, que las modernas dicen "me hice fans".

Pues eso y tal, que ayer tocó una de doña Demi en
sesión videoclub. Estas sesiones suelen tener lugar los domingos después de comer, cuando el tx y yo andamos tirados en el sofá y ya hemos follado. Entonces buscamos alguna peli intrascendente, de consumo rápido y esfuerzo mental nulo para pasar un rato entretenidos. Entonces nos vamos a vagos.es o a descargas-directas a buscarnos una peli, escogemos y como se descarga en un cuartito de hora, está lista para nuestras sobremesas (o sobresofás, que yo no tengo mesa en el salón). Los últimos visionados la verdad es que nos han salido muy apañaos para lo que buscábamos: La Jungla 4, Chuecatown, Arma Fatal y ésta.

Un plan brillante (Flawless) es una peli de género, sencilla, sin muchas pretensiones y muy correcta. Que nadie le busque tres pies al gato: va de un robo de diamantes (te lo dicen en el primer minuto, no es ninguna sorpresa) y el argumento gira en torno a los preliminares, la planificación, el hecho y la resolución. Punto. Si nos ponemos tumbelinos le podemos sacar fallos de credibilidad y tufillo moralista, pero para una sesión videoclubera, está muy bien.

El coprota es
Michael Caine, de quien todo el mundo ha dicho que está estupendo porque es quien es, pero la que se lleva el gato al agua es la señora Moore, que está muy interesante y, cómo no, divinísima, a excepción de cuando sale maquillada de vieja que parece que se lo han hecho los del programa ése de las bromas de Antonia 3. Aparte, la ambientación y el diseño de vestuario están bastante logrados. Como curiosidad, sale el actor/cantante Lambert Wilson, en un personaje desaprovechadísimo que podría haber dado más juego.

Como dijo el tx, es una de esas pelis que si la ves en el cine te da rabia haberte gastado 7 euros, pero para un domingo tarde en casa, está muy bien. Tras el cine, más arte cinematográfico en el plató
Adeline's de los estudios Morgan.


Y un montón de cosas más este finde, que también tuvieron que ver con el glamour, con el brillo y con los ochenta, pero si sigo escribiendo entonces la entrada se haría larguísima, y anda que no está bien esto que hace blogger de "
guardar ahora": cortas en dos lo que has escrito y guardas para publicar el día siguiente. Qué morrrrrro.

Así pues, mañana: más glitter and be gay (o no):



Blog Widget by LinkWithin