Cine, cines, cinex, cinexín.

Breve crónica cinematográfica, que hacía tiempo que no soltaba una.

Por fin descarg... vi la de Voces en la noche que comenté hace unos días. Es MUY mala. El director no ha sabido darle la más mínima intriga o pasión y le sale un engendro que no se sabe si es un drama, un thriller o una de miedo, si es El Sexto Sentido o Misery. Ni siquiera la inquietante mirada de Toni Collette en el último plano o la presencia florero de Bobby Cannavale logran salvar la cinta. Los momentos álgidos de la novela se los pasan por el forro de los cojones ¿para qué está Sandra Oh? Ya que se han cargado varios personajes, ¿por qué no el de ella, que no hace absolutamente nada? Una auténtica mierda.

La vida de los otros me encantó. Me gustan las películas que cuentan cosas tremendas sin aspavientos ni excesos melodramáticos. Esta peli logra emocionar sin recursitos fáciles. Está interpretada de manera soberbia y narra una realidad terriblemente cotidiana de la Alemania socialista, totalmente extrapolable a cualquier otro régimen totalitario. Muy buena.

Entretenimiento para heteros poligoneros: CRANK. Lo reconozco, la grabé para verla en casa un domingo por la noche de esos en los que no hay mucho que hacer y de paso para humedecernos un poco con Jason Statham. La película empieza aún peor de lo que parece: un asesino a sueldo se despierta con un veneno inoculado en la sangre que lo matará a no ser que vaya generando adrenalina para contrarrestar el efecto. A partir de ahí todo es violencia, carreras, tiros y macarrismo. La cámara se vuelve loca: escenas paradas, flashbacks de dos segundos, después todo a cámara acelerada... un despropósito. A los cinco minutos dan ganas de quitarla, pero cuando uno se pone en plan "El Jonny y el Ríchar se parten el culo viendo una de acción", le coges el gusto y disfrutas de las escenas más desfasadas (una memorable en Chinatown). Película lamentable, pero te descojonas, tío.


Boiler es sólo pasable. El hilo argumental es el calor que desprende la sala de calderas de una planta de energía, que hace que los operarios se pongan a follar entre ellos. Son sólo 4 escenas y todas con la misma mecánica: primer acercamiento, corrida y luego a follar. En la primera está la mula de Diesel Washington, después el flipflop que se marcan Tober Brandt -que no me pone nada- y Vinnie D'Angelo, luego un trío de tíos rudos y una escena final entre el cada día más gigante pero más soso Arpad Miklos y un chico jovencito, pequeñísimo y bastante guapo: Victor Banda. Veo a Titanmen un poco despistados: no saben si quedarse en la línea cahcas masculinos o pasarse a la de tíos rudos/cada vez más rudos. Se quedan entre las dos aguas de Falcon y Raging Stallion, sin dar la carnaza de los primeros ni el morbo de los segundos. Flojita.
.

Blog Widget by LinkWithin