La Guerra de las Vidrieras

Me llegan dos desagradables noticias (aún sin confirmar del todo) desde la tierra de las flores de la luz y del amor, que impiden que dedique mi entrada de hoy a las nominaciones a los GAYVN AWARDS, que tendrán que esperar a mañana.

Pero es que el asunto es grave.

1. La Plataforma
SALVEMOS LAS VIDRIERAS ha perdido su batalla contra la especulación decorativa y el desafortunado isabelpreyslerismo imperante.

LOS PIKITONIS ESTÁN DESTRUYENDO LA PRECIOSA VIDRIERA QUE DOTA DE LUZ A LA SERPENTEANTE ESCALERA QUE VERTEBRA SU MANSIÓN.



Podrían haber quitado la barandilla de madera que provocaba pesadillas al primer interiorista que contrataron pero no, al final, y como si de una salvaje venganza contra los deseos de gran parte de sus amigos y de Mamá Ocarina (la suegra) se tratara, han decidido
DESTRUIR la vidriera.

Visto lo visto, no nos va a quedar más remedio que inventarnos una nueva historia para aprovechar la futura decoración en otra teleserie de amor y lujo.


Y esto no ha sido todo...


2. Me comenta Eric (clic) que

HAN CERRADO LA GUERRA


El local de ambiente más emblemático de la capital del Turia, situado en la calle Quart, a espaldas de las torres, ha sido convertido en un pafeto heterorrible.

La entrada en
La Guerra daba respeto. Nada más atravesar sus puertas sentías cómo eras escudriñado desde arriba: el entresuelo estaba abierto al bar de la planta baja, y tras las barreras, como si de encerrados en jaulas se tratara, los cazadores nocturnos andaban al acecho.

Ay de ti si pretendías subir a dicho entresuelo nada más entrar. No. Primero había que consumir en la barra. El cubata era rellenado con refresco de litro, pagabas y ya eras libre. Aunque totalmente
AYOR, porque las escaleras de subida no tenían barandilla alguna.

Tras en entresuelo subían un par de escaleras a los pisos superiores. Una en plan
Belén Rueda se lo pasa teta en el Orfanato, que daba vueltas y más vueltas. Y la otra un poco más recta. A lo largo de sus cuatro pisos se escondían distintos recovecos oscuros en los que más valía no acercar la mano a la pared por lo que de pringoso te pudieras encontrar.

Un piso más arriba estaba la pista de baile. Siempre vacía. Y los servicios, con ventanita panorámica hacia dicha pista.

Encima, la sala de audiovisuales, con filas de butacas de madera como en un cine antiguo y proyección en baja fidelidad de los vhs más rebobinados del planeta. Esta sala tenía sus minicuartos laterales, algunos con más luz que otros, y nadie decía ni mu, dando el resultado de un ambiente cuasi eclesiástico.

Para finalizar, el último piso era el paraíso de los "enciendemecheros", un chas chas constante iluminaba esporádicamente los rincones, agujeros y paredes de la boca de lobo más temible del universo: El
laberinto, que no siempre estuvo abierto.


Grandes Relatos:

Fue precisamente en la sala de cine de La Guerra donde entré, a principios de los 90 (yo era un crío, claaaaaaaro) a
MI PRIMER CUARTO OSCURO.

Póngase aquí fanfarria de peli de miedo.

Iba, cómo no, con mi querido amigo Papatoni y estábamos los dos como pasamarotes viendo los bonitos audiovisuales panorámicos cuando nos acercamos a una puertecita lateral de la que entraban y salían... hombres.

Decidimos armarnos de valor y aventurarnos en lo desconocido.
Tras discutir sobre quién entraba primero, me tocó a mí (gallina). Nos aproximamos a la puerta sin caer en la cuenta de que una vez dentro los ojos se te acostumbran y los que estuvieran dentro estarían viéndonos y preguntándose que qué estaríamos haciendo.

Entré, coloqué mi mano en la pared (sí, ya sé, qué asca) y mi amigo me siguió. Llegué hasta la esquina y nos detuvimos (lógico). Pregunté por lo bajinis que qué hacíamos ahora. Y no hicimos nada.

Hasta que PPToni me dijo: "
Oye, que alguien me ha tocado".

Inmediatamente nos agarramos de la mano y salimos corriendo como locas colegialas a toda prisa de allí. No puedo asegurar que no pegáramos un grito, hace tantos siglos de aquello que no lo recuerdo.

Fin de los Grandes Relatos


Por favor, decidme que Eric se ha equivocado y que no han cerrado este selecto y elegante local de entretenimiento. Que era otra Guerra, que los Tonis no han roto las vidrieras, que no está todo perdido, que Rita no ha triunfado en su campaña de cerrarlo todo, que Nati, Cuca e Isabel no imponen sus estilo decorativo, que... ains, que lloro.

14 comentarios :

Don Otto Más dijo...

JAJAJAJA! Me he partío er pesho con la historia de la bajada al Tártaro esa... parece la visión del infierno de Santa Teresa, jajaja

SUPERENCONTRA de la CAIDA de las VIDRIERAS!
BOICOT!

Don Otto Más dijo...

Huys! PRIMEEEEENS
Cuánto tiempo! O es la primera vez?

Lunag dijo...

En primer luga: Salvemos las vidrieras!!!
Y ahora, jajajaj jajaja jajja madre mía, vuestras caras tenían que ser para verlas, jajaja lástima de cámara infrarroja, jajaja jajja jajajaj
A ver si PPtoni da su versión, jajajaj jajaja

Corredero dijo...

(de fondo se escucha a SCH pegar gritos y animando a sus miis, mientras juega a la Wii)
Pues oyes, ¿te podrás creer que en todo mi devenir valenciano (no digo los años, que me delato) NUNCA estuve en la guerra.
Yo es que era más moderna de mierda de las que iban a Mitropa, Ales y La Marcha. Snif, snif...ahora voy a la capital de las flores, de la luz y del amor y me encuentro como vaca sin cencerro...

Funksturm dijo...

Nada más que disgustos nos llegan de València, ¡sólo disgustos! Yo estoy que ya no sé que hacer, primero las vidrieras, ahora La Guerra, ¿¿¿pero... pero... qué será lo próximo???

glamboy69 dijo...

Genil tu relato sore e cuerto oscuro. Supogo que yo ya no he enrado nuncaporque total, para sar corrindo en plan colegiala, no?

Pasaelmocho dijo...

Me parece que contra las vidrieras y los azulejos de baño color maquillaje no tenemos nada que hacer, chicos, lo siento. Funk, venganza venganza.

Hombre, Corred, que yo no era un habitual de la guerra, pero era un lugar que, por lo portitípico, había que conocer. Si hasta llevé a mi TX. Ains.

Mitropa se convirtió en un puticlub antes de que yo lo conociera. Y de La Marxa, Ales, Claca, Maschio (ex Xandros), Studio Nosequé y Bus Stop también tengo divertidas anécdotas dignas de recordar.

Glam, se sale corriendo sólo la primera vez. y aprovecha, que a ti todavía te quedan Martin's y Metro.

Tom dijo...

Wenas:

Lamento decirte que la guerra lleva bastante tiempo sin existir. En su lugar hay un pafeto pseudomoderno donde de vez en cuando entre las gafapastas hay algun abuelo q espera encontrar a alguien q se haya perdido en los recuerdos de lo que fué aquel lugar.

Mi primera vez en la guerra fue directamente con luz de móvil y con cerveza cruzcampo a 4€.

Por cierto, si necesitáis q alguien se encadene a las vidrieras cual Tita Cerveza, contad conmigo.

Peritoni dijo...

Ejem, de las vidrieras tendrás información en breve en nuestro blog...

Ay, la Guerra. Se te ha olvidado decir que entramos los dos cogidos de la mano, vaya miedo, aún me acuerdo. ¿Lo del zombie que se estrelló contra la pared al apartarnos fue allí o con Deveraux en el Bus Stop?.

Recuerdo también una especie de columpio fist fucking en un rincón muy poco íntimo, ¿no?.

Álvaro de Cáceres dijo...

ajóoo, ajóoooo, ya, ya pasó, no llores hombre!!!!








mi primera experiencia en un cuarto oscuro, fue exactamente igual que la tuya pero un sitio de florencia que se llamaba tabasco, al ladito de la Signoria. iba con mi amigo jose y recuerdo perfectamente que gritábamos mientras corríamos hacia la puerta... madre de Dior, qué tiempos!!!!!

:)

bss gigantes

Pasaelmocho dijo...

Fue con Blanche Deveraux en el Bus Stop mientras yo hacía guarradas por ahí.

La historia es muy similar a aquella mía del Grimmel (clic) , sólo que érais dos huyendo del zombie.

Adelanta alguna foto de las vidrieras por mail, ains.

casta dijo...

Las vidrieras molaban...

Lo del Guerra, pues desde el exilio sólo puedo ofercerte mi solidaridad.

TB97 dijo...

¡Qué pena lo de La Guerra! No he pasado por allí las últimas veces que he estado en Valencia, pero volver era una cuenta pendiente. Me he descojonado con la descripción del local y con el Gran Relato. Yo también he tenido mis momentos Lina Morgan en los cuartos oscuros.

Maggie Wang Kenobi dijo...

Pues yo iba a decir que creo que nunca he entrado en La Guerra, pero ya me lo confirma CORRED con su comment-ario, jurjur.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin