I'm on PrEP


Hace poco un amigo se fue de vacaciones a un lugar conocido por ser meca de peregrinaje gay internacional. Y desde allí todo alarmado me envió un whatsapp: "Qué barbaridad, qué cantidad de apeleros hay, si hasta me miran raro cuando saco un condón".

Y ante mi insinuación de que como casi todos son guiris deberían estar "on PrEP", me pidió que lo explicara en el blog, que no tenía muy claro qué es eso.


Aparte, si te has movido en apps de ligoteo (oooh, no, es verdad, tú nunca, habrás visto que muchos en su perfil ponen que están "on PrEP")

Y aquí vengo yo a contar un poquito qué es eso de la PrEP.
Y por favor que no me venga nadie a ponerme a parir si digo alguna inexactitud, quien quiera rigor científico que se vaya al Journal of Mariconerism (a no ser que suelte alguna barbaridad, claro).

¿Qué es la PrEP?
Pues niños, PrEP son las siglas de Profilaxis Pre Exposición.
¿Y en qué consiste?
Pues en una combinación de medicamentos en una pastilla que, tomada regularmente, previene de la infección por el VIH.
¿Quién la puede tomar?
Cualquier persona que sea VIH negativo. Es necesario hacerse una prueba y debe dar un resultado negativo 30 días después de la última práctica de riesgo para asegurarse al 100%.
¿Cómo se toma?
La recomendación es tomar una pastilla diaria.
¿Y después de eso se puede follar tranquilamente sin condón?
La eficiencia de la PrEP, según he leído supera el 99%, pero sólo protege contra la infección por VIH, no de otras infecciones de transmisión sexual (sífilis, gonorrea, etc).
Se recomienda una prueba de VIH trimestral si se realizan prácticas de riesgo aún tomando PrEP.
Y si es tan maravillosa, ¿por qué no la tomamos todos y acabamos con el sida?
Ja, ahí viene el meollo de la cuestión.


La PrEP no es un medicamento que cure el VIH/Sida, sino que es una prevención.
Las personas con VIH deben tratarse y así mantener su nivel serológico indetectable.
El problema es que es un medicamento caro.
La pastilla en su denominación comercial, Truvada, es prohibitiva.
Sin embargo ya se puede conseguir en genérico, mucho más accesible. Aún así, está teniendo sus problemas para que los sistemas de salud de los distintos países la aprueben. Más que nada, porque a grandes rasgos y siendo muy cabezacuadradas, los políticos se piensan que se trata de una pastilla para que los maricones follen como locos. Y ahí topamos con los prejuicios de todo tipo.
De lo que no se dan cuenta es de que el tratamiento de un VIH+ es mucho más caro que la PrEP.
No obstante, nos enfrentamos, ya digo, a los prejuicios morales, sexuales y económicos de nuestros queridos dirigentes.

Por otro lado ya han saltado las primeras noticias alarmistas tipo "actor porno se contagia de VIH por una cepa resistente a la PrEP". Como con todos los sensacionalismos (o los titulares de los periódicos, que aunque sean de política local vienen a ser lo mismo), tú eres quien decide qué es lo que te crees o no de cada noticia.


En Estados Unidos la venta de Truvada es libre. Cara, sí, pero si la pagas ahí la tienes. En otros países la venta de la marca comercial también, y algunos otros (Francia o Alemania, los últimos) han incluido en su sistema de salud la prescripción del genérico para que se pueda comprar de manera accesible mediante receta.

¿Y en España?
Pues chico, a pesar de que el año pasado la Agencia Europea de Medicamentos aprobó la Truvada como PrEP, el Ministerio de Sanidad aún no ha aprobado la implantación de esta profilaxis en España. No obstante son las Consejerías de Sanidad de las distintas CCAA las que deciden finalmente. 
Y, como en este país es ilegal importar medicamentos a no ser que seas un laboratorio, no puedes comprarla en el extranjero y que te la traigan a España.
Así que, de momento, la única posibilidad es viajar fuera, comprarla a precio de cojón de mico y traértela en el equipaje, que eso sí que se puede hacer.
Esperemos que en el futuro las cosas vayan cambiando, aunque considerando la catadura del partido que tenemos ahora mismo en el gobierno, lo veo chungo.

Así pues, querida amiga, la decisión de follar sin condón con alguien que te asegure que está "on PrEP" es toda tuya, claro. Primero, te lo puedes creer o no. A todos esos del "préñame, léfame" yo particualrmente los veo más como VIH en tratamiento (o si no lo están, directamente gilipollas) que como PrEP, pero es una apreciación personal. Segundo, eres tú quien debe poner tus propias precauciones (condón, PrEP, anillos de castidad, ¡abstinencia!). Y, tercero, aparte de la infección por VIH, existen otras ITS por lo que, en mi opinión, tener relaciones sexuales ocasionales sin condón ahora mismo lo veo de una irresponsabilidad tremenda (Y en España, más). Pero allá tú.

Y básicamente ya está, espero no generar insultos ni comentarios muy negativos. Con estos temas SIEMPRE ocurre (¿verdad, queridos anónimos?). Para cualquier duda, mejor te googleas PrEP, que seguro que te lo explican mucho mejor que yo. Y siempre, siempre, está tu médico.


¿Una entrada de blog desfasada con cosas que todos deberíamos saber? Puede, pero no, porque comentándolo entre mis amistades muy, muy pocos tenían una idea de lo que es la PrEP. Y todo porque en este país las campañas generales de información y prevención del VIH son inexistentes. Vamos, que o te vas a un centro de salud o a una asociación LGBTIRQTQRT o te enteras por el Espíritu Santo, JODER.




Adenda: No confundir la PrEP con la PEP, que es la profilaxis posexposición  y consiste en tomar medicamentos antirretrovirales (ARV) poco tiempo después de una posible exposición al VIH para prevenir la infección por ese virus.

Blog Widget by LinkWithin