El chorlante


Pues sí pues sí.

Después de dos meses de incertidumbres, he mandado a la porra a Orange.

La última fue que sólo funcionaba la línea ADSL si tenía a la vez el teléfono descolgado. Absurdo, pero real.

Y ya estoy otra vez sin internet en casa.

Empieza la aventura ONO.


Cómo sobrevivirás hasta que te lo instalen, me dice mi tx, si con el chorlante ya no pillas wifi desprotegida por ningún lado.

Ante los grandes retos, grandes soluciones.


He aquí la nueva versión de mi chorlante, saliendo por cable desde la ventana del cuarto, pasando por la barandilla de la absurda terraza a la que no salgo nunca (sólo con ver la calle se entiende), pegado con celo a una esquinita y protegido con un flin transparente por si le da por llover.

Ahora dependo de que "default" y "scm" se conecten, claro.

Mientras, las bajadas a ritmo de tortuga (me da que hay más de un listillo tirando también de chorlante).


Como continuación al post culto de ayer (qué curioso, la Bartoli hasta salió en las noticias de Cuatro, esas taaaan imparciaaaales del Gabilondo), una nueva pieza musical "complementaria".

Esta vez se trata de un trío de voces femeninas perfectamente empastadas cantando un conocido tema clásico.

Blog Widget by LinkWithin