El dilema de la música de las fiestas

 
No es que Tx y yo hagamos muchas fiestas en casa, pero hay que reconocer que las que damos son sonadas y tienen luego su puntito de repercusión.

¿O es que me voy a tener ahora que poner a recordar aquellas desapariciones de "voy a buscar hielo" que parecía que estábamos en Scream 7 cuando en realidad era algo parecido a "Hair & Holes 69"?




Pero cada vez que se acerca la fecha de una de las fiestas tenemos siempre la misma discusión: ¿qué música ponemos?

Porque mi opción siempre era la misma: preparar una lista de Spotify con petardadas de ayer, hoy y siempre, mezclada con éxitos cuarentaprincipaleros del momento. Sí, muy elemental y muy de bar marica de "con el flyer dos copas por 10 euros o dos cervezas por 5". Pero es que, vamos a ver, la música tiene que invitar al movimiento y tienen que ser canciones que le suenen a todo el mundo.

Es decir, no puede faltar "Yo quiero bailar", de Sonia y Selena.


Pero también ha ocurrido que los invitados a nuestra fiesta se han radicalizado en sus actitudes.

En primer lugar, se hacen mayores. Sí, señor, y no hay nada más recalcitrante que una marica mayora que dice que no se mueve, que no baila, que eso es de niñatos y que yo me bebo un vino en vez de un cosmopolitan.

¡Rechazar los cosmos de mi Tx, que son seña de identidad de nuestras parties!


En segundo lugar, ha aparecido un subgrupúsculo amenazante que empezó como un atemorizado grupo de heteros que se cobijaban en un rinconcito pero que, fiesta tras fiesta, se han hecho fuertes, se han multiplicado y ahora, en cuanto pueden, se hacen con el poder: ¡Los zumberos! Sí, la culpa es mía, son mis compañeros del gimnasio #yonodigogym. Y les falta tiempo para pedir salsa, bachata, merengue y todas las latinadas que se les ocurran. ¡Y para colmo bailan las coreografías de clase de Zumba! Las maricas los miran cual invasión zombie y se acojonan.

Pero es que también hay una especialización de gustos que ya les vale: No, no nos gusta Ariana Grande, nosotras sólo escuchamos rock indie pelosucio alternativo con canciones que no conoce ni dios.


¿Qué hacemos el Tx y yo para contentarlos a todos?
Pues pelearnos.
Que hagas una lista con rumbas, que no que aburren, a nosequién le gusta el rock, ¿rock??? ¡¡¡jaajajajaja!!! Les pongo la salchipapa. Que yo tengo que poner el Gritando Amor de McNamara que no puede faltar en una fiesta en mi casa, que no porque nadie la baila, ¡pero si nuestros amigos ya no bailan! Ah pero en esta fiesta hay carne fresca. ¿Y esos bailan o desaparecerán en la oscuridad para ir a buscar hielo? Ah, esto se convertirá en un Viernes 13, vigesimosegunda parte.



Pues mira, nos hemos creado nuestra lista de Spotify y él pone las canciones que le da la gana y yo las que me salen del potorrotín. Que con esto de la repetición de las elecciones he tenido que optar por dejar de escuchar la radio "informativa", que me traían frito entre unas y otros y me he pasado a LO PEOR de la radio musical: Máxima FM y Hit FM. Ahora voy hecho un quinceañero en el coche con las ventanillas bajadas y el musicón de mierda a todo volumen. Y, lo peor, de todo, me gusta. Ya te pondré la lista final, ya.



Porque este finde tenemos fiestorro para celebrar la llegada del verano, inaugurar la terraza, ver a los amigos antes de que en julio empiecen a desaparecer (no a  por hielo, a sus pueblos, de vacaciones, etc), reflexionar la jornada de reflexión y dar el pistoletazo de salida a las fiestas del Orgullo de Madrid.



¡Y no veas tú lo complicado que es coordinar para que no coincida con un posible partido de España en la Eurocopa o con un concierto gratuito de Camela en las fiestas de Torrejón de Ardoz, por ejemplo. O de Alaska en Los Encantos De Tres Cantos. ¡Hasta un show de Marlene Mourreau! ¡Qué dura es la competencia!


¿Tú qué música pondrías?

 

Blog Widget by LinkWithin