Patsy & Eddie Saturday Night Happening



1. Eddie (Edina Monsoon) aprovecha que su esposo gay se va AL FÚTBOL para ir a recoger a su amiga Pats (Patsy Stone), que viene del extranjero. Inexplicablemente, Patsy llega en metro.

2. Patsy y Eddie se enseñan sus modelitos. Patsy viene de lentejuelas mientras que Eddie opta por una camiseta negra estampada que disimula sus orondeces (de Cállate-La-Boca, eso sí, que donde hay nivel, hay nivel).

3. Primer encuentro con los amigos que el marido de Patsy ha puesto de carabina para que la vigilen. Los elementos salen de emborracharse antes de ir a cenar, con lo que poco control pueden hacer. Las AbFab, al oír las palabras mágicas HORA FELIZ, los obvian y se meten en el garito del que ellos acaban de salir.

4. Hora feliz. Definitivamente, la Moskovskaya sabe a agua, y el Nordic Mist naranja da demasiado sabor a los combinados. Se comenta sobre bloggers psicópatas varios y, hablando de personas con trastornos mentales, aparece Mister Corcho Blanco* (estropeadísimo con la edad) acompañado del hermano de aquel examigo que presumía de tener la agenda más nutrida de todo Madrid y que las malas lenguas dicen que perdió en el cuatro oscuro del Grimmel. Qué sorpresa, si se supone que el hermano NO ENTIENDE, ¿qué hace en ese bar? Nos recomienda ir a cierta discoteca donde un amigo suyo pinchará electro-retro. Mientras, Mr. Corcho Blanco se esconde para no saludar. La siguiente es Stolisnaya, ya un poquito más cargada para que no sepa a agua. Además, había que beber para no tener que fijarse en la gente tan feísima que por allí rondaba.

5. Siguiendo su muy práctica teoría de "para qué destrozarse los filis de los zapatos andando si enfrente de un bar siempre hay otro", Patsy & Eddie cambian de local, no sin antes ser saludadas por amigos y conocidos extrañados de verlas de rodríguez y sin maridos. Más cháchara: esta vez toca Smirnoff. O el nivel del ganado había subido en calidad o las facultades perceptivas de las AbFab estaban menguando.

6. Intento de Eddie por ser sociable y correcta: Llama a su marido, que ya ha salido del fútbol, pero va el tío y le cuelga el teléfono. ¿Qué andaría haciendo? Llama a su marisleysis, pero está camino de la sierra. Llama a sus amigos, pero están o apagados/fuera de cobertura o en una cena/fiesta a la que no ha sido invitada. Autosuficiente, sigue de marcha con Pats y se llena los bolsillos de flyers cual indigente con síndrome de Diógenes.

7. Intento de entrar en un aburrido café (quita, quita), en un local ultramoderno que antaño fuera uno de los peores antros de la ciudad (quita, quita), en un infecto bareto de críos y minis (quita, quita) y vuelta al café, donde tienen una surrealista conversación acerca de tiradores de armario con otro par de amigos (quita, quita).

8. Lo mejor, ir sobre seguro. Camino a la discoteca popi por antonomasia. Más saludos a amigos y conocidos por la calle (son muy populares) y entrada gratuita (son muy ratas). Cambian a Absolut. Patsy tiene un embarazoso incidente con una camarera incapaz de distinguir entre Fanta, Nordic Mist y Minute Maid. Se soluciona sin sangre. Encuentro con EL HOMBRE DE VERDE VERDE (**).

9. Fracaso absolut con el verde el verde, salida y nuevo encuentro con los ebrios amigos carabina del marido de Patsy, que se dirigen hacia nosequé fiesta primaveral en la discoteca de peor reputación de la ciudad. Las Abfab declinan la invitación, Eddie les llena las manos de flyers (una docena, mínimo) a los carabina boys y salen por patas antes de que no les dejen entrar gratis en la siguiente discoteca.

10. Llegada al local en cuestión. Error de cálculo. La mierda del cambio horario convierte su supuesta entrada gratuita en un triste descuento. Eddie iba a empezar a utilizar sus armas de seducción, pero el freakismo de los guardianes de la puerta, que parecían sacados de los descartes del casting de "El Laberinto del Fauno", la asusta.

11. Nuevo encuentro -de bruces- con Mister Corcho Blanco. Esta vez es Eddie la que, a veinte centímetros de su cara, vuelve la cabeza. Tonterías, las justas. Y además, como lleva gafas, siempre se podrá escudar en un futuro en que no se dio cuenta de quién era. Patsy & Eddie se exhiben, bailan, trotan, beben (no pueden recordar la marca, pero seguro que fue una vodka lo que pidieron), cotillean y acechan. El nivel no es excesivamente alto, pero hay un digno sucesor del verde el verde. Llamémoslo "camisa de topos". Eddie intenta sacar una fotografía a la despampanante camiseta de lentejuelas que luce Patsy. El resultado es lo que se ve a la izquierda. Sobran los comentarios.

12. Eddie le recrimina la calidad de la música al hermano que no entiende de la exfamosa demostrable que sí entiende. ¿Retroelectro? Menuda mierda. Menos mal que suena una Anne Clarck, un Depeche y algo así, pero qué asca cuando los diyeis son las estrellas, y no la música.

13. Salida y exilio. Patsy consigue un taxi (para que luego digan que en Madrid es imposible) mientras que Eddie dormita en un inmundo autobús lleno de gentuza borracha y gritona. Muy poco nivel. Curiosamente, ambas llegan a sus casas casi al mismo tiempo.

14. ¿Resaca? ¿Quién dijo resaca?



(*) y (**) Las historias de Mr. Corcho Blanco y El de verde verde merecen una entrada aparte y serán contadas en el futuro.

Blog Widget by LinkWithin