Pavarotti

Hoy corto y pego (como Ana Rosa) la entrada que hago en mi blog de ópera. Ya hablaré más tarde de otras cosas:

Hoy tocaba hablar del nuevo producto de la Bartoli, MARIA, pero creo que es imperdonable no dedicar unas líneas a Pavarotti.

Luciano Pavarotti ha muerto esta madrugada de un cáncer de páncreas a los 71 años. No voy a empezar a soltar eso de que es uno de los últimos grandes tenores y que ya nos quedan pocos, etc etc. No. Mi reflexión de esta mañana es: se han empezado a ir los cantantes de ópera del boom discográfico de los 80/90, esos que son despreciados por vendidos a las casas de discos, que son anatemizados por hacer macroconciertos, por organizar circos tipo Los Tres Tenores o por cantar con estrellas del pop. No era un cantante de la generación de los de después de la guerra. Pavarotti es de los de hace dos días, como quien dice.

Vi a Pavarotti en directo en dos recitales en Madrid: estuvo glorioso (con todas las letras) a principios de los 90 en el Auditorio Nacional (y a pesar del maleducadísimo público de invitados de sociedad que se ponían a aplaudir y gritar en cuanto subía un poco) y muy mal hace muy pocos años en el Teatro Real, ya sin fuerzas ni brillo en la voz.

Me imagino que todos los que lo pusieron a parir en las últimas dos décadas hoy se desharán en elogios sobre él. Yo no, para eso están las grabaciones que ha dejado.

Mis pavafavoritos:

- Care selve de la Atalanta de Händel, descargable aquí.





- Su Nemorino en L'Elisir d'amore.
- Su primer duque de Mantua del Rigoletto con la Sutherland
- El Calaf de la Turandot con Caballé en San Francisco
- La Turandot de Mehta
- El primer concierto de Los Tres Tenores

- Y, por supuesto y por encima de todas, su Rodolfo de La Bohème.



Vaya verano: Sills, Crespin, Pavarotti.

Cecilia, guapa, te esperas un poquito.

Blog Widget by LinkWithin