Rita, te esperamos... en la cremà

¿Pero qué coññño ha pasado con el ambiente en Valencia? ¿Dónde están los bares gayses? ¿Cómo es posible que a las dos de la mañana cierren los pubs? ¿Dónde está el Deseo, La Goulue? ¡¡¡RITAAAAAAAA!!! ¿Nos vas a obligar a meternos en La Guerra como único local abierto en el Carmen mientras tú miras con ojitos de deseo la puerta del Mogambo desde tu balconcito de la calle de la Sangre? ¿¿¿Es cierta esa leyenda urbana de que hay un pasadizo secreto igual que el que usaba Mariano para pasar del Congreso al Dumbarton???
¡¡¡¡ Ritaaaaaaaaaaaaaa !!!!

Amos, que no se puede. Uno va a cenar tan panchamente con sus amiguitos los Pikitonis y los Jolín (hello, ) y entre la animada charla, criticar por criticar, una supermegaestupendafabulosa camiseta que me regalaron (besos mua, besos chuic), aparcar, llegar al centro... pues que nos encontramos con todos los bares gay cerrando. Pero qué asca, diossssss.

Na, que una copa en el Trapezzio A TODA HOSTIA porque cerraban -ki mono el camarero- y luego de peregrinación. ¡Cola en el ADN! ¿Pero cuándo se ha visto eso? Intento de entrar en un local hetero con música latinada/salsa del que salimos a codazos y vuelta al ADN. Bueno, al menos se podía respirar y como a las 3:30 echan el cierre, se fue despejando poco a poco mientras las diversas tribus se iban a sus discotecas.

El sábado descubrimos un nuevo tipo ambiental. Si ya teníamos a la OWL, nuestro experto equipo de investigación científica naturalista ha catalogado una nueva especie ambiental, la OBK. Su significado: OSA, BORRACHA, KÁLLATE.

Comentario misógino (que hacía tiempo que no hacía uno). Vamos a ver, desde siempre me ha molestado la presencia de grupos de tías heteras en los bares gayses, y no porque te arañen con los bolsos cuando bailan. ¿Por qué se creen tan graciosas y se empeñan en interaccionar con los demás? ¿Por qué se desgañitan con las canciones a grito pelao y pretenden que cantes con ellas y les sigas el rollo? ¿Es que no saben divertirse solas sin molestar? Qué asca, de verdad. Pantalla gigante de vídeo porno de lo más warro a la entrada YA.

Extracto de la conversación mantenida con una:

Chica: ¿Me dejáis pasar? (a la barra)
(La Jolín y yo hacemos hueco)
Chica: ¿Me prestáis cincuenta céntimos?
Yo (señalando): La barra está ahí.


Encima con morro. Querida. Las mechas, aparte de ser el indicativo de que todas las mujeres españolas de más de 35 años son rubias como todo el mundo sabe, sirven para homogeneizar el cabello de una manera casual y aparentemente aleatoria, NO para ponerse una plasta amarilla encima de la cabeza. Que además en un local con luz negra se nota muchísimo más. Y, otra cosa... ¡¡¡esas raíces!!! Ni Leticia Sabater, por favor.

Que lo pasé bestial. Gracias Peritoni, Pikitoni, Pé y Jolín. Sois unos cielos.

No fui a ver a La Monja Enana. Se me fueron cayendo del cartellone los acompañantes del viaje: primero el tx con una reunión familiar y luego la Marchi que le ha dado por hacer un curso de high heel steps y claro, al final ha acabado ejerciendo de Miss Daisy y la han tenido que pasear por ARCO en silla de ruedas. Y no quería contármelo para que no lo pusiera en el blog, ¡amos! Total, que hacerme 350 km yo solito, con la salida de Madrid un viernes (agh), por la noche, con lloviznas por toda la península y después del trabajo... ni de coña. Preferí salir el sábado por la mañana como Parada en Cine de Barrio: follao y desfogao.

Os dejo con Cristinita Percances, que da título a este post.



Yun, ya tengo tu miiii en mi wiiii.


Blog Widget by LinkWithin