Movida en el Liceo

A mi novio, a mis amigos (e imagino que al resto de los mortales) se les hace difícil de comprender que yo me coja un avión para irme a Barcelona a la ópera.

También se hacen de cruces cuando digo que entramos en el teatro a las ocho de la tarde, salimos a la una y diez de la madrugada y aún así disfrutamos como enanos.

Y no les entra en la cabeza que se montara un escándalo de padre y muy señor mío por la sustitución de un ballet por una pantomima vodevilesca y por la transformación de una quema de herejes en un cóctel/espectáculo pirotécnico que se movió por todo el teatro con la colaboración estelar de Marilyn Monroe .

Ni que parte del público saliera echando pestes, gritando desgañitado y casi peleándose con sus vecinos de butaca (no fue tanto, no fue tanto).

¿Pero a que si digo que ha sido por un partido de fútbol todo entra dentro de lo creíble?

Pos no, ea, ha sido por el Don Carlos del Liceo, y se ha montado toda esa movida y más.

Para los que opinan que la ópera es moño, visón y lentejuela (primer piso)... y por otro lado casposos rancios con el jersey metido dentro del pantalón (cuarto piso) pues sí, señores, tienen ustedes razón (sobre todo en el Liceo, que mon dieu la fauna que tiene), pero también tiene su parte pasional y divertida.

Enlaces:
- Mi opinión detallada en mi blog de operitas.
- La furibunda reacción montada en un foro de internet (mi intervención, en las páginas 5 y siguientes)
- Críticas en El País, El Periódico, ABC y La Razón
- Web del Liceu, con más fotos.

Parte multimedia:
Edito el vídeo porque lo borraron de Youtube.
Aquí el dúo de Don Carlos con el Marqués de Posa.
Siempre se ha dicho que entre ambos personajes... había algo más que amistad...


Blog Widget by LinkWithin