El árbol de este año

 
¡Hola a todos mis Christmas Haters!

Estamos a 24 de noviembre y todavía no he puesto nada de la decoración navideña de este año, cuando desde hace más de un mes tenemos ya en nuestras tiendas favoritas todo lo necesario para ornamentar, brillibrillificar y horterizar nuestra casa por navidades.

Este año nos ha pillado un poco el toro y andamos un poco agobiados, pero todo estará listo para nuestra gran fiesta de las bolas.

El reto de esta temporada ha sido poner un árbol más alto que el del año pasado, además de una decoración MUY espectacular en casa que no puedo desvelar aún.

Pero lo del árbol sí.

Basémonos en el mismo árbol chuchurrío del año pasado, aquel que atornillamos a dos cajones de una cómoda de IKEA que ya no se vende (que si no te ponía aquí mismo el nombre en sueco).


El proceso es básicamente el mismo sólo que en vez de dos cajones éste año hay tres, con lo que ya hemos subido el árbol un palmo, aprox. La altura total desde el suelo es de 2,93 m



Si recuerdas, el año pasado pusimos un aro (aka hula hoop) y lo cubrimos de guirnalda verde para hacer el árbol más frondoso.


Pues este año como hay que llenar más altura hemos puesto dos filas de aro peeeeeero sin necesidad de comprar más. ¿Y cómo se hace eso? Pensarás tú, oh ingenua lectora.

Pues muy sencillo.
Considerando que el árbol va a ir pegado a la pared y que la parte de atrás no se ve hemos dejado una parte del árbol plana echando todas las ramas de alambre hacia delante, y en vez de una circunferencia hulahoopera, hemos puesto media, y otra debajo.

¿A que no te enteras?
No me extraña.
Imagínate que el árbol es un cono y lo partimos con un plano longitudinal en dos mitades iguales, quedando un semicono, y alargamos la base de ese semicono hacia abajo mediante dos semicírculos.


Con esto ahorramos hulahoop y hacemos más tupido el árbol ya que las ramas están más juntas. De paso, la silueta del árbol se estiliza y queda más delgado, facilitando su ubicación pegado a la pared.

Si luego le añades la estrella de papel de Ikea sujeta con un palo de recogedor de basura al tronco del árbol y las luces correspondientes, la cosa queda tal que así:


Total, unos tres metros y medio de árbol.
Ahora sólo falta llenarlo de bolas, claro.


2 comentarios :

un-angel dijo...

¡Tres metros y medio!!!! Yo el año pasado "me piqué" viendo el tuyo monté uno que igual sí medía dos metrillos, y no quería que acabasen las navidades solo por la pesadilla que iba a ser desmontar todo el asunto...te va a quedar tremendo, ¡llega la Navidad a Mocho's House!¡y la fiesta de las bolas!...ainsss, voy a tener que sacar ya la caja de los adornos...
¿Pero que te pasa a ti con las paroles, mochuelo?

Haddoquin dijo...

¡Brilli, brilli!
(Leído a lo Voyage, voyage)

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin