Creatividad en la cadenza

Blog en horas bajas debido a bloqueo creativo.

Una vez le comenté a un ligue que había organizado una fiesta de cumpleaños bajo el lema "dibujos animados" y personajes de cuento. Condescenciente, me soltó "ah, es verdad, que los que tenéis más de 30 hacéis fiestas temáticas" (para un mes más tarde acudir disfrazado a una fiesta manga, todo sea dicho).

Pues sí, la química sexual entre ambos no funcionó y su excesiva afición a las sustancias estupefacientes hizo que yo derivara mi creatividad hacia otros objetivos, y teniendo el novio que tengo la verdad es que ahora mismo no me quejo en absoluto.

El conocer a mi tx y a la Srta. Mármol también me ha llevado a experimentar en el terreno de la edición de vídeo. Cada vez que salimos a alguna excursión nos montamos un videoclip, para los cumpleaños regalamos homenajes presonalizados, llevamos más de dos años rodando una miniserie de amor y lujo (ríete tú de la Superfallera o de LoQueSurja) y con mis múltiples sobrinos grabo pequeños cuentos que después adorno con efectos especiales y un poco de música. Cuando sus amiguitos los ven, dicen "mi papá también lo sabe hacer". Sí, claro, como que usar el Adobe After Effects sea algo sencillito precisamente.

En cuanto a fiestas, la verdad es que no ha habido muchas temáticas desde entonces, y eso que para dentro de una semana la Srta. Mármol y Quintín Fartons amenazan con una "fiesta hombreras" que puede ser terrorífica, pero parece que tanto mis amigos como yo, "de más de 30" (casi tots) tenemos inquietudes creativas, o por lo menos en nuestras fiestas nunca falta una peluca que, como todo el mundo sabe, siempre es fondo de armario.

Aunque ya se sabe que todo esto es muy peligroso, que el otro día reconocieron a un amigo mío porque en un vídeo llevaba la misma peluca que se puso para cantarme el Happy Birthday mister president en un cumple de hace cuatro años. Dangerous, dangerous.

Escribir un blog también es dar rienda suelta a las neuras que tiene uno en la cabeza, relaja, abstrae de las preocupaciones cotidianas y sobre todo sirve para que los conocidos me digan que me dedique a otra cosa. Después de un mes en el que casi ha habido actualización diaria, tengo la cabeza en blanco.

Esto puede ser debido a:

- Ando escribiendo el guión del 5º y último capítulo de nuestra teleserie de amor y lujo y peleándome con mi tx (el director) porque está empeñado en largos planos que resultan muy estéticos pero que a la larga son un coñazo porque no ocurre nada.

- ídem con el minicuento para mis sobrinos, que encima están de cumpleaños esta semana, y tengo que preparar algo espectacular para que las mamás de sus amiguitos me halaguen mientras yo miro con deseo incontrolado a los papás.

- Me han abierto el coche rajándome la goma que sujeta la ventanilla y me han robado la rueda de repuesto. La tía del taller se ha descojonado de la risa cuando se lo he contado (en serio) y me ha dicho que las ruedas de repuesto del C4 están cotizadísimas en el mercado negro. Alucina. Por esta gilipollez he tenido que poner denuncia por internet, presentarla en comisaría, presentar el parte al seguro y por la mierda de la goma tengo que llevar el coche y me lo tienen inmovilizado hasta que lo vea el perito y me cambien la goma. Y todo eso casi una semana porque se lo tienen que llevar... a Pinto. ¿y qué tiene que ver esto con la creatividad? Nada, pero lleva mucho tiempo, cabrea y también afecta a la imaginación. Menos mal que tengo a mi tx que me tiene tan malacostumbrado de llevarme y traerme a todos lados, incluso cuando salgo de marcha sin él.

Además, si los del europride no han actualizado hasta hoy, yo no voy a ser menos, cojostio.





Blog Widget by LinkWithin