El que se pica...

El otro día fui a una presentación y de regalo nos soltaron esto: un manojo de ajos.

Vale que los bolígrafos, agendas, abanicos, blocs de notas y sobre todo las plaquitas conmemorativas no sirven absolutamente para nada, pero ... ¿ ajos ?

Los he colocado en la ventana para ahuyentar a los posibles McNamaras que quieran venir a chuparme la sangre, pero ni eso.

Blog Widget by LinkWithin